miércoles, julio 17, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioHistoricoLa colegiación universal en Medicina es algo que no debe ofrecer dudas

La colegiación universal en Medicina es algo que no debe ofrecer dudas

El vicepresidente del Colegio de Médicos de Jaén, Francisco Fernández Montero, repasa en esta entrevista algunos de los aspectos más relevantes que afectan a la profesión médica en estos momentos y cómo los Colegios de Médicos responden a estas cuestiones como entidades de Derecho Público, independientes y profesionales

Madrid, 15 de febrero 2011 (medicosypacientes.com)

El periódico ?Médicos de Jaén?, editado por el Colegio de Médicos de Jaén, publica en su último número una amplia entrevista con su vicepresidente, el Dr. Francisco Fernández Montero, de la que extraemos para nuestros lectores algunos de sus contenidos más relevantes.

– ¿Colegiación voluntaria o colegiación universal?

Colegiación universal, sin duda, los colegios médicos somos corporaciones de Derecho Público, cuyo objetivo es salvaguardar el control de la profesión, favorecer la formación y la investigación, defender al médico y al paciente, luchar contra el intrusismo y velar por una medicina de calidad. Para conseguirlo plenamente es preciso que la colegiación sea universal, como ocurre en todo el mundo.

– Los nuevos médicos y el Colegio

La formación de médicos especialistas va a sufrir cambios en los próximos años en el marco de los desarrollos normativos establecidos, en los últimos tiempos, en relación a su figura, acceso y estructuración. El proceso de Bolonia supone el pistoletazo de salida de estos cambios y augura un futuro de lucha por parte de todos los que participamos en la defensa de la profesión médica. Ellos están llamados a ser actores principales de los debates, trasladando ideas y generando opiniones en los diferentes asuntos que irán surgiendo en este período de cambio. Es por ello, que su trabajo en el seno de los colegios médicos se resume clave a la hora de trasladar a las autoridades la visión de la realidad formativa. Además, de cara a los próximos años hay que tener en cuenta la implantación del denominado proceso de recertificación.

– ¿En qué consiste este procedimiento?

Se trata de un proceso de evaluación de la capacitación médica y que se deriva de la Ley Ómnibus. Este mecanismo, que ya existe en la mayoría de los países de nuestro entorno, pretende que el Colegio permita validar que el médico colegiado está preparado y puesto al día. En un principio será voluntario y se realizará cada seis años. Si bien, desde el Ministerio de Sanidad se apuesta por su obligatoriedad y por una reducción del plazo de tiempo. Para definir este tema existe en este momento una comisión mixta formada por el Ministerio y por el Consejo General de Colegios Médicos. Al parecer, el espíritu de esta medida sería evitar que los conocimientos de los colegiados queden obsoletos y aporte una serie de documentación que avale los cursos y congresos realizados así como diversos informes del centro de trabajo, físico, psíquico, etc. En este momento se está llevando a cabo una experiencia piloto en catorce Colegios médicos.

– ¿Cómo valora el hecho de que cada año emigren al extranjero un número importante de médicos españoles cuando se habla de la falta de médicos en nuestro país?

Bueno, en realidad en España hay un número suficiente de médicos. Estamos por encima de la media europea. Tenemos 3,7 médicos por cada mil habitantes cuando la media está en torno a los 3 médicos por cada mil habitantes. Considero que lo que hay es un problema de mala distribución. Por otro lado, existe una tasa de emigración significativa que podría estar motivada por las malas condiciones laborales que tienen los médicos en España. Los médicos están sobresaturados, los hospitales están masificados y se ha incrementado la demanda asistencial. En estos momentos los pacientes están insatisfechos a pesar de que contamos con fármacos más eficaces, técnicas más precisas y mejor diagnóstico. En mi opinión, todo responde a una mala planificación asistencial que empeora la imagen del médico ante la sociedad; se intenta hacer del médico un funcionario cuando nuestra profesión es liberal.

– Deontología y objeción de conciencia

El respeto y la protección de la vida humana es el fundamental mandato ético y deontológico de la actuación del médico. Vivimos en una sociedad en la que cada vez el Estado invade más las esferas íntimas de las personas, las esferas que son propias de los derechos de la personalidad, estos derechos con los que nacemos todos como la intimidad, la dignidad, la vida, la integridad física, aquellos que tienen hasta los más desfavorecidos. Por todo ello, es necesario el establecimiento en nuestro colegio de un Registro de Objetores de Conciencia que cubra las necesidades de arbitrar un proceso que tutelará tanto el derecho de sus colegiados a objetar, como el derecho a su asistencia a los usuarios del servicio sanitario, evitándose cualquier tipo de discriminación, perjuicio o vulneración de los derechos profesionales. En nuestro Colegio tenemos un registro de objetores de conciencia desde hace casi un año.

– ¿Qué espera para el futuro de la institución en este año?

Potenciar las relaciones profesionales, sociales y personales con los colegiados. UJA, Administración y sociedad; mantener la campaña de respaldo social a la futura Ciudad Sanitaria necesaria para implantar los estudios de Medicina y, finalmente, promocionar más la formación continuada y potenciar el programa de atención integral al médico enfermo (PAIME).

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares