martes, junio 25, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioHistoricoRematar de cabeza un balón de forma continuada afecta a la actividad...

Rematar de cabeza un balón de forma continuada afecta a la actividad cerebral de los futbolistas

Los futbolistas que rematan de cabeza de forma continuada y entre 1.000 y 1.500 veces al año tienen afectada la actividad de las fibras nerviosas o axones de determinadas regiones del cerebro, según se desprende de los resultados de un estudio presentado en la última reunión de la Sociedad Americana de Radiología

Madrid, 30 de noviembre 2011 (medicosypacientes.com)

Los futbolistas que rematan de cabeza de forma continuada y entre 1.000 y 1.500 veces al año tienen afectada la actividad de las fibras nerviosas o axones de determinadas regiones del cerebro, según se desprende de los resultados de un estudio presentado en la última reunión de la Sociedad Americana de Radiología, celebrada recientemente en Chicago (EE.UU). De hecho, uno de sus autores, Michael Lipton, asegura que los cambios son «similares a los que causa un traumatismo».

«Algunos jugadores realizan más de 5.000 cabezazos por año, gran parte de ellos durante los entrenamientos. Los ejercicios en los que los futbolistas cabecean un balón que viene hacia ellos son muy comunes, más todavía en entrenamientos profesionales», según dicho experto, quien aboga por «tener en cuenta estos resultados para proteger a los jugadores».

Lipton y su equipo escanearon los cerebros de 32 futbolistas no profesionales, con una media de 31 años de edad, que habían practicado este deporte desde su infancia. Para ello utilizaron un sistema de resonancia magnética llamado DTI (Difusion Tensor Imagin) que capta imágenes cerebrales ‘in vivo’, evaluando los cambios microscópicos en las fibras nerviosas que componen materia blanca del cerebro llamadas axones, que actúan como cables de comunicación entre diferentes regiones.

Tras observar el movimiento de moléculas de agua en estas fibras, los investigadores han concluido que el hecho de que estas moléculas pasen de moverse de manera uniforme a hacerlo aleatoriamente está asociado a un deterioro cognitivo, algo que ocurre en pacientes con traumatismos cerebrales.

Una vez calculados los remates de cabeza que ejecutaba cada jugador al año para luego comparar las imágenes cerebrales de aquellos que realizaban más cabeceos con las del resto, observaron que «entre los dos grupos había diferencias en cinco regiones del cerebro en el lóbulo frontal y en la región témporo-occipital».

Dichas áreas, según explicó Lipton en declaraciones al Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), están relacionadas con la atención, la memoria y ciertas funciones visuales importantes.

Como concluye este investigador, «rematar con la cabeza no tiene un impacto capaz de dañar las fibras nerviosas del cerebro, pero hacerlo de forma continuada sí», explica este experto, quien puntualiza que «la velocidad a la que viaja la pelota en el fútbol profesional es casi el doble que la del amateur».

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares