lunes, junio 24, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioHistoricoRepresentantes del sector sanitario abogan por seguir trabajando para adecuar los envases...

Representantes del sector sanitario abogan por seguir trabajando para adecuar los envases de fármacos al tratamiento médico

El Colegio de Médicos de Málaga organizó ayer martes, 1 de marzo, una mesa redonda que reunió a todo tipo de agentes sanitarios para analizar y debatir sobre los pros y contras de la dispensación de medicamentos en monodosis. En el evento participaron representantes del Commálaga, encabezados por su presidente, el doctor Juan José Sánchez Luque, del Colegio de Farmacéuticos, de consumidores y de la industria farmacéutica

Málaga, 2 de marzo 2011 (medicosypacientes.com)

Mesa redonda en el Commalaga.

El Colegio de Médicos de Málaga (Commálaga) organizó ayer martes, 1 de marzo, una mesa redonda sobre dispensación de medicamentos con el fin de analizar a fondo la puesta en marcha de la prescripción y dispensación de medicamentos en monodosis. Médicos, Farmacéuticos, Farmaindustria y Consumidores sopesaron la eficiencia y viabilidad de esta medida anunciada por el Ministerio de Sanidad.

En el evento participaron por parte del Commálaga: Juan José Sánchez Luque, presidente; Federico Ristori, director del Defensor del colegiado; y Aurora Puche, secretaria técnica del Área de Profesionalismo Médico. También fueron invitados representantes del Colegio de Farmacéuticos de Málaga, acudiendo: Javier Tudela, presidente ; Enrique López de Vinuesa, tesorero; y Manuel Illán Gómez, jefe de la Asesoría Jurídica de dicha entidad. A todos ellos se unieron: Emili Esteve, director técnico de Farmaindustria; José Ramón Luis Yagüe, encargado de las Relaciones con las CCAA de Farmaindustria; Juan Moreno, presidente andaluz de la Unión de Consumidores; y Antonio J. García Ruiz y Nuria García-Agua Soler, de la Cátedra de Economía de la Salud y Uso Racional del Medicamento. Departamento de Farmacología de la Universidad de Málaga.

La opinión expresada por el colectivo médico gira en torno a que la dispensación de medicamentos ajustados a dosis unitarias debería conllevar dos grandes beneficios, uno económico y otro de salud pública (social). A priori una de las más obvias sería ajustar la cantidad de medicamentos dispensada en la oficina de farmacia al tratamiento establecido por el médico, con el fin de evitar un gasto innecesario debido a los sobrantes. Sin embargo, los médicos consideran que es necesaria la cuantificación real de la magnitud de estos excedentes para conocer la repercusión que se podría esperar en el gasto debido a la introducción en las oficinas de farmacia de un sistema de dispensación en dosis personalizadas. El ajuste de la dispensación de fármacos a las necesidades terapéuticas de cada paciente será efectivo en la medida que el paciente cumpla esa prescripción. Para los facultativos, dicha medida intentará evitar la acumulación de fármacos en los hogares.

Existe, no obstante, por parte de algunos expertos dudas sobre las posibles bondades económicas de este nuevo método de dispensación y creen que el ahorro se puede alcanzar por otros medios.

Las evidencias aportadas por los estudios también deben ser consideradas en la toma de decisiones, so pena de malgastar recursos en esfuerzos que no producirán los beneficios esperados. Según los miembros de la Mesa, aunque pueda parecer que pagar 21 comprimidos sueltos en lugar de una caja de 24 es una buena idea, estamos frente a una medida que difícilmente tiene sentido en los medicamentos para enfermedades crónicas (que es el grueso del gasto farmacéutico), cuyos costes y riesgos son desconocidos (pero algunos son previsibles), y cuyos ahorros demostrados en una experiencia piloto, en la cual participó el propio Ministerio de Sanidad, se muestran más que discretos y no es obvio que superen los costes. Por lo tanto, estos serían elementos suficientes para reconsiderar la medida y valorar con mucha prudencia su aplicación.

Los representantes del Colegio de Farmacéuticos entienden que el sistema de dispensación mediante unidosis no puede ser una medida para la contención del gasto farmacéutico. Para los farmacéuticos, es necesario impulsar una política de uso racional del medicamento para que el paciente reciba el mejor de los tratamientos, evitando su administración incompleta en el tiempo y su ineficacia e inseguridades terapéuticas.
Este colectivo se mostró contrario al proyecto del Ministerio, ya que dudan del cumplimiento de sus aspectos técnicos y legales y de la posibilidad de que dicha medida genere el correspondiente ahorro en el gasto farmacéutico.

Con respecto al posible ahorro, consideran, en primer lugar, que los costes derivados de la puesta en marcha de la medida podrían ser incluso superiores a su capacidad de influir en la diminución del gasto farmacéutico. En segundo lugar, el número de unidades que contienen los envases de los medicamentos que se comercializan ya está bastante ajustada a la posología de su empleo.

En lo referente al tema del prospecto, los farmacéuticos aseguran que deberá aclararse en la norma la necesidad de entregar un prospecto para cada envase resultante del fraccionamiento e indicar a quién corresponde la responsabilidad de controlar la adecuada colocación del prospecto en los nuevos envases. Además, opinan que sería necesario la modificación de la Ley 29/2006 de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, dado que el farmacéutico en su farmacia sólo está habilitado a la conservación y dispensación del fármaco, según el artículo 84, no estando contemplada la manipulación del mismo, según sus argumentos.

Complejidades en el proceso
y falta de información

Por parte de la industria farmacéutica se explicó cómo la mejor adecuación de los envases a las necesidades del tratamiento de los pacientes es un objetivo primordial de ésta. De hecho, tal como se indicó, «la inmensa mayoría de los envases responden a las necesidades posológicas y no requieren adecuación alguna, especialmente en el caso de los medicamentos de reciente aprobación cuyas presentaciones están ajustadas a las indicaciones y posología autorizadas».

La industria farmacéutica aseguró ser «siempre es respetuosa con la legislación vigente» y dice no cerrarse a explorar distintas vías para la comercialización de medicamentos, «siempre que se respete la libertad empresarial, se reconozca una adecuada remuneración a las presentaciones y se delimiten adecuadamente las responsabilidades de las distintas partes».

Asimismo, se habló de que la comercialización de envases especiales para el fraccionamiento debe circunscribirse a aquellos medicamentos en los que los tamaños normalizados pueden no cubrir todas las terapias posibles. Además, como se indicó, la elaboración de envases fraccionables introduce una notable complejidad para los laboratorios ya que la fabricación industrial a gran escala se basa en envases normalizados, aunque no puede descartarse que algunas compañías estén interesadas en este mercado para algunos medicamentos.

Finalmente, y por parte de los representantes de los consumidores se reivindicó la importancia de la participación del colectivo que representa en la toma de decisiones de esta índole. Los consumidores consideran que la coordinación entre su colectivo y el de los farmaceúticos aportaría medidas de ahorro más fácilmente asimilables. La Unión de Consumidores recalca la necesidad de formación e información previa a la población para crear hábitos y comportamientos que permitan una mejor asimilación del nuevo panorama farmacológico. En conclusión, para el presidente andaluz de la Unión de Consumidores, debido a la falta de información o desconocimiento, «no queda claro que la nueva forma de dispensación de medicamentos suponga un ahorro significativo».

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares