Campaña medicina rural

Viernes, 19 Agosto 2022

La mitad de octogenarios no recibe el tratamiento que necesita para corregir la estenosis aórtica, según la Sociedad Española de Cardiología

20/09/2012

La estenosis aórtica o estrechez de la válvula del corazón, es la enfermedad de válvula cardiaca más común y afecta en España al 10% de la población mayor de 80 años. El estudio PEGASO, presentado durante la reunión anual de La Sección de Cardiología Geriátrica de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), desvela que la mitad de estos pacientes no recibe el tratamiento, de cirugía o percutáneo, que necesita para corregir la estrechez de la válvula aórtica o puerta de salida del corazón, y que podría mejorar notablemente su calidad y esperanza de vida. En la reunión se han abordado también temas como el anciano polimedicado o la práctica clínica en estos pacientes

Palma de Mallorca, 21 de septiembre de 2012 (medicosypacientes.com)

La estenosis aórtica o estrechez de la válvula del corazón, es la enfermedad de válvula cardiaca más común y afecta en España al 10% de la población mayor de 80 años. El estudio PEGASO, presentado durante la reunión anual de La Sección de Cardiología Geriátrica de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), desvela que la mitad de estos pacientes no recibe el tratamiento, de cirugía o percutáneo, que necesita para corregir la estrechez de la válvula aórtica o puerta de salida del corazón, y que podría mejorar notablemente su calidad y esperanza de vida. En la reunión se han abordado también temas como el anciano polimedicado o la práctica clínica en estos pacientes.

En la reunión, que concluye hoy en Palma de Mallorca, se ha presentado el estudio PEGASO (Pronóstico de la Estenosis Grave Aórtica Sintomática del Octogenario) que ha consistido en un registro prospectivo de ámbito nacional en el que se ha estudiado a 1.000 personas de más de 80 años a las que se ha seguido durante dos años. Los pacientes estudiados presentaban una grave enfermedad de la válvula de la aorta, que se puede considerar como “la puerta de salida del corazón”, comunicando este órgano con el resto del cuerpo.

Esta enfermedad, denominada técnicamente estenosis aórtica, es la enfermedad más frecuente de las válvulas del corazón, y afecta al 10% de la población mayor de 80 años, informan desde la SEC.

Según el estudio PEGASO, la mitad de los pacientes de más de 80 años con este problema no recibe ningún tipo de tratamiento (cirugía o percutáneo), además del tratamiento médico, de forma que solo una cuarta parte se trata con cirugía y otra cuarta parte con un tratamiento percutáneo, mediante el cual se les implanta una válvula aórtica.

Tanto los pacientes que se operan como los que reciben el tratamiento percutáneo experimentan una mejoría notable de su calidad de vida. El mensaje de este estudio está claro: pone de manifiesto la necesidad de intervenir a pacientes octogenarios con estenosis de la aorta”, destaca el Dr. Manuel Martínez Sellés, presidente de la Sección de Cardiología Geriátrica de la SEC y  miembro de la unidad de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid.

En la reunión también se van a presentar los primeros resultados del estudio 4C, “Caracterización Científica del Corazón del Centenario”, impulsado conjuntamente por la Sección de Cardiología Geriátrica de la SEC y la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG). Se trata de otro estudio nacional para el que ya se han reclutado a más de 70 centenarios y cuyo objetivo es llegar a los 100. “Este estudio va a tener un gran valor desde el punto de vista cardiológico, puesto que se va a realizar un análisis geriátrico muy completo de estas personas, registrar dónde viven, si son dependientes o no, su situación cognitiva, efectuarles un electrocardiograma y un ecocardiograma y un estudio genético, realizado en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en Santiago de Compostela, para estudiar los genes de la longevidad y descubrir por qué este colectivo de individuos ha llegado a vivir más de cien años”, explica el Dr, Martínez Sellés.

“Actualmente no se sabe nada del corazón de los centenarios. Se han hecho estudios en pacientes nonagenarios, pero no se han realizado electrocardiogramas y ecocardiogramas a un grupo de individuos centenarios. La hipótesis es que deben tener algún tipo de protección, pero no sabemos cuál”, informa el Dr. Martínez Sellés.

Anciano polimedicado

Otra sesión de gran interés de la reunión es la dedicada al anciano polimedicado. Actualmente, el anciano que ha sufrido un infarto agudo de miocardio (IAM) recibe el alta del hospital con una prescripción media de entre 8 y 12 pastillas solo para controlar su riesgo cardiovascular, a las que, a menudo, se deben sumar otras píldoras para tratar las otras patologías que padece, como la diabetes, el deterioro cognitivo, la osteoporosis o  enfermedades osteomusculares para las que debe tomar numerosos analgésicos y antiinflamatorios, explican los especialistas.Además, añaden que esta situación no solo hace extremamente difícil el cumplimiento terapéutico, sino que propicia que se produzcan interacciones medicamentosas y sus efectos indeseables.   

Cada vez más, los cardiólogos nos planteamos que una disminución del número de comprimidos podría mejorar el cumplimiento terapéutico por parte del anciano polimedicado y, en vez de apostar por el tratamiento óptimo o ideal (imposible de cumplir), apostamos por el factible. Por esta razón, en la actualidad, ya se están juntando dos pastillas en una, para controlar el riesgo cardiovascular, como dos antiagregantes o dos antihipertensivos en un mismo comprimido. Pero, lamentablemente, el número de pastillas que deben tomar sigue siendo alto”, informa el Dr. Martínez Sellés.

De hecho, otro de los temas tratados son las opciones terapéuticas más allá de los fármacos, ya que los tratamientos farmacológicos son tan importantes como los no farmacológicos en los pacientes ancianos. “Una parte muy importante del control del riesgo cardiovascular depende del control de los factores de riesgo con medidas no farmacológicas, como dejar de fumar o comer sin sal, aunque se tomen fármacos. Hemos visto que el abandono del tabaquismo es útil incluso en edades avanzadas y se debe recomendar a los pacientes. No debemos tirar nunca la toalla con los pacientes ancianos”, comenta el Dr. Martínez Sellés.