jueves, junio 13, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioHistoricoLa playa y el mar tienen propiedades terapéuticas para los problemas venosos

La playa y el mar tienen propiedades terapéuticas para los problemas venosos

Al andar con calzado no se pisa con toda la planta del pie, por lo que la ?bomba plantar? no funciona a su máxima capacidad. Por el contrario, andar descalzo sobre arena mojada sí activa completamente la bomba plantar. Por otro lado, el frescor del agua de mar al andar, favorece la vasoconstricción de las venas, con lo que aumenta el tono venoso y la sangre retorna más rápida

Madrid, 17 de junio 2011 (medicosypacientes.com)

Las personas que tienen insuficiencia venosa crónica, un 27,5% de la población española según el Capítulo Español de Flebología, ya no tienen excusa para no ir a la playa este verano: el doctor Enrique Samaniego, presidente honorífico de esta entidad y jefe de servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Oncológico de Gipuzkoa, ha aconsejado en Bilbao, con motivo de la conferencia que imparte hoy, 15 de junio de 2011 en la Biblioteca Bidebarrieta de Bilbao a partir de las 19:00 h, bajo el título Verano, calor y circulación sanguínea, ?la realización de paseos de entre 30 ó 45 minutos a la orilla del mar, por los efectos beneficiosos sobre la circulación sanguínea que esta actividad tiene?.

El cirujano vascular, que además es presidente de Cruz Roja Gipuzkoa, ha explicado que ?cuando una persona pisa al andar, la compresión que se realiza de la planta del pie impulsa la sangre venosa hacia arriba, en su retorno al corazón. Sin embargo, cuando se anda calzado, esta compresión no es completa, ya que no se ejercita toda la planta del pie, por lo que la bomba plantar no aprovecha todo su potencial. Por el contrario, al andar por la arena mojada, en la orilla del mar, la planta entra en contacto completamente con la superficie del suelo, con lo que la sangre es impulsada de una manera óptima hacia arriba, favoreciendo el retorno de la circulación venosa?.

Tal y como ha indicado el doctor Samaniego, ?a todo ello se une un segundo impulso al andar, que se realiza cuando se contrae la rodilla a la hora de dar cada paso; la pantorilla se comprime, impulsando nuevamente la sangre que le llega de los pies?.

La frescura del mar, también ayuda

El jefe de servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Oncológico de Gipuzkoa, ha hecho hincapié que los paseos se realicen en arena de mar, ya que la menor temperatura del agua tiene beneficios también en el retorno venoso. ?La acción del frío sobre las venas actúa sobre los anillos musculares de estos vasos, contrayéndolos, por lo que esta acción vasoconstrictora reduce el calibre del vaso sanguíneo, aumentando de esta manera lo que llamamos el tono venoso. Todo ello se traduce en que la sangre venosa fluye con más facilidad hacia el corazón en su camino hacia arriba en contra de la gravedad?, ha explicado.

Samaniego ha recalcado que el punto idóneo para disfrutar de estos efectos saludables ?se encuentra en la zona en la que la arena está mojada y en la que las olas van y vienen, cubriendo y descubriendo los pies de los paseantes?.

Andar adelante y atrás, metido hasta la cintura

Otro ejercicio saludable para las personas con insuficiencia venosa crónica, tal y como ha puesto de relieve el presidente honorífico del Capítulo Español de Flebología, consiste en ?meterse dentro del mar, hasta la altura de la cintura y estar unos cuantos minutos dando unos cuatro pasos adelante y atrás?. Los beneficios de esta acción los ha evidenciado al explicar que ?la diferencia de presión que se experimenta dentro del agua, donde la presión en el fondo ?en los pies? es mayor que en la superficie ?la cintura? actúa provocando una especie de masaje que, ejerciendo la presión de manera progresiva, contribuye igualmente a favorecer el retorno venoso?.

Beneficios para el cuerpo y la psique

El doctor Samaniego ha hecho hincapié en que los paseos de 45 minutos, ?se hagan de una manera relajada, sin marcarse metas, ni llevar un ritmo de atleta. Se trata de pasear relajadamente, disfrutando de la actividad y del entorno, y si es posible ir acompañado, aún mejor?, ha concluido, resaltando que ?pasear a la orilla del mar es bueno para el corazón y la mente?.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares