jueves, febrero 29, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioPacientesSalud Mental España denuncia las vulneraciones que sufren las personas con enfermedad...

Salud Mental España denuncia las vulneraciones que sufren las personas con enfermedad mental

La Confederación Salud Mental España ha dado a conocer la realidad que viven las personas con problemas de salud mental que son atendidas en el ámbito sanitario y que, «todos los días, sufren vulneraciones de derechos tales como contenciones físicas y químicas, aislamiento o falta de información acerca de su tratamiento y de las opciones terapéuticas».

Con motivo del Día de los Derechos Humanos, que se celebra el próximo 10 de diciembre, la confederación ha lanzado la campaña #DerechoANuestrosDerechos, en la que publica una serie de vídeos en los que personas con problemas de salud mental explican las medidas coercitivas que han sufrido en el ámbito sanitario y sus consecuencias.

La campaña, que cuenta con la financiación del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, consta de cinco vídeos en los que se recogen testimonios en primera persona que relatan las vulneraciones sufridas. Dichos relatos fueron compartidos en el marco de la presentación del informe ‘Tratamientos e ingresos involuntarios en salud mental’, elaborado por la Confederación junto con el Instituto de Derechos Humanos Gregorio Peces-Barba de la Universidad Carlos III de Madrid.

«Entramos para curarnos y salimos con un trauma mayor. Eso no se puede permitir», ha denunciado en uno de los vídeos Mercè Torrentallé, presidenta de la Federació Salut Mental Catalunya.

Torrentallé explica en detalle las vulneraciones que ha sufrido en sus ingresos hospitalarios: «Acostumbras a estar aislada, contenida de pies y manos y con contención química y física. Eso significa que las contenciones químicas te laxan, y estás en la cama con pañales, laxada, y si eres mujer, muchas veces te viene la menstruación. Y en estas condiciones, no puedes pedir ayuda porque, si estás atada de pies y manos, no puedes coger el timbre. Imaginaos si eso no es un acto de tortura».

Por su parte, la socia de la Associació Salut Mental Pallars, Contxi García, describe que, a pesar de haber pasado quince años desde su última contención, en ocasiones el suceso viene a su memoria y lo revive. «Estaba fumando y a la vez estaba haciendo crucigramas, y me puse nerviosa porque no me salía y tiré la revista al suelo, y estaba presente un enfermero. Sale de la sala y al poco rato vienen tres más, tres armarios, tres gorilas, me cogen, me arrastran y me meten en una habitación y me empezaron a atar», cuenta García, que en aquella ocasión pasó dos días atada a la cama.

«Ya me dirás dónde está la violencia, dónde está la agresividad. Yo no la veo por ningún lado», lamenta. Además, denuncia que el argumento que suele emplearse para realizar una contención mecánica (que la persona es un peligro para sí misma o para los demás), no se cumplió en su caso. «Me ataron, me contuvieron por chorradas», ha denunciado.

En este sentido, el vocal de la Junta Directiva de la Federació Salut Mental Catalunya y representante del Comité Pro Salud Mental En Primera Persona de la Confederación, Francisco Rubio, ha asegurado que las prácticas coercitivas «no son incidencias, es práctica habitual en todo el territorio español. Nos tendríamos que preguntar por qué esa práctica habitual es así».

Reivindicaciones Salud Mental España

Además, Salud Mental España ha reivindicado una serie de cambios en la atención sanitaria con el objetivo de que se cumplan los derechos humanos, en cumplimiento con la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Frente a la coerción y contenciones físicas, mecánicas y químicas en centros sanitarios, la confederación reclama tender a contenciones cero, una atención personalizada e individualizada, y la formación de las y los profesionales.

Asimismo, frente a la reclusión, el aislamiento y la falta de privacidad que se da en los ingresos involuntarios, la confederación reclama un ambiente terapéutico y tranquilizador que promueva relaciones de confianza, limitar el uso de cámaras de vigilancia, eliminar las restricciones punitivas, facilitar la comunicación con seres queridos y posibilitar la higiene íntima.

Del mismo modo, la confederación, frente a la medicación forzosa y sobremedicación, reclama la humanización de los tratamientos, empatía y escucha activa, así como planes individualizados de atención y apoyo domiciliario y la participación de las personas en su propio tratamiento.

Por último, pide diseñar sistemas de apoyos individualizados, e informar y fomentar la participación de las personas en la toma de decisiones.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares