domingo, abril 14, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

No menu items!
InicioOMCObservatoriosAplicar la perspectiva de género, esencial para abordar la salud y el...

Aplicar la perspectiva de género, esencial para abordar la salud y el Cambio Climático

Este miércoles, 20 de marzo, tuvo lugar el IV Encuentro Nacional de Mujeres Profesionales, organizado por el Consejo General de la Abogacía y Unión Profesional. En esta ocasión, el encuentro tuvo como tema central ‘Profesiones, igualdad de género y acción climática’ y contó con la participación de la Dra. Rosa Arroyo, vicepresidenta segunda del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM).

En concreto, la Dra. Rosa Arroyo, vicepresidenta segunda del CGCOM, participó en la mesa redonda ‘Profesionales, igualdad de género y acción climática’ del IV Encuentro Nacional de Mujeres Profesionales – Union Profesional. Junto a ella, intervinieron también: Nieves Sánchez, vicepresidenta del Colegio de Geólogos (ICOG); Maribel Santos, vocal zona Madrid del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas (CITOP); y Ana Barreira, directora general del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente. La mesa estuvo moderada por: Alicia Torrego, directora de la Fundación Conama.

La Dra. Arroyo agradeció su participación en este encuentro, como miembro de la Alianza Médica Contra el Cambio Climático del CGCOM (AMCC), lo que, en su opinión, “recuerda la necesaria inclusión de la perspectiva de género en los objetivos de esta Alianza”. Entre los cuales se encuentran “difundir la evidencia científica sobre el efecto del cambio y crisis climática en la salud, disminuir el impacto del sector salud sobre el cambio climático. Así como manifestar el compromiso de la profesión médica, los más de 300 000 colegiados, representada por los colegios médicos, el Consejo General y las sociedades científicas”.

Puso de manifiesto que “la crisis climática y ambiental es la mayor amenaza para la salud mundial del S. XXI, según Lancet (2023 Report – Lancet Countdown)”. A la cual se le atribuyen muertes prematuras, patología respiratoria, cardiaca, autoinmune, de salud mental, enfermedades infecciosas trasmitidas por vectores o por contaminación del agua. “El sector salud, que debería ser protector, se convierte en agresor siendo responsable del 4.5 % de las emisiones de un país. Hay mucho margen de mejora en nuestras prácticas médicas. Tenemos que trabajar en ello para conseguir un sistema sanitario más verde, sostenible y resiliente”, dijo la Dra. Arroyo.

Desigualdad a la hora de abordar enfermedades

En cuanto a la desigualdad existente a la hora de abordar las enfermedades, también las producidas por el cambio climático, evidenció las diferencias entre mujeres y hombres. Desde esa perspectiva de género, planteó la necesidad de no solo centrar esfuerzos en el mundo occidental, sino comprometernos más allá de nuestras fronteras. «Hay que contribuir -dijo- al refuerzo de sus sistemas de salud y a la educación en salud de sus mujeres”.

En los próximos 10 años, según expuso, se necesitarán 10 000 000 de trabajadores sanitarios y en educación, incluyendo para cuidados. En todos los casos hay una enorme proporción de mujeres que van a tener que realizar esos trabajos. “Por eso aplicar la perspectiva de género nos hará prever y resolver antes y mejor el binomio salud y cambio climático. Que afecta a los más vulnerables, las edades extremas de la vida, los países de menos recursos económicos y a las mujeres y niñas a nivel global. Es el trinomio que favorece el “círculo vicioso de la vulnerabilidad”: edad, etnicidad y género”, puntualizó.

En nuestro medio hay retraso diagnóstico mayor en mujeres que hombres en 700 enfermedades ( https://mujeresconciencia.com/2019/06/04/perspectiva-de-genero-en-medicina/  ), con la excepción de la osteoporosis; y el proyecto EVA (https://espanol.medscape.com/verarticulo/5907414?form=fpf) se ha estudiado la afectación de la vacuna de la COVID-19 sobre el ciclo menstrual.

Educar en cambio climático

“Los médicos y los profesionales sanitarios tenemos el doble rol de educarnos y educar, porque tenemos el reconocimiento y la confianza de la sociedad. Nuestros millones de consejos diarios sobre hábitos saludables, consumo de proximidad, actividad física. Así como el uso del trasporte colectivo cuando es necesario, pueden mejorar la salud de todos y hacer más eficientes los sistemas sanitarios”, expuso.

Esta eficiencia es mucho más necesaria para fortalecer la atención entre la población más vulnerable en los países de bajos recursos. Lo que impacta más en la salud y la seguridad de niñas y mujeres. “Los efectos del cambio climático obligan a muchas niñas a dejar la escuela para ayudar a sus madres en los cuidados. Tienen riesgo de violencia sexual cuando se desplazan a recoger el agua, lo mismo que en los desplazamientos y migraciones por fenómenos meteorológicos extremos, con exacerbamiento de los embarazos no deseados, disminución de los recursos para las enfermedades de salud sexual, reproductiva, maternal y perinatal”, añadió la Dra. Arroyo.

Además, “la desnutrición se acusa más en las mujeres, especialmente en el periodo de embarazo y lactancia, pero también suelen ser las últimas en comer cuando hay escasez”, subrayó.

En este sentido, mencionó “la labor de ONG como Mujeres por África, con sus programas para la prevención, tratamiento y rehabilitación de las mujeres con fístula obstétrica, que afecta a 2.5 millones). Además de la lucha contra la mutilación genital femenina, la mortalidad materno-infantil, las infecciones por VIH, malaria o tuberculosis.

También destacó la labor de WGH Spain  “por su trabajo y su voz para vencer las inequidades en el acceso a la salud antes de que aparezcan y sus programas de mentoría”.

Acceso al Grupo de Trabajo Salud y Cambio Climático del CGCOM

Profesionales, igualdad de género y acción climática

La jornada estuvo inaugurada por Victoria Ortega, presidenta de ambas entidades, y Begoña Suáre, subdirectora General para el Emprendimiento, la Igualdad en la Empresa y la Negociación Colectiva del Instituto de las Mujeres. Siguiendo la tradición de encuentros precedentes. Se desarrolló en dos partes: una conferencia que corrió a cargo de Dina Garzón, cofundadora y coordinadora de la Red Ecofeminista. Una mesa redonda que aunó diferentes perspectivas profesionales en torno a la igualdad de género en la acción climática.

La directora general del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente, Ana Barreira, se centró en el papel del derecho para hacer frente a la degradación del planeta. Puso de relieve que «el derecho siempre va por delante». A la vez que reclamó una equidad inter e intrageneracional, «lo que sin duda se conseguirá a través de mecanismos jurídicos».

Para la vicepresidenta del Colegio de Geólogos, Nieves Sánchez, «encontrándonos ante el mayor reto de la humanidad, el gran éxito será como lo ha sido a lo largo de los tiempos, la prevención». Sánchez apeló a la cultura de la seguridad, de cuya promoción se deducen sociedades más maduras y resilientes. Conscientes de lo colectivo, y un compromiso ambiental por parte de las profesiones colegiadas. «Algo que ya se está llevando a cabo la inserción de la ética ambiental en los códigos deontológicos es el camino a seguir, teniendo presente la igualdad como elemento clave».

Ingeniería restaurativa

Maribel Santos, vocal de la zona de Madrid del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, reflexionó sobre el papel contradictorio de la ingeniería con respecto al daño que se le está causando al planeta. Siendo responsable en gran parte de ese daño ambiental, la llamada «ingeniería restaurativa». Esta trabaja desde el compromiso con el medio ambiente. Así como en la mitigación de los efectos del cambio climático como en la adaptación de la sociedad a los efectos del mismo. Para que el proceso de mitigación sea satisfactorio, Santos recomendó la reducción de las diferentes brechas: «digital, género y climática».

La jornada fue clausurada por Emiliana Vicente, presidenta del Consejo General de Trabajo Social y tesorera de Unión Profesional, quien consideró imprescindible apelar a la acción feminista y ecologista. «Para que así podamos pasar de contar sucesos a enumerar resultados. Hemos de dejar de lamentar el número de víctimas y prevenir que lo sean. En definitiva, hemos de hacer todo lo que esté en nuestras manos para trascender la parálisis y sumar acciones»

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares