viernes, abril 19, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioFundacionesEl Consejo Social de la OMC alerta sobre el riesgo de que...

El Consejo Social de la OMC alerta sobre el riesgo de que disminuya la calidad de la atención sanitaria a los colectivos más vulnerables por la crisis

 

El pasado 9 de abril el Consejo Social de la OMC organizó una Jornada ? Debate sobre El Modelo Sanitario Español: situación actual y perspectivas de futuro. Fue un evento abierto al público y organizaciones en el que se debatió sobre diversos aspectos del Sistema Nacional de Salud en España y el impacto que sobre el mismo está teniendo la crisis actual (recortes, copago farmacéutico, listas de espera, discriminación e inequidad en el acceso, etc..)

 

Madrid, 27 de mayo de 2014 (medicosypacientes.com)

La Jornada contó con una ponencia introductoria a cargo del Dr. Ricard Gutierrez Martí (Vicepresidente de la OMC) en la que expuso la naturaleza y características del Modelo del Sistema Nacional de Salud en España, su funcionamiento tras los 28 años transcurridos desde su creación y los retos a los que se enfrenta ante las preocupaciones y exigencias que le plantea la ciudadanía, los profesionales de la salud, los gestores y los políticos.

A esta ponencia siguió un debate en el que estuvieron presentes Juan José Rodriguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), José Luis Méler y de Ugarte, presidente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), José Mª Sánchez Monge, vicepresidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), Begoña Barragán García, representante del Foro Español de Pacientes (FEP), y de Miguel García Pérez, vicepresidente de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI).

Las conclusiones más destacadas de la jornada fueron:

La actual crisis económico-financiera está teniendo unos marcados efectos sobre el Sistema Nacional de Salud que se reflejan en:

– El riesgo creciente de una disminución de la calidad de la atención sanitaria prestada a los colectivos más vulnerables: personas mayores, discapacitadas, dependientes, etc, y la disminución del número de los profesionales de la salud, lo que les impide dar a cada paciente la atención que requiere.

– La discriminación en el acceso a la atención sanitaria que sufren de forma más acusada los colectivos más vulnerables por razones de edad, discapacidad o dependencia, así como la población en general, por la escasez de profesionales y la falta de equidad en la atención a los pacientes (dar a cada uno el tiempo que necesita), entre las causas más relevantes.

Esta compleja situación está haciendo aflorar los siguientes efectos negativos.

1. Listas de espera:

– Su incremento tiene como efecto inmediato, el posible agravamiento de las patologías y por consiguiente, una reducción de los niveles de calidad y un incremento de los costes sanitarios.

– Consideradas como meros números, las listas de espera se interpretan de acuerdo a los intereses políticos de cada Comunidad Autónoma, pero esconden las situaciones reales: dramas de los pacientes y desgaste de los profesionales.

– Con efecto deslegitimador: si el sistema no da soluciones a las necesidades de salud del contribuyente, éste buscará las soluciones por otras vías y puede llegar a plantearse la necesidad de contribuir al sostenimiento del sistema sanitario público.

– Agravamiento de las discapacidades, el aumento de las dependencias y del gasto sanitario para hacerles frente.

2. Copago farmacéutico:

– Necesidad de definir y precisar los mecanismos de control del gasto y de los procesos para ejercer el copago.

– Puede representar una clara discriminación en el acceso a los tratamientos por falta de recursos económicos del paciente y una pérdida de equidad en el acceso por parte de los más vulnerables. Necesidad de blindar el sistema para que ningún paciente se vea privado de recibir el tratamiento que necesite por razones económicas.

– Mecanismo de ahorro que puede ser contraproducente pues, además de provocar el descontento generalizado de pacientes y ciudanía en general, tiene un fuerte impacto sobre la salud, pudiendo ocasionar abandonos de tratamiento por falta de recursos económicos con el consiguiente agravamiento de las patologías, principalmente las crónicas.

3. Deterioro de la calidad asistencial:

– La calidad de la atención sanitaria del sistema público se mantiene, pero la reducción del número de profesionales tiene un grave efecto sobre la calidad de la atención que proporciona: inquietud en el paciente, ralentización de diagnósticos y tratamientos, desesperanza, agravamiento de patologías, etc.

– Diferencias en el acceso a la atención sanitaria, de inequidad, según el territorio, según el conocimiento del sistema o la capacidad individual de influencia para acceder a los tratamientos, etc..

– Motivado por la implantación del copago en la asistencia sanitaria, ya que provoca la privación de esta a muchos ciudadanos y no da otras alternativas.

4. Atención Primaria:

– Nivel sobre el que se sostiene el funcionamiento del sistema sanitario público. Alterar el circuito establecido provoca la alteración de las reglas de funcionamiento de todo el sistema.

– Mayor insatisfacción ciudadana a este nivel porque es el que mayores recortes sufre y del que se hace peor uso.

– Necesidad de hacer pedagogía con la ciudadanía sobre el funcionamiento y buen uso de la atención primaria, el autocontrol para prevenir el mal uso o el abuso, así como ejercer el control de la mala praxis profesional. El castigo mediante el copago u otras medidas restrictivas no tiene efectos correctores del mal uso o abuso si con su aplicación se impide el acceso a la atención necesaria.

– El buen uso de este nivel asistencia requiere el compromiso y la colaboración de todos los actores implicados: pacientes, organizaciones ciudadanas, profesionales, gestores y responsables políticos.

5. Sostenibilidad del Sistema.

– El Sistema Nacional de Salud sigue siendo una seña de identidad de España en cuanto a la calidad que ofrece y los costes que conlleva. Actualmente sigue ofreciendo una atención sanitaria de calidad a quien la necesita, que no sería posible si se privatiza e instaura el ánimo de lucro.

– El Sistema Nacional de Salud es un elemento básico de cohesión social que actúa como un elemento básico de protección psicológica del ciudadano ante el riesgo de enfermar: le garantiza una atención sanitaria de calidad si enferma.

– Lo público es sostenible y de calidad si cuenta con profesionales y gestores capaces y con usuarios responsables. Actualmente lo que requiere es ejercitar la responsabilidad ciudadana, la co-responsabilidad del sistema y la aplicación de los correctores pertinentes para que lo siga siendo, sin necesidad de su privatización.

El debate sobre la complejidad de la situación actual del Sistema Nacional de Salud concluyó con el reconocimiento por parte de los representantes de las organizaciones presentes y del resto de asistentes, de la necesidad de un compromiso o alianza de toda la ciudadanía, de los profesionales y de sus gestores políticos, con el sostenimiento y fortalecimiento del sistema de salud público mediante la adopción de cambios estructurales de fondo que garanticen la viabilidad de un sistema equitativo fundamentado en la cobertura universal, la financiación pública, el control público y social de su uso o abuso y la transparencia en la gestión y distribución de los recursos.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares