domingo, junio 16, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioPacientesSíndrome Hemolítico Urémico atípico, una enfermedad ultra rara especialmente grave y agresiva...

Síndrome Hemolítico Urémico atípico, una enfermedad ultra rara especialmente grave y agresiva en niños

 

Los nefrólogos infantiles han llamado la atención sobre el Síndrome Hemolítico Urémico atípico (SHUa), una enfermedad ultra rara especialmente grave y agresiva que en el 60% de los casos afecta a pacientes pediátricos y que causa la muerte a uno de cada diez afectados

Barcelona, 21 de abril de 2014 (medicosypacientes.com)

La urgencia de un diagnóstico precoz, la inmediatez de un tratamiento eficaz del Síndrome Hemolítico Urémico atípico (SHUa), una enfermedad ultra rara y muy grave que en el 60% de los casos se diagnostica en pacientes pediátricos, han centrado las jornadas de nefropediatría que ha acogido el Hospital Universitario y Politécnico de La Fe. Las complicaciones de esta patología, que causa la muerte a uno de cada diez pacientes y un fallo renal en más de la mitad de los afectados, son mucho más agresivas en niños que en adultos, de ahí que los expertos insistan en la necesidad de un mayor conocimiento entre los profesionales de la salud.

El SHUa es una enfermedad ultra-rara, muy grave, de mal pronóstico y elevada morbilidad y mortalidad. Causada por un fallo del sistema inmune primario (sistema del complemento) su principal consecuencia es la microangiopatía trombótica (MAT), es decir, un riesgo constante de trombosis que puede causar daños repentinos y catastróficos en cualquier órgano vital: riñón, cerebro, corazón o pulmones.

La enfermedad puede presentarse a cualquier edad, desde el recién nacido a la edad adulta. «El 60% de los pacientes se diagnostican antes de los 18 años. Y en estos casos la agresividad de la enfermedad es mayor, sobre todo en su fase inicial», explica el Dr. Santiago Mendizábal, Jefe del Servicio de Nefrología Infantil del Hospital Universitari i Politècnic La Fe de Valencia. «La gravedad clínica es mayor en el paciente pediátrico, y el fallo renal, que predomina en todos los afectados, es más rápido».

El doctor destaca que «el SHUa es una enfermedad de inicio abrupto y agudo. Cuando se produce, es suficientemente grave como para poner en riesgo la vida del paciente. El 10% de los afectados muere tras un primer episodio y progresa a fallo renal sin recuperación en más del 50% de los casos en el primer año posterior al diagnostico».

Las primeras 48 horas son cruciales, y «el diagnóstico debe realizarse rápidamente en la fase inicial. Es una patología que puede llegar a ser dramática. Es muy agresiva, muy grave y que progresa muy rápidamente, con riesgo de muerte y de lesiones irreversibles en distintos órganos». Los principales síntomas del SHUa son una anemia hemolítica no inmune, una disminución de plaquetas o trombocitopenia y una insuficiencia renal. Pero existen dos elementos que siguen dificultando el diagnóstico precoz.

El primero, es que se trata de una enfermedad sistémica, que puede afectar a cualquier órgano y que presenta una amplia variabilidad de síntomas: neurológicos (en un 48% de casos, como convulsiones o ictus), cardiovasculares (insuficiencia cardíaca o infarto de miocardio) o gastrointestinales (colitis, náuseas y vómitos, dolor abdominal, e incluso diarrea en el 30% de los pacientes). Y el segundo que, dada su baja prevalencia, es una enfermedad poco conocida entre los médicos.

Éste ha sido el objetivo de las jornadas de nefropediatría celebradas en el Hospital Universitari i Politècnic La Fe de Valencia a las que han asistido nefrólogos infantiles y de adultos, profesionales de cuidados intensivos y urgencias, hematólogos y pediatras cuya actividad se relaciona con la nefrología. «Los médicos deben conocer la enfermedad, pensar en ella para poder realizar un diagnóstico lo más precoz posible e iniciar el tratamiento cuanto antes, porque el futuro del paciente depende de ello».

Contra esta enfermedad hay tratamientos farmacológicos especiales y otras alternativas como el trasplante renal o combinado de hígado y riñón.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares