sábado, mayo 18, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioOMCColegios y consejos autonómicosEl COM Barcelona presenta un decálogo sobre la salud y el cannabis

El COM Barcelona presenta un decálogo sobre la salud y el cannabis

El Colegio de Médicos de Barcelona ha publicado un decálogo sobre la salud y el cannabis.

Se trata de una declaración en línea con el informe del Observatorio de la Prescripción de la OMC, que se refiere exclusivamente a la legalización terapéutica o medicinal del cannabis.

Además, en abril de 2022, el Dr. Pedro Hidalgo, coordinador del Observatorio de la Prescripción, compareció en el Congreso de los Diputados y expuso el rechazo del uso del cannabis con uso recreativo.

El COM Barcelona presentó el documento este 29 de enero en la sede colegial, durante la jornada “La salud y el cannabis”.  

Decálogo sobre la salud y el cannabis

A propósito del debate recurrente sobre la regulación y el consumo de cannabis y su beneficio-riesgo, la Junta de Gobierno del Colegio de Médicos de Barcelona (CoMB) quiere insistir en su posicionamiento ante este tema, teniendo muy en cuenta las últimas evidencias aportadas por el estudio internacional publicado, en agosto de 2023, por diversos autores, entre los cuales científicos del IDIBAPS y del Hospital Clínic, en la prestigiosa revista The British Medical Journal.

El presente posicionamiento, formulado como a decálogo, recoge también el contenido del Documento de Posición La salud y el cannabis, publicado por el CoMB en noviembre de 2021, y quiere ser una respuesta a las consultas formuladas al Colegio por parte de ciudadanos y entidades en relación con el posicionamiento del CoMB ante esta cuestión:

  1. Hay que recordar e insistir sobre los daños en la salud asociados al consumo de cannabis que actualmente conocemos y, al mismo tiempo, alertar de los daños potenciales que la creciente disponibilidad de esta sustancia puede suponer, especialmente, para las personas jóvenes.
  2. Estos daños suponen un coste muy elevado para las personas y para nuestra sociedad. Pueden afectar a la salud mental y al rendimiento cognitivo y, por tanto, también al académico, de adolescentes y jóvenes.
  3. El consumo de cannabis es ilegal para los adolescentes. El cannabis y los productos derivados están ampliamente disponibles en diversas formas. Estos productos se pueden comer, beber, fumar o vaporizar. Hay constancia de que el cannabis disponible hoy es mucho más potente que año atrás, hecho que incrementa su toxicidad, a pesar de la baja percepción sobre los daños que causa.
  4. El cannabis o marihuana actúa uniéndose a los receptores cannabinoides del cerebro, donde produce varios efectos, que incluyen euforia, náuseas, vómitos, hiperemia conjuntival, midriasis y alteraciones de la memoria y la motricidad. El cannabis contiene diferentes niveles de delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), el componente responsable de la euforia, la adicción y los síntomas de intoxicación.
  5. El cerebro humano se desarrolla desde antes del nacimiento y continúa haciéndolo hasta los 20-25 años. A lo largo de esta etapa, es especialmente vulnerable a los efectos de las sustancias adictivas que puedan incidir en él. Hay evidencia de que los riesgos de dependencia física y de adicción y otras consecuencias negativas aumentan con la exposición a concentraciones elevadas de THC y cuando la edad de inicio del consumo de cannabis es menor.
  6. El consumo frecuente de cannabis durante la adolescencia está asociado a:
    • Déficits de atención y memoria, incluso, después de un mes de abstinencia.
    • Deterioro del aprendizaje. El uso crónico del cannabis está relacionado con la disminución del cociente intelectual y del rendimiento escolar.
    • Aumento de las tasas de absentismo y fracaso escolar.
    • Incremento de intentos de suicidio.
    • Aumento del riesgo de accidentes de tráfico.
    • Más riesgo y aparición precoz de trastornos psicóticos graves, como la esquizofrenia. El riesgo de sufrir trastornos psicóticos aumenta con la frecuencia de uso del cannabis, la potencia del producto y a medida que disminuye la edad del primer uso.
    • Servir como puerta de entrada a otras sustancias, sobre todo aquel cannabis con alto contenido de THC, y, especialmente en personas más jóvenes.
  7. Respecto al llamado uso terapéutico del cannabis, hay que recordar que ciertos derivados sintéticos del cannabis están aprobados como medicamentos para indicaciones específicas y muy concretas. Hay una escasa evidencia que sugiera que los cannabinoides mejoren los trastornos y síntomas depresivos, los trastornos de ansiedad, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, el síndrome de la Tourette, el trastorno por estrés postraumático o la psicosis. El estudio reciente al que hacemos referencia al inicio del posicionamiento refiere cierta eficacia en casos de epilepsia, dolor crónico, esclerosis múltiple, enfermedad inflamatoria intestinal y en la utilización en cuidados paliativos. Recuerda también que los efectos adversos del cannabis, incluida la probabilidad de adicción, se deben valorar siempre simultáneamente de forma individualizada y por un médico/facultativo.
  8. Cualquier sustancia derivada del cannabis que se quiera usar para tratar problemas médicos específicos debe estar sujeta al proceso de evaluación y aprobación de las agencias reguladoras europea y estatal, la European Medicines Agency (EMA) y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), antes de su comercialización.
  9. La Junta de Gobierno del CoMB expresa su preocupación ante la banalización y, en algunos casos, cierta normalización que se ha producido en nuestro entorno en lo que respecta al consumo y/o al uso inadecuados de algunas drogas, tanto legales como ilegales. Preocupa especialmente la baja percepción sobre los daños causados por el cannabis.
  10. Las conclusiones del estudio mencionado reafirman el posicionamiento de la Junta de Gobierno del CoMB, que considera que hacen falta actuaciones enérgicas y decididas desde la comunicación y fortalecer la legislación para evitar el consumo de cannabis en adolescentes y jóvenes, así como en mujeres embarazadas y conductores. Es necesario también advertir y sensibilizar a la población general sobre el uso inadecuado del cannabis y sus consecuencias.
Referencias:
  1. Alzghari, S. K., Fung, V., Rickner, S. S., Chacko, L., & Fleming, S. W. (2017). To Dab or Not to Dab: Rising Concerns Regarding the Toxicity of Cannabis Concentrates. Cureus, 9(9), e1676. doi:10.7759/cureus.1676.
  2. Black N, Stockings E, Campbell G, Tran LT, Zagic D, Hall WD, Farrell M, Degenhardt L. Cannabinoids for the treatment of mental disorders and symptoms of mental disorders: a systematic review and meta-analysis. Lancet Psychiatry. 2019 Dec;6(12):995-1010. doi: 10.1016/S2215-0366(19)30401-8. Epub 2019 Oct 28. Erratum in: Lancet Psychiatry. 2020 Jan;7(1):e3. PMID: 31672337; PMCID: PMC6949116.
  3. Brents L. K. (2016). Marijuana, the Endocannabinoid System and the Female Reproductive System. The Yale journal of biology and medicine, 89(2), 175–191.
  4. Bonn-Miller M.O., Loflin M.J.E., Thomas B.F, et al. Labeling Accuracy of Cannabidiol Extracts Sold Online. JAMA. 2017;318(17):1708-1709. doi:10.1001/jama.2017.11909.
  5. Colegio de Médicos de Barcelona. La salud y el cannabis. Documento de posición. Noviembre 2023. https://www.comb.cat/es/comunicacio/agenda/la-salud-y-el-cannabis
  6. Di Forti, M., Quattrone, D., & Freeman, T. (2019). The contribution of cannabis use to variation in the incidence of psychotic disorder across Europe (EU-GEI): A multicenter case-control study. The Lancet Psychiatry, 6(5), 427-436. doi:10.1016/S2215-0366(19)30048-3.
  7. Elsohly, M. A., Mehmedic, Z., Foster, S. (2016). Changes in Cannabis Potency Over the Last 2 Decades (1995-2014): Analysis of Current Data in the United States. Biological Psychiatry, 79(7), 613-619. doi:10.1016/j.biopsych.2016.01.004.
  8. Freeman, T. P., & Winstock, A. R. (2015). Examining the profile of high-potency cannabis and its association with severity of cannabis dependence. Psychological medicine, 45(15), 3181–3189. doi:10.1017/S0033291715001178
  9. Institute of Neuroscience, Hospital Clinic, University of Barcelona, IDIBAPS, CIBERSAM, Barcelona, Catalonia, Spain (2023) Balancing risks and benefits of cannabis use: umbrella review of meta-analyses of randomised controlled trials and observational studies.
  10. Jikomes, N., & Zoorob, M. (2018). The Cannabinoid Content of Legal Cannabis in Washington State Varies Systematically Across Testing Facilities and Popular Consumer Products. Scientific reports, 8(1), 4519. doi:10.1038/s41598-018-22755-2
  11. Jones, C. M., & McCance-Katz, E.F. (2019). Relationship Between Recency and Frequency of Youth Cannabis Use on Other Substance Use. Journal of Adolescent Health, 64(3), 411-413. doi:10.1016/j.jadohealth.2018.09.017.
  12. Levine, A., Clemenza, K., Rynn, M., & Lieberman, J. (2017). Evidence for the Risks and Consequences of Adolescent Cannabis Exposure. Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, 56(3), 214-225. doi:10.1016/j.jaac.2016.12.014.
  13. Lopez-Pelayo, H., Miquel De Montagut, L., Casajuana Kögel, C., Balcells Oliveró, M. Posverdad del consumo de cannabis: de regreso a la medicina basada en la evidencia. Adicciones, 30 (4) 237-242 (2018) DOI: https://doi.org/10.20882/adicciones.1095
  14. Lopez-Quintero C., Perez de los Cabos J., Hasin D.S. (2011). Probability and predictors of transition from first use to dependence on nicotine, alcohol, cannabis, and cocaine: results of the National Epidemiologic Survey on Alcohol and Related Conditions (NESARC). Drug Alcohol Dependence. 115(1- 2):120-130.
  15. Meier M.H., Caspi A., Ambler A., et. al. Persistent cannabis users show neuropsychological decline from childhood to midlife. Proc Natl Acad Sci USA., 2012. Oct 2; 109(40) E2657-64 doi 10.1073/pnas. 1206820109. Epub 2012 Aug 27.
  16. Meruelo AD, Castro N, Cota CI, Tapert SF. Cannabis and alcohol use, and the developing brain. Behav Brain Res. 2017;325(Pt A):44–50. doi:10.1016/j.bbr.2017.02.025.
  17. National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotions, Centers for Disease Control and Prevention. Marijuana and Public Health: How is marijuana used? https://www.cdc.gov/marijuana/faqs/how-ismarijuana-used.html.
  18. Pujol, J., Vendrell, P., Junqué, C., Martí-Vilalta, J. L., & Capdevila, A. (1993). When does human brain development end? Evidence of corpus callosum growth up to adulthood. Annals of Neurology, 34(1), 71-75. doi:10.1002/ana.410340113.
  19. Sarris, J., Sinclair, J., Karamacoska, D. et al. Medicinal cannabis for psychiatric disorders: a clinically-focused systematic review. BMC Psychiatry 20, 24 (2020). https://doi.org/10.1186/s12888-019-2409-8.
  20. Silins, E., Horwood, L. J., & Patton, G. C. (2014). Young adult sequelae of adolescent cannabis use: An integrative analysis. The Lancet Psychiatry, 1(4), 286-293. doi:10.1016/s2215-0366(14)70307-4.
  21. Substance Abuse and Mental Health Services Administration. (2018). Key Substance Use and Mental Health Indicators in the United States: Results from the 2017 National Survey on Drug Use and Health (HHS Publication No. SMA 18-5068, NSDUH Series H-53). Rockville, MD: Center for Behavioral Health Statistics and Quality, Substance Abuse and Mental Health Services Administration.
Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares