Viernes, 16 Noviembre 2018

Pseudoterapias

Autismo España refuerza sus líneas de actuación para evitar la celebración de eventos pseudocientíficos que atenten contra la salud

La Confederación Autismo España trabaja cada día para mejorar la calidad de vida de las personas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) y sus familias. De ahí que una de sus prioridades sea evitar la celebración de cualquier tipo de evento que pueda suponer un perjuicio para estos pacientes, según explica dicha entidad

Madrid 11/10/2018 medicosypacientes.com
Representantes Confederación Autismo España.
Junto a la Asociación Española de Profesionales de Autismo (AETAPI) y dos de las entidades socias de la Confederación, la Federació Autisme Catalunya y la Federació Catalana D’Autisme, Autismo España llevó a cabo un intenso trabajo de documentación y comunicación con los organismos públicos competentes para impedir la celebración de la conferencia “El autismo es recuperable”, que iba a tener lugar en Lleida el pasado 14 de octubre, evento, que finalmente fue cancelado, junto a otro de similares características que iba a tener lugar en Barcelona (“Despertando del autismo”), tal y como informó el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña.
 
Sin embargo, los organizadores, según se asegura desde Autismo España, decidieron traslar el evento a Zaragoza, bajo el nombre “Enfermedades raras y autismo”. Por ello, dicha Confederación se ha visto obligada a poner en marcha de inmediato acciones con las administraciones públicas competentes para impedir su celebración, comunicándose de manera directa y por diferentes vías con los departamentos correspondientes del Gobierno de Aragón, ante la proximidad del evento. A este trabajo se ha sumado de nuevo la AETAPI y la entidad confederada de la zona, la Asociación Autismo Aragón, reforzando así el trabajo en red por la defensa de los derechos de las personas con TEA y sus familias. 
 
El objetivo de este evento no era otro que divulgar contenidos totalmente contrarios a la evidencia científica, sosteniendo por ejemplo que ingerir clorito de sodio (conocido por las siglas MMS) “cura” el autismo. Autismo España manifiesta una vez más su absoluto rechazo a aquellas intervenciones que no sólo no disponen de una evidencia contrastada, sino que pueden suponer un importante riesgo para las personas con TEA. 
 
El autismo es un trastorno de base neurobiológica que, a día de hoy, no tiene cura, por lo que los únicos abordajes e intervenciones recomendados a nivel nacional e internacional para el tratamiento del TEA son de carácter psicoeducativo, orientados a potenciar puntos fuertes y a proporcionar apoyos que favorezcan el desarrollo personal, la inclusión social y la calidad de vida de las personas con TEA y de sus familias. Por ello, la intervención dirigida a las personas con TEA debe estar siempre basada en la evidencia y conjugar el conocimiento científico con la experiencia y el consenso profesional, así como con los intereses y derechos de las propias personas con este tipo de trastorno y sus familias.
 
La posición de Autismo España sobre el clorito de sodio se basa y apoya en la Orden emitida por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, que lo declara medicamento ilegal y ordena su retirada del mercado, señalando que este producto, “cuando se consume siguiendo las instrucciones dadas por sus defensores, produce efectos adversos que pueden ser graves”. El Instituto de Investigación de Enfermedades Raras, perteneciente al Instituto de Salud Carlos III, también emitió en 2016, a petición de la AETAPI, un Informe sobre el clorito de sodio, que de nuevo rechaza su uso para el tratamiento de personas con autismo, advirtiendo de que el supuesto uso terapéutico del MMS se justifica en que sus defensores consideran al TEA una “parasitosis intestinal” por lo que, acabando con estos parásitos, mejorarían las capacidades personales.
 
Por todo ello, desde Autismo España se va a seguir trabajando e interviniendo siempre que sea necesario para impedir que se promuevan y divulguen supuestas terapias que prometan la mejora o curación del autismo y que puedan poner en grave riesgo la salud de las personas con TEA.