Campaña medicina rural

Sábado, 3 Diciembre 2022

Un buen profesional sanitario debe fijarse en los valores de los pacientes

02/12/2010

La enseñanza de la bioética como método de deliberación ante posibles conflictos de valores en el entorno sanitario “supone un cambio de estilo en el ejercicio clínico que poco a poco se va difundiendo entre nuestros profesionales sanitarios”, según el profesor Diego Gracia

Barcelona, 3 de diciembre 2010 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Profesor Diego Gracia

“Los profesionales sanitarios no sólo deben tener en cuenta los hechos clínicos para tomar buenas decisiones, sino que también han de fijarse en los valores de los pacientes”, ha apuntado el profesor Diego Gracia, catedrático de Historia de la Medicina en la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Fundación de Ciencias de la Salud, durante una conferencia magistral pronunciada en Centro Médico Teknon en Barcelona, con el objetivo de formar a los profesionales sanitarios en el manejo de los problemas éticos que pueden ir surgiendo durante su quehacer diario. “Esto incrementará la calidad asistencial y la satisfacción de pacientes y profesionales”, ha señalado.

La enseñanza de la bioética como método de deliberación ante posibles conflictos de valores en el entorno sanitario “supone un cambio de estilo en el ejercicio clínico que poco a poco se va difundiendo entre nuestros profesionales sanitarios”, según el experto. Precisamente, ésta es una de las principales tareas formativas de la Fundación de Ciencias de la Salud, cuyos cursos de Bioética gozan ya de un reconocido prestigio dentro de nuestro territorio. “Entre los procesos de calidad de una institución sanitaria tiene que estar el control de los valores y de los conflictos que surgen entre ellos”. En este contexto, una de las herramientas fundamentales de la bioética es la comunicación, que es clave en la relación médico-paciente.

“Los sistemas sanitarios deberían centrarse cada vez más en el paciente o usuario”, según comenta el profesor Gracia. Sin embargo, “dicho protagonismo exige cierta formación por su parte para poder expresar correctamente sus necesidades y entrar así en el juego de la deliberación con el profesional sanitario”. El experto aboga por que esa formación se inicie en la propia escuela y continúe en el ámbito sanitario, de tal manera que forme parte de la relación clínica. “Las técnicas de la bioética pueden contribuir enormemente a la educación sanitaria de los pacientes”. Entre otros objetivos, el proceso de deliberación entre el médico y el paciente “debe enseñar a este último a discernir lo verdadero de lo falso dentro de la enorme cantidad de información que recibe”.

En definitiva, se trata de ir incrementando cada vez más la autonomía del paciente. Precisamente, herramientas como el consentimiento informado o las directrices previas están contribuyendo a la consecución de este objetivo de manera importante y “ya constituyen importantes criterios de calidad dentro de las propias instituciones sanitarias”, señala. Los comités de ética conforman otro instrumento de ayuda para la toma de decisiones ante conflictos de valores complejos. Por último, sobre la futura ley de muerte digna que prepara e Gobierno, el experto ha dicho que “es de esperar que se tome como modelo la normativa andaluza, pues es tremendamente prudente”. Se trata de “dar seguridad jurídica a los médicos en la aplicación de unas prácticas que forman parte del buen arte médico y que para nada tienen que ver con la eutanasia”.