Martes, 20 Agosto 2019

Opinión

Dr. Juan Martínez: "Atención necesitamos un médico"

El doctor Juan Martínez escribe un interesante artículo, bajo el título "Atención necesitamos un médico", en el que reflexiona sobre el rol del médico y su papel en la sociedad actual y en el contexto político y sanitario que rodean a estos profesionales

08/12/2013 medicosypacientes.com

Madrid, 9 de diciembre 2013 (medicosypacientes.com)

 

"Atención necesitamos un médico"

Dr. Juan Martínez

Alguien se muere, alguien nace, alguien siente dolor: necesitamos un médico. Parece obvio que es así, es nuestro rol fundacional, para eso estamos. Pero hay mucho más.

La gente no quiere enfermar. La gente quiere mejorar su salud. Todos necesitamos una sociedad más justa que se ocupe de los desfavorecidos, de los dependientes, de las personas con necesidades especiales. La sociedad quiere también que se gasten bien, de modo eficiente, todos esos recursos menguantes dispuestos para la atención sanitaria; también aquellos destinados a la prevención, y también aquellos destinados a la mejora activa y promoción de la salud. Y ahí también necesitamos médicos.

Alguien habla de salud y bienestar en un medio de comunicación. Y a eso que él llama salud y bienestar en realidad es el nuevo negocio emergente del wellness, basado en la televenta de costosos cachivaches o de productos alimentarios y pseudofarmacéuticos, de improbable eficacia y seguridad. Ahí necesitamos más médicos.

La política es medicina a gran escala (Virchow), pero: ¿dónde se quedaron hoy los médicos en todo esto? El panorama político y social está inundado de, por ejemplo, abogados que hablan de todo, incluyendo de salud y medicina. También, todo hay que decirlo, de indocumentados mediáticos con ánimo de lucro. Y pocos médicos en este contexto hacen si no ya intromisión en áreas aledañas, al menos intervenir con tino en cuestiones como la salud, la protección social, y el bienestar, cuando tendrían más autoridad para hacerlo.

Los médicos queremos a nuestros pacientes, incluso aquellos de nosotros que no hacemos asistencia directa, tarde o temprano volvemos a ella. Es nuestro sino culposo, no tenemos remedio. Pero necesitamos médicos que ocupen el lugar que hoy detentan otros profesionales sanitarios, o simples oportunistas. El liderazgo natural para hablar en cualquier foro del binomio salud-enfermedad, o mejor aun del referente "bienestar" es el médico, que debe elevar su autoestima social, comenzar a personarse como artífice de salud en aquellos lugares limítrofes a la tarea cotidiana, empezando por la propia escuela de sus hijos, para dar un poco de valor añadido, eso que ahora se llama "responsabilidad social corporativa", que mejore si cabe, nuestra ya de por sí reconocida actividad asistencial. Reconocimiento social, que no laboral, puesto que España está a la cola de la OCDE en cuanto a salarios médicos se refiere.

Solo en Madrid hay más de 40.000 médicos; si, pongamos por caso, nos cogiéramos de la mano, llegaríamos holgadamente a Aranjuez y volveríamos a la Puerta del Sol, como un anillo imaginario a favor de la salud y el bienestar, el principal valor de una sociedad justa.

Con la excepción de la deslumbrante defensa del sistema sanitario público, universal y gratuito, que se ha hecho estos meses atrás en forma de marea, ni antes ni me temo que después, volveremos a ocupar un espacio natural en la sociedad en que vivimos, que nos reclama soluciones a sus problemas, oportunidades de futuro y claves para su desarrollo personal y colectivo. Los médicos estamos tremendamente desaprovechados.