Campaña medicina rural

Domingo, 14 Agosto 2022

Angina de Pecho

30/07/2012

 

La angina de pecho suele deberse al estrechamiento de las arterias coronarias, que son las que llevan sangre al corazón. Este estrechamiento está asociado a la arteriosclerosis, un proceso inflamatorio de la pared de la arteria que se inicia con la acumulación progresiva de grasa en la arteria. Si se sospecha este diagnóstico, su médico puede realizar algunas pruebas, Según los hallazgos de las mismas se le recomendará al paciente tratamiento médico, solo o asociado a dilatación de las lesiones coronarias mediante un catéter (con o sin stent) o a cirugía

Madrid, 30 de julio 2012 (medicosypacientes.com)

Dr. Luis Rodríguez Padial. La angina de pecho suele deberse al estrechamiento de las arterias coronarias, que son las que llevan sangre al corazón. Este estrechamiento suele deberse a la arteriosclerosis, un proceso inflamatorio de la pared de la arteria que se inicia con la acumulación progresiva de grasa en la arteria.

Cuando existe estrechamiento de las coronarias, el paciente suele notar dolor (o presión) en el pecho (la denominada angina), aunque también puede sentir dificultad para respirar o arritmias. El dolor (o la presión) suele localizarse en el centro del tórax, aunque puede sentirse también molestia en el cuello o los brazos. A veces, se acompaña de sudoración y náuseas. Estas molestias suelen aparecer cuando el corazón necesita más sangre, como con el ejercicio físico o en situaciones de estrés. En casos más graves, las molestias pueden aparecer en reposo. Si la molestia se prolonga durante algún tiempo, puede aparecer un infarto. Algunos pacientes, especialmente los diabéticos, pueden no tener dolor aunque tengan un infarto de miocardio.

Si nota molestias de este tipo, es importante que consulte con su médico. Si se sospecha este diagnóstico, su médico puede realizar algunas pruebas como electrocardiograma, prueba de esfuerzo, coronariografía, etc. Según los hallazgos de estas pruebas le recomendará tratamiento médico, solo o asociado a dilatación de las lesiones coronarias mediante un catéter (con o sin stent) o a cirugía.

En el tratamiento médico es importante la prevención de la aterosclerosis (disminuir el colesterol, controlar la presión arterial, evitar el tabaco, controlar la glucemia, etc.) según su situación clínica. Para el tratamiento del dolor se recomienda la nitroglicerina, que dilata las arterias coronarias. En el tratamiento médico a largo plazo, además de la prevención indicada, debe evitarse la formación de trombos en las arterias (aspirina u otros antiagregantes), controlar la frecuencia cardiaca y la presión arterial, y facilitar la irrigación del corazón.

Dr. Luis Rodríguez Padial, cardiólogo
y presidente del Colegio de Médicos de Toledo.