jueves, julio 18, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioHistoricoEl control universal de la profesión médica garantiza a todos los ciudadanos...

El control universal de la profesión médica garantiza a todos los ciudadanos un servicio profesional éticamente responsable

Esta potestad la tienen los Colegios de Médicos, garantes de la mejor praxis. De ahí, precisamente, la justificación de la colegiación universal que, en realidad, a quienes beneficia es a los ciudadanos, principalmente, y les protege contra las posibles desviaciones en el ejercicio profesional, tal como queda reflejado en un reciente documento elaborado por la Organización Médica Colegial sobre ?legitimación democrática y social de la Colegiación de la profesión médica?, en el que quedan expuestas 16 razones fundamentales que corroboran su necesidad

Madrid, 14 de marzo 2011 (medicosypacientes.com)

La colegiación obligatoria y universal debe ser entendida como un bien social, constituyendo, en realidad, un beneficio para los médicos y, fundamentalmente, para los ciudadanos, dado que la única fórmula para garantizar la buena práctica profesional es la ?universalización? de su control, ya que ?si no involucra a todos los ejercientes, no hay control?. Así se explica en un documento elaborado, recientemente, por la Organización Médica Colegial dedicado a la ?legitimación democrática y social de la Colegiación Universal de la Profesión Médica?, el cual contiene las líneas fundamentales del porqué dicha legitimación.

En dicho documento se han incluido 16 razones fundamentales que avalan, tanto en conjunto como cada una por separado, la justificación de la colegiación universal, así como la necesidad de la máxima institución encargada de velar por ella como es la Organización Médica Colegial:

1.-Por la relevancia social de los Principios Constitucionales que salvaguarda y por responder a derechos o bienes fundamentales. El control universal de la profesión médica garantiza para todos los ciudadanos un servicio profesional y humanista éticamente responsable. Esta potestad la tienen los Colegios de Médicos, garantes como son de la mejor praxis médica.

2.-Por el marco regulatorio de la propia colegiación universal que forma parte del contrato social implícito de la profesión médica con la propia sociedad, bajo el principio de subsidiariedad.

3.-Porque la propia naturaleza de la profesión médica, desde la categorización sociológica moderna, otorga capacidad de autorregulación profesional para reforzar las funciones y competencias subsidiarias de servicio incondicional a la ciudadanía sanitaria.

4.-Porque los objetivos, acciones y proyectos promovidos por los Órganos Rectores Colegiales de los médicos responden a políticas activas de promoción de la salud y de garantías de un profesionalismo socialmente responsable.

5.-Porque la Institución Colegial Médica contribuye a articular un tejido profesional, cívico y social insustituible en el marco de una sociedad civil avanzada y participativa.

6.-Porque permite que los profesionales médicos se involucren más activamente en el sistema de gobernanza de los derechos sustantivos de ciudadanía sanitaria, tutelados de forma permanente por la OMC, y en cuyas estructuras organizativas y operacionales intervienen directa y democráticamente.

7.-Además, el sistema de rectoría profesional y colegial trasciende nuestras fronteras y se mantiene en comunicación con todos los países de nuestro entorno y nivel de desarrollo. Permite por ello que la profesión médica española esté presente y participe en todos los foros profesionales Internacionales.

8.-Porque se representa institucionalmente y de forma transversal a la profesión médica con un Órgano Rector único obligado a responder ante el dinamismo disruptivo del conocimiento médico, y en especial, a su compleja -y con frecuencia divergente- estructura especializada en las ciencias de la salud.

9.-Por la capacidad de adaptación y de respuesta ante el dinamismo en la génesis del conocimiento especializado. Contribuyendo por ejemplo a la necesaria integración asistencial, docente e investigadora en el ejercicio profesional y permitiendo una gestión eficiente de estas tres funciones a lo largo de la vida del conjunto de la comunidad médica y de cada uno de los profesionales en el ámbito de su especialidad y puesto de trabajo.

10.-Por dotar de mayor flexibilidad a los instrumentos de gobierno profesional para enfrentar situaciones y cambios constantes e imprevisibles en el ámbito sanitario y social, así como dinámicas políticas y económicas complejas como crisis sanitarias, nuevas leyes que condicionan el ejercicio medico, la formación especializada o plantean dilemas éticos, políticas del medicamento, decisiones administrativas que afectan a la libertad profesional ?

11.-Por una mejor aceptación profesional de las reglas y normas reguladoras que vengan desde el propio acervo y cultura de la profesión, y que permitan aprovechar el extraordinario interés médico por mantener y poner en valor su reputación social. Ello sólo puede ocurrir si se mantiene la regulación y los mecanismos de control dentro de los ámbitos colegiados profesionales.

12.-Por unas mayores garantías de buen gobierno profesional ? a posibles requerimientos de la autoridad sanitaria- para responder sobre bases epidemiológicas y poblacionales ante situaciones sanitarias y sociales complejas.

13.-Por una mayor eficacia y celeridad para identificar y gestionar desde principios de legitimación pública los incumplimientos o malas prácticas profesionales, o para responder desde la lógica del buen gobierno a las frecuentes y legítimas diferencias intraprofesionales en los dominios de la bioética y otras dentro de las disciplinas afines.

14.-Para contribuir desde la participación democrática y profesional a los procesos de evaluación de las innovaciones organizativas, tecnológicas y de gestión, así como de la práctica clínica.

15.-Para instrumentar con mayor efectividad la gestión de quejas y reclamaciones, tanto de los pacientes o ciudadanos, como de los propios profesionales.

16.-Para normalizar desde la confianza y lealtad las relaciones agenciales en el ámbito político y social, con la estructura y marco regulador colegial en el ejercicio profesional de la Medicina.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares