sábado, junio 15, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioFundaciones"España es el país que más ha reducido sus fondos para ayuda...

«España es el país que más ha reducido sus fondos para ayuda humanitaria en los últimos tres años, dejándola al borde de su desaparición»

 

El presidente de Médicos Sin Fronteras, Dr. Juan Antonio Bastos, en una entrevista para Médicos y Pacientes, concedida con motivo del acuerdo entre su organización y la Fundación Red de Colegios Médicos Solidarios de la OMC (FRCOMS) afirma que «España es el país que más ha reducido sus fondos para ayuda humanitaria, en los últimos tres años, dejándola al borde de su desaparición»

 

Madrid, 27 de febrero de 2014 (medicosypacientes.com)

El Dr. Juan Antonio Bastos hace un balance de la complicada situación del médico cooperante en España y pone en valor el acuerdo firmado entre ambas organizaciones para avanzar en el desarrollo del Estatuto del Cooperante y «en definitiva, en el reconocimiento real de la labor de los profesionales cooperantes de nuestro país».

Médicos Sin Fronteras y FRCOMS suscribieron recientemente un convenio de colaboración para trabajar conjuntamente a favor de la homogeneización de la normativa aplicable al personal estatutario de salud y el personal laboral de los servicios públicos de salud, en su desempeño como cooperantes con el fin de favorecer el desarrollo y reconocimiento a su labor, así como su posterior incorporación a los servicios públicos de salud. (Más información aquí)

Respecto al trabajo que realiza la Organización Médica Colegial (OMC) en este ámbito, el Dr. Bastos asegura que » a través de su Fundación, está desarrollando un importante papel fomentando el conocimiento, la formación y la profesionalización del cooperante en el ámbito sanitario»

¿Por qué un acuerdo de estas características con la Fundación?

Porque ambas organizaciones queremos buscar soluciones a las demandas del personal sanitario, que ve como en muchas ocasiones trabajar en proyectos de cooperación en el extranjero, penaliza su carrera laboral en España. Este acuerdo busca avanzar en el desarrollo del Estatuto del Cooperante y, en definitiva, en el reconocimiento real de la labor de los profesionales cooperantes sanitarios en nuestro país.

¿Qué antecedentes de trabajo hay, en este sentido tras la aprobación del Estatuto del Cooperante en 2006?

Desde la aprobación del Estatuto del Cooperante, fuimos conscientes de que a pesar de representar un avance, no resolvía las limitaciones derivadas de la normativa aplicable a la situación profesional, en nuestro caso, de los cooperantes sanitarios. La complejidad del modelo territorial y la dispersión normativa a él asociada, dificultan que el conjunto del colectivo cuente con idénticas condiciones y garantías en cuestiones laborales, según la Comunidad Autónoma a la que estén adscritos. Esta situación podría resolverse mediante una mejora en la coordinación de las distintas Administraciones Públicas que desarrollan políticas públicas en esta materia.

Todo ello nos llevó en su momento a proponer iniciativas y formular propuestas que derivaron en la creación de una ponencia de estudio sobre normativa aplicable a los cooperantes en el Senado, cuyo informe final sigue pendiente de desarrollo. Nuestra alianza con FRCOMS busca seguir avanzando en ese sentido.

¿En qué medida afecta la normativa de profesionales sanitarias, tal y como está a día de hoy, la labor de una organización como Médicos Sin Fronteras?

Es  un elemento limitante para nuestro personal sanitario expatriado y por tanto para la labor de nuestra organización. La revisión y mejora de la normativa aplicable al personal estatutario de los servicios públicos de salud, adaptándola a su desempeño como cooperantes, en temas tales como la concesión de permisos y excedencias, las bolsas de empleo y su baremación, el reconocimiento de la experiencia del cooperante en las oposiciones para ocupar plazas en el Sistema Público Sanitario o la reserva de dichas plazas, serían de una gran ayuda  y contribuirían a dar estabilidad al sector.

¿Cómo definiría la situación actual del cooperante sanitario español?, ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta para desarrollar su labor en terreno?

Hablaré del cooperante de MSF que es el que más conozco. La mayoría de nuestras intervenciones se desarrollan en escenarios de crisis humanitarias, donde hay una excepcional y generalizada amenaza a la vida humana, la salud o la subsistencia. Por tanto, la responsabilidad es enorme. Esto exige un alto nivel de profesionalización y una dedicación plena. Por tanto los retos del cooperante, también del sanitario, tienen mucho que ver con su formación específica, con su capacidad de adaptación a contextos donde se trabaja en muchas ocasiones en situaciones límite  y con menos recursos técnicos de los que se está habituado a utilizar en España y sobre todo, con mantener viva su capacidad de empatizar con el sufrimiento ajeno y desde el máximo respeto tratar de brindar la mejor ayuda posible a quien más lo necesita.

En su opinión ¿Qué medidas fundamentales deben tomar las Administraciones para favorecer esta labor?

El motivo que inspiró la aprobación del Estatuto de los Cooperantes no fue otro que el de impulsar desde la Administraciones Públicas, medidas dirigidas a aumentar la calidad y la eficacia de la cooperación internacional, a través del reconocimiento y la dignificación de las condiciones en las que los cooperantes desarrollamos nuestro trabajo. En nuestro caso y con la experiencia que nos dan los ocho años transcurridos desde que fue aprobado, sería de gran ayuda una regulación específica y coherente que garantice un marco normativo de mínimos en todo el territorio nacional para todos aquellos empleados en el Sector Público Sanitario que trabajen como cooperantes, independientemente de la Comunidad Autónoma a la que pertenezcan. Existen mecanismos de coordinación entre las Administraciones Públicas, central y autonómicas, para hacerlo posible. Por tanto, lo fundamental es que exista voluntad política para seguir avanzando en el desarrollo de dicho Estatuto.

Usted lleva al frente de MSF desde 2010, es decir, desde el epicentro de la crisis económica internacional. En su opinión, ¿cómo ha repercutido la crisis en las políticas y acciones de cooperación tanto a nivel nacional como internacional?.

En materia de ayuda humanitaria, que es lo que a MSF compete, los recortes en la financiación están representando un enorme coste humano entre las poblaciones vulnerables de muchos lugares del planeta. No se cubren en muchos casos ni en un 50% los llamamientos de Naciones Unidas a los países donantes para hacer frente a las crisis humanitarias provocadas por conflictos armados o catástrofes naturales.  Fondos globales para hacer frente a las grandes pandemias como el sida, la malaria y la tuberculosis, que generan más de tres millones y medio de víctimas cada año, sufren profundas crisis de financiación.  Todo ello provoca que el sistema internacional de ayuda no esté cubriendo suficientemente las necesidades existentes. La situación es muy preocupante.

En nuestro país esa tendencia general se ha agudizado en los últimos años. La cooperación al desarrollo y dentro de esta la ayuda humanitaria, han sido de entre las políticas públicas, las que mayores recortes han sufrido. España es el país que más ha reducido sus fondos para ayuda humanitaria durante los últimos tres años, en más de un     80 %, dejando a la acción humanitaria española, que en su día fue un referente en la esfera internacional, al borde de su desaparición. Resulta prioritario invertir esa tendencia.

La Organización Médica Colegial, a través de FRCOMS, trabaja en dar respuesta a las necesidades detectadas en el ámbito de la salud y la cooperación para el desarrollo y/o emergencia. ¿Qué otras iniciativas considera se pueden tomar desde las corporaciones colegiales?

La OMC a través de su Fundación, está desarrollando un importante papel fomentando el conocimiento, la formación y la profesionalización del cooperante en el ámbito sanitario.  En este sentido, cualquier iniciativa que se emprenda para mejorar la eficacia, la calidad de la ayuda y el apoyo al cooperante sanitario, será muy bien recibida.

FRCOMS, asimismo cuenta con el único Registro de Profesionales Médicos Cooperantes y Voluntarios, a través del cual recoge la situación, el perfil y las necesidades de nuestros profesionales médicos antes, durante y después de trabajar en terreno. ¿Podría enumerar las principales necesidades que usted ha detectado en su labor profesional?

Es necesaria una formación previa, tanto general, como por ejemplo pediatría; como específica: medicina tropical, salud pública, o cirugía de guerra. Y además idiomas: es imprescindible manejar con soltura por lo menos inglés o francés y mejor los dos; también es necesario el desarrollo personal y profesional durante y entre las misiones o salidas para trabajar de cooperante. Incluyendo un rango amplio desde formación continuada hasta apoyo en el asesoramiento profesional; y otras de las necesidades es el apoyo para la reinserción laboral y personal.

En base a su amplia experiencia como cooperante en multitud de países, ¿podría destacar alguna lección aprendida que pueda compartir con otros profesionales médicos?

Que hay que saber mucha medicina para poder practicar en estas situaciones tan difíciles y además ?aunque parezca contradictorio- que hay que saber retar mucho de lo aprendido para atreverse a proponer formas diferentes de hacer las cosas, para poder dar una ayuda médica adaptada a quienes desesperadamente lo necesitan.

Y por otra parte, que tanto este esfuerzo de reto intelectual a lo aprendido, como la capacidad personal de afrontar los enormes retos con los que uno se encuentra, como ?sobre todo- el ser muy eficaz en el desarrollo de este trabajo tan peculiar, solo sucede si se está equipado de una motivación clara e intensa.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares