Domingo, 16 Diciembre 2018

II Congreso formativo de Cooperación Internacional Valladolid

Dr. Cobo anima a estudiantes de Medicina a no rendirse y a perseverar estudiando “con el único fin de ayudar a los demás” y estar “al lado de los más frágiles”

El Dr. Tomás Cobo, vicepresidente primero de la Organización Médica Colegial y su Fundación para la Cooperación Internacional (FCOMCI), médico cooperante en Benín y el Sáhara durante cerca de 16 años, participó en el II Congreso formativo de Cooperación Internacional de la Universidad de Valladolid, en el que además de hablar de la labor de la Fundación, animó a los estudiantes de Medicina allí presentes a no rendirse y a perseverar estudiando “con el único fin de ayudar a los demás” y estar “al lado de los más frágiles: los enfermos”

Madrid 02/03/2018 medicosypacientes.com/ S.G.
De izda. a dcha: Olga Esteban, Daniel Miguel San José, Dr. Tomás Cobo; y Eva Domínguez
 “Estáis atravesando una época difícil de vuestras vidas, con asignaturas muchas veces muy aburridas, con exámenes con preguntas muchas veces sin sentido, con profesores algunas veces poco ilusionantes, pero no os tenéis que desanimar. Todo lo que estáis ahora atravesando tomará muy pronto sentido” Así inició su intervención el Dr. Cobo dirigiéndose a los estudiantes.
 
Les explicó que los conocimientos que están adquiriendo “pronto se pondrán al servicio de los demás” y eso, según dijo, les proporcionará “a vuestras vidas una íntima felicidad.  La profesión que habéis escogido os sitúa en el mundo, el tiempo que viváis, al lado de los más frágiles: los enfermos. Os animo a que no os rindáis y perseveréis estudiando, con el único fin de ayudar a los demás”.
 
La mesa inaugural contó, además del Dr. Cobo, con la presencia de Daniel Miguel San José, rector de la Universidad de Valladolid; Eva Domínguez, jefa del Servicio de Cooperación para el Desarrollo de la Junta de Castilla y León; y Olga Esteban Sinovas, miembro del comité organizador.
 
El Congreso, que se ha celebrado durante estos días en Valladolid  cuya temática en esta ocasión ha girado en torno a “África, un continente condenado por los prejuicios y la globalización”, ha contado con numerosos expertos del ámbito de la cooperación internacional y ayuda humanitaria, que  a través de conferencias, mesas redondas y tallares han trasladado su experiencia. 
 
El Dr. Cobo habló también en su intervención sobre la labor que desarrolla la Fundación para la Cooperación Internacional de la OMC, de la que fue fundador y que nació en 2010 "con el objetivo de canalizar el entusiasmo de los profesionales médicos para ejercer su profesión en los países empobrecidos", porque, según dijo, "ha habido muchas acciones de médicos voluntarios a lo largo del tiempo que han sido fútiles, que no han tenido práctica y que no han sido realmente útiles".
 
Es por ello que tal y como explicó, la Fundación nace con esa idea de "vehiculizar el entusiasmo para que todas esas acciones que hacen los médicos cooperantes y voluntarios se hagan de forma segura y útil".
 
También contó que desde la propia FCOMCI se desarrollan programas de cooperación médico sanitaria en países empobrecidos, directamente o a través de organizaciones de carácter internacional. Tras afirmar que desde la Fundación se ha conseguido ser una plataforma de trabajo, consulta e intercambio de información, añadió que su principal misión es aunar voluntades de los Gobiernos, ONG y profesionales “para trabajar coordinados y lograr una acción eficaz". 
 
Hay muchos profesionales liberales como ingenieros, médicos o enfermeras que tradicionalmente han ido a cooperar y han ido a misiones de desarrollo pero sin una regulación o control. Según matizó el Dr. Cobo, la Fundación ofrece a los profesionales la documentación legal como el certificado de idoneidad, que es una convalidación del título, para proteger a los médicos y ajustarse al marco legal del país donde se desarrolla el proyecto. “ LA FCOMCI y la institución colegial puede vehiculizan los recursos de los profesionales”, apuntó.
 
Recordó que la Fundación cuenta, además, con un Registro de Cooperantes y Voluntarios y de unas becas para que profesionales saharauis se formen en centros sanitarios españoles. Asimismo, existe un convenio entre el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), la FCOMCI y las universidades españolas para ofrecer la oportunidad a los estudiantes de último año de carrera de hacer sus prácticas curriculares en proyectos de cooperación en países empobrecidos para tener contacto con esas realidades.
 
También dio a conocer, durante la intervención, su experiencia de cooperación en Tanguiéta, Benín, África, donde lleva más de 16 años colaborando y en los campamentos de refugiados del Sáhara donde lleva 12 años.
 
Cerró su intervención con una foto “muy emotiva y significativa para él” en la que sale abrazando a un niño en el Hospital de Tanguiéta. Sobre la foto dio a conocer que aunque los anestesistas no tienen mucho contacto con los “más pequeños” son los encargados de transportar en sus brazos a los menores “de las manos de sus madres a la camilla del quirófano en un camino que no tiene más de 10 pasos”.  “Cuando las madres se desprenden en una situación desgarradora, en ese pequeño paseo con el pequeño recién llorado, sus ojos y los míos se cruzaron y fue en ese instante de mi vida cuando tomó sentido todo los años de colegio, bachiller, exámenes de la carrera y guardias para que el pequeñín se sintiera seguro. Eso me hizo sentir orgulloso de ser médico” concluyó el Dr. Cobo quien se dirigió a los estudiantes para decirles que “ese entusiasmo os hará felices”.