Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

La reforma del Sistema de Dependencia pretende agilizar la entrada de los grandes dependientes, según Servicios Sociales

17/07/2012


El Consejo de Ministros del pasado viernes dio el visto bueno a la reforma del sistema de dependencia acordado en el Consejo Territorial del pasado martes, 10 de julio. La reforma para la mejora del Sistema de Dependencia sobre dos objetivos esenciales, según Servicios Sociales: por un lado, dar prioridad a la valoración, reconocimiento y atención de los grandes dependientes; y por otro, consolidar una red pública de servicios sociales que favorezca la sostenibilidad del modelo y genere puestos de trabajo

Madrid, 16 de julio 2012 (medicosypacientes.com)

El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes el Real Decreto Ley que incluye la reforma para la mejora del Sistema de Dependencia sobre dos objetivos esenciales: por un lado, dar prioridad a la valoración, reconocimiento y atención de los grandes dependientes; y por otro, consolidar una red pública de servicios sociales que favorezca la sostenibilidad del modelo y genere puestos de trabajo.

El Real Decreto Ley se basa en el acuerdo del Consejo Territorial del Sistema de Autonomía Personal y de Atención a la Dependencia del pasado martes, cuando el Gobierno y las CCAA pactaron iniciar la reforma de un modelo que daba síntomas de colapso.

El IMSERSO, ha efectuado una evaluación del funcionamiento de Sistema que arroja una serie de datos, entre ellos: un desfase presupuestario de 2.700 millones de euros con respecto a la previsión inicial y una lista de espera de más de 300.000 personas.

La reforma para la mejora del Sistema de Dependencia pretende agilizar, según la Administración, la entrada de los grandes dependientes, que son los que más y mejor atención necesitan, a través de la simplificación de los grados de reconocimiento (de seis niveles pasa a tres grados) y del aplazamiento del acceso de los dependientes moderados, en su mayoría ya atendidos por los servicios sociales. Asimismo, se incluye una reducción del 15% de la prestación por cuidador familiar, una figura que la administración va a mantener, pero que al mismo tiempo va a controlar con más rigor para asegurarse de que la persona dependiente recibe una asistencia adecuada y profesionalizada. En este sentido, la propuesta del Gobierno, acordada con las CCAA, establece la ampliación de la ayuda por asistente personal para todos los grados de Dependencia.

Asimismo, se ha anunciado la revisión del modelo de cotizaciones de los cuidadores no profesionales en el entorno familiar. Para ello, los Ministerios de Sanidad y de Empleo y de la Seguridad Social acordarán un nuevo régimen acorde con las circunstancias de esta figura. No obstante, los cuidadores que ya coticen no saldrán de la Seguridad Social en tanto en cuanto no se determine el nuevo Régimen.

Se amplía a dos años el plazo para que las personas que aún no tienen reconocido el grado de Dependencia, o no perciben aún la prestación, reciban dicha cuantía, y a su vez, la propuesta para la mejora de la Ley define unos criterios comunes para la determinación de la capacidad económica del usuario según renta y patrimonio.

La aportación del beneficiario al Sistema es uno de los aspectos que siempre ha formado parte de la norma, y a partir de ahora el Gobierno y las CCAA trazarán otros parámetros de acuerdo con el nivel de renta del dependiente. Aquellas personas cuyos recursos estén por debajo de la cantidad mensual del IPREM (Indicador Público de la Renta de Efectos Múltiples) no abonarán nada, y a partir de aquí la aportación se medirá de forma progresiva (a más renta, más desembolso) hasta llegar al 90% del coste del servicio.

Otra de las líneas fundamentales de la mejora del Sistema de Autonomía Personal y de Atención a la Dependencia consiste en la modificación de los criterios para financiar el modelo en cada una de las CCAA. El Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros apunta, en esta línea, que en el reparto de fondos comenzará a ponderarse el nivel de prestaciones por asistencia en servicios. El objetivo a conseguir pasa por construir una red pública de servicios sociales de calidad, en donde el dependiente reciba la mejor atención posible.

Un 7 % de las plazas de formación sanitaria,
para discapacitados

Asimismo, se ha aprobado que un 7% de las plazas de formación sanitaria especializada sean para personas con discapacidad, de acuerdo con la adaptación de la normativa de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Según dicha normativa, el Gobierno ha de desarrollar una serie de medidas de acción positiva para que en las convocatorias anuales de pruebas selectivas, en este caso para el acceso a la formación sanitaria especializada, un 7% de las plazas ofertadas sean cubiertas por personas con discapacidad. Estas personas habrán de superar las citadas pruebas, acreditar su discapacidad y demostrar la compatibilidad con el tipo de funciones que conlleva la responsabilidad a la que aspira. Así, las personas con discapacidad podrían optar a la convocatoria que se publique este año y acceder a las plazas de formación sanitaria especializada que se ofrezcan en 2013.

La distribución de las plazas de la convocatoria 2012-2013 entre las distintas titulaciones se llevará a cabo de forma global, y los ejercicios a realizar, los criterios de calificación y la puntuación necesaria para superar las pruebas serán los mismos para todos los aspirantes, cualquiera que sea el turno, ordinario, o para personas con discapacidad, sin perjuicio de las adaptaciones, ajustes o apoyos complementarios que procedan en cada caso.

Las medidas de acción positiva que adoptará el Gobierno pretenden lograr un equilibrio entre los principios de igualdad, mérito y capacidad. Cada aspirante a las plazas con discapacidad elegirá la plaza y la especialidad que considere compatible con si situación particular, sin prejuicio del resultado del reconocimiento médico al que se someta (al igual que sucede con el resto de aspirantes).