domingo, julio 14, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioHistoricoOpinión: Mutuas laborales

Opinión: Mutuas laborales

En el presente artículo de opinión, el Vocal nacional de Medicina privada por cuenta ajena, José María Nieto expone la necesidad de emplear todos los medios a nuestro alcance, tanto públicos como privados, para lograr no solo la sostenibilidad del mismo sino su ampliación y mejora constante

Madrid, 2 de septiembre 2011 (medicosypacientes.com)

Artículo de opinión del Representante Nacional de Medicina privada por cuenta ajena, de la Organización Médica Colegial (OMC), José María Nieto Cortijo.

MUTUAS LABORALES

Parafraseando un antiguo dicho podemos afirmar que EN LA SANIDAD ACTUAL NADA ES VERDAD NI ES MENTIRA TODO DEPENDERA DEL??.PARTIDO QUE LO MIRA.

Y todo es relativo en el mundo sanitario donde lo único real es la atención del medico al paciente buscando siempre el bien del mismo; lo relativo es como se llega hasta ahí y por que caminos se busca la eficacia y eficiencia de la sanidad.

La sanidad española de la que estamos orgullosos y deseamos continúe asistiendo como hasta ahora a nuestros conciudadanos, tiene muchos aspectos y, en todos, es un constante servicio a la sociedad, basado en un Código Deontológico mucho más exigente a veces que la propia sociedad a la que servimos.

Desde niños la sanidad nos protege promoviendo y unificando calendarios vacunales y asistencia pediátrica que facilitan la asistencia de los niños a los centros de formación para lograr una población con una cultura básica competitiva con los países que nos rodean.

En todo momento protege a nuestros ciudadanos con una asistencia que, en todo momento, busca lo que se denomina excelencia y que no es sino encontrar lo mejor para cada persona desde el punto de la prevención y tratamiento según las necesidades de cada uno sin escatimar medios, prótesis, intervenciones o medicaciones por costosas que sean.

Y también nuestro sistema sanitario vela por el mundo del trabajo a través de las mutuas de accidentes, con la prevención de accidentes laborales y facilitando la reincorporación del accidentado al puesto laboral lo más rápidamente posible, con tratamientos precoces y sin mantener listas de espera ofreciendo un apoyo poco valorado al sistema productivo español.

Todas estas actuaciones se ejercen de forma universal y gratuita para el usuario ya que están abonadas a través de impuestos por todos los españoles y es en su beneficio como se emplean o al menos como se deben emplear.

Mas los objetivos de la sanidad no se logra únicamente con el empleo de los servicios públicos, que si bien repito son excelentes hemos de tener conciencia que son demasiados costosos para el momento actual del país. No debemos dejar de lado el resto de medios que en la actualidad también estamos empleando.

Cuando actualmente se habla de copago me ruboriza e incluso siento vergüenza ajena por aquellos que se refieren a la sanidad en estos términos. El copago podría ser incluso perjudicial para el sostenimiento del sistema por muchas razones que ahora no es momento de analizar.

Hemos de pensar que tenemos soluciones desarrolladas y eficientes, que toda persona del mundo sanitario conoce pero de lo que se obvia hablar por razones no sanitarias e interesadas y de los ahora vamos a tratar.

El sistema MUFACE al que están acogidos los funcionarios que pueden elegir proveedores sanitarios y que suman el 5% de la población española (equivalente a una comunidad autónoma de tamaño medio) es elegido por el 85% de ellos y en democracia debe tenerse en cuenta las mayorías, para ampliar un sistema que ahorra el 30% del gasto sanitario y en el que la asistencia es mucho mas eficaz y mucho mas eficiente, ya que elección sobre otros sistemas por el 85% de usuarios se repite años tras año. Esto es realmente calidad y calidad no impuesta sino elegida por los usuarios.

Existen otros sistemas de asistencia como el modelo denominado Alcira, los conciertos y fundaciones que están dando excelentes resultados tanto sanitarios como económicos.

Por otro lado tenemos el sistema de MUTUAS LABORALES, que en la prevención y tratamiento de los accidentes complementan el sistema de prevención y tratamiento de la salud, empleando sus propios medios y los concertados (cuando son precisos) para mantener el mundo del trabajo que no hemos olvidar es el productivo del país y el que aumenta el PIB del mismo. El trabajo de dichas mutuas laborales consiste prevenir y tratar los accidentes laborales manteniendo el mínimo de bajas laborales para lo que precisan de actuaciones rápidas y sin listas de espera, por lo que han de emplear de los medios más eficaces y de menor coste que los encuentran habitualmente en conciertos con la sanidad privada.

Hace unos días hemos vistos como se ordenan tiempos máximos en las listas de espera de la sanidad publica, lo que obligaría los accidentados laborales, caso de ser asistidos en la misma, a esperar la evolución de dichas listas con las correspondientes faltas al trabajo, lo que no ocurre en la asistencia privada. Esto es eficiencia y lo demás no sabemos como calificarlo.

El aumento de bajas laborales y la no utilización de la sanidad privada llevarían anejo la disminución de puestos de trabajo en el campo de la sanidad privada con cierre de hospitales y aumento del paro de sus trabajadores según sendos informes del IDIS lo que llevaría a aumentar el déficit de la sanidad y al empobrecimiento del país. Además la derivación de accidentados a los sistemas sanitarios de las comunidades autónomas no haría sino encarecer la asistencia y aumentar la presión sobre unos hospitales en los vemos que incluso hay que controlar mediante ordenes superiores unas listas de espera cada vez mayores.

Como conclusión podemos afirmar que dentro del excelente sistema sanitario de que hemos logrado universal y publico (que incluye el sistema MUFACE, las Mutuas de accidentes, conciertos y fundaciones), debemos de emplear todos los medios a nuestro alcance tanto públicos como privados para lograr no solo la sostenibilidad del mismo sino su ampliación y mejora constante.

José María Nieto Cortijo
Representante nacional de Medicina privada por cuenta ajena de la OMC

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares