sábado, mayo 25, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioActualidad sanitariaEl cambio climático multiplica la amenaza causada por la resistencia a los...

El cambio climático multiplica la amenaza causada por la resistencia a los antimicrobianos

El cambio climático está multiplicando la amenaza causada por la resistencia a los antimicrobianos (RAM), amplificando su creciente riesgo a través del aumento de las temperaturas globales, las emisiones de gases de efecto invernadero y el aumento del nivel del mar.

Esta advertencia se dará en una nueva revisión de evidencia en el Congreso Global ESCMID (anteriormente ECCMID) de este año (27-30 de abril), por la profesora Sabiha Essack, catedrática de investigación sudafricana sobre resistencia a los antibióticos y una sola salud en la Unidad de Investigación Antimicrobiana de la Universidad de KwaZulu-Natal, Durban, Sudáfrica.

La profesora Essack explica que el cambio climático se conoce como el multiplicador de la amenaza de la resistencia a los antimicrobianos porque ejerce sus efectos a través del transporte y el crecimiento de la población sobre la propagación de enfermedades, al tiempo que aumenta el riesgo de resistencia a los antimicrobianos a nivel biológico al cambiar las condiciones físicas y ambientales en las que viven los microbios.

«El cambio climático compromete la integridad ecológica y ambiental de los sistemas vivos y permite que los patógenos causen cada vez más enfermedades. El impacto en los sistemas hídricos, los animales productores de alimentos y los cultivos amenaza el suministro mundial de alimentos. Las actividades humanas asociadas con el crecimiento de la población y el transporte, junto con el cambio climático, aumentan la resistencia a los antibióticos y la propagación de enfermedades transmitidas por el agua y por vectores en humanos, animales y plantas».

Ella explica que, como ocurre con toda la vida, la temperatura es fundamental para los procesos bacterianos y las infecciones. «A medida que aumentan las temperaturas con el cambio climático, las tasas de infección bacteriana pueden aumentar y las enfermedades pueden propagarse a mayores altitudes y latitudes donde antes no se encontraban», expone la profesora Essack.

«Los ejemplos incluyen el aumento de las temperaturas en los sistemas de agua que contribuyen a una mejor supervivencia de las especies Campylobacter, Salmonella y Vibrio que causan enfermedades transmitidas por el agua y los alimentos. Candida auris ha ganado termotolerancia y tolerancia a la salinidad (sal) en los ecosistemas de humedales. Escherichia coli y algunos de los patógenos ESKAPE crecen de manera óptima entre 32 y 36 o C». Los patógenos ESKAPE son un grupo de patógenos, enterococos, S. aureus, K. pneumoniae, A baumannii, P aeruginosa y Enterobacter, que pueden «escapar» de la acción de los antibióticos.

Y añade: «El aumento de las temperaturas y la incidencia y prevalencia de enfermedades infecciosas aumentará el uso de antimicrobianos y la posterior presión de selección para obtener resistencia o, en otras palabras, facilitará que los microbios desarrollen resistencia a los antimicrobianos». Considera un ejemplo de un estudio realizado en EEUU., donde un mapa de resistencia creciente de E. coli refleja los cambios de temperatura a lo largo de 30 años. Dado que cada vez más países experimentan temperaturas promedio más altas cada temporada, la capacidad de estas bacterias para volverse resistentes a los antibióticos está aumentando.

Como se documenta en el informe climático de 2021, los niveles del mar están aumentando a su ritmo más rápido en 3000 años, y el hielo del Ártico y la Antártida se están derritiendo y retrocediendo rápidamente, con informes de genes de resistencia a los antimicrobianos que se liberan del permafrost en Siberia y Alaska (genes que codifican beta (Se han identificado lactamasas, bombas de eflujo y acetiltransferasas que confieren resistencia a varias clases de antibióticos).

El profesor Essack dice: «El cambio climático también está provocando que las corrientes oceánicas se muevan y con ellas moverán los genes de resistencia a los antimicrobianos. Los lastres de los barcos (compartimentos de los barcos que contienen agua para ayudar a la estabilidad) también han estado implicados en el transporte de RAM a través de los mares. Las bacterias Vibrio son de particular preocupación. Estas bacterias son patógenos marinos que prosperan en agua ligeramente salada en climas cálidos. Un aumento en la temperatura de la superficie del mar debido al cambio climático puede alterar la abundancia, distribución y patrones de infección del vibrio». El cólera caracterizado por diarrea es un ejemplo de este tipo de infecciones, que van en aumento.

La profesora Essack concluye: «El cambio climático ha facilitado el movimiento y la proliferación de la resistencia a los antimicrobianos. Para hacer frente a esta amenaza, necesitaremos liderazgo y compromiso políticos inequívocos; sólidos marcos de políticas y gobernanza globales y locales; Soluciones innovadoras basadas en evidencia ‘Una Salud’ e investigación de implementación para adaptar intervenciones exitosas a los contextos de los países».

«Estas asociaciones deben incluir una amplia gama de intereses sociales que suspenderán los intereses de sectores individuales por el bien público. Las iniciativas que apuntan a avanzar en el cambio climático o la resistencia a los antimicrobianos deben unir fuerzas y destacarse mutuamente para dejar claro sus beneficios mutuos».

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares