sábado, mayo 25, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioActualidad sanitariaUn mapa nacional de RRHH y criterios comunes de gestión de tiempos...

Un mapa nacional de RRHH y criterios comunes de gestión de tiempos de espera: soluciones a las listas de espera del SNS

Ante el aumento de las listas de espera para citas médicas e intervenciones quirúrgicas en el Sistema Nacional de Salud (SNS), el Consejo Económico y Social (CES) propone la elaboración de un mapa nacional de Recursos Humanos actualizado, aumentando las plazas en las especialidades que lo requieran y dando incentivos para cubrir plazas en entornos poco demandados, así como establecer criterios comunes de gestión de tiempos de espera en el sistema público como solución a esta problemática.

Así se desprende de su informe ‘Sistema Sanitario: situación actual y perspectivas de futuro’, que fue presentado en el mes de febrero y que este jueves ha sido entregado a la ministra de Sanidad, Mónica García, por el presidente del Consejo Económico y Social, Antón Costas.

Este informe aborda de manera exhaustiva los retos del sistema sanitario español, proponiendo medidas concretas para mejorar la Atención Primaria, la atención especializada, la gestión de recursos humanos, la participación del paciente, la investigación biomédica y la digitalización sanitaria, entre otros aspectos clave.

Entre las propuestas para mejorar la gestión de los recursos humanos y, como consecuencia, reducir las listas de espera, el CES propone crear un registro real y actualizado de la distribución de los recursos humanos ya que «el volumen exacto y los perfiles del personal adscrito al sistema sanitario público no se conocen con exactitud, dada la tardanza en la plena puesta en funcionamiento del registro estatal de profesionales sanitarios».

«Transcurridos más de diez años desde la creación del Registro de profesionales sanitarios, es necesario que se haga plenamente operativo como instrumento imprescindible para el conocimiento, la planificación y la coordinación de los recursos humanos en el sistema sanitario», señalan en el informe.

Según datos de la Encuesta de Población Activa, entre 2008 y 2023, el total de personas asalariadas en el sector sanitario ha pasado de 830.200 a 1,2 millones, con un reseñable incremento experimentado a partir de la pandemia en 2020. En estos quince años, el sector público ha experimentado un aumento de asalariados del 33 por ciento mientras que el sector privado se ha mostrado especialmente dinámico, con un crecimiento del 66 por ciento, tal y como se muestra en el informe del CES.

Estas cifras han dado lugar a un ligero cambio en la distribución, de modo que el peso del empleo asalariado privado en sanidad ha crecido del 30,7 por ciento en 2008 al 35,6 por ciento en 2023. Con todo, el SNS sigue siendo el principal empleador del sistema sanitario, con el 64,4 por ciento de las personas asalariadas a su cargo.

No obstante, a pesar de este aumento de empleados sanitarios en los últimos años, el sistema sanitario público se enfrenta cada vez a unas listas de espera más extensas y con una Atención Primaria cada vez más desgastada.

Las listas de espera constituyen un problema multifactorial y, por ello, según indica este informe, para lograr una solución sería necesario tener en cuenta la evolución de la morbilidad y la frecuentación de los servicios, los recursos humanos disponibles, la financiación, el grado de coordinación entre los niveles de atención primaria y especializada, la dotación de recursos (incluidos los tecnológicos), los recursos de la sanidad privada, los cambios en el sistema de registro e información, los procesos de gestión o incluso la educación en salud, entre otros.

«Las listas de espera deberían ser evaluadas con criterios coste-eficiencia y de resultados en salud y es preciso dotarse de instrumentos estructurales que eviten la formación de bolsas de pacientes en espera de atención y gestionen los tiempos de una manera eficaz, transparente y evaluable», apunta el documento.

Las soluciones propuestas por el CES ante esta problemática incluyen: desarrollar los análisis adecuados para conocer de forma precisa las causas del incremento de las listas de espera, evitando recurrir a medidas oportunistas y coyunturales; y alcanzar un acuerdo sobre criterios comunes de gestión de los tiempos de espera en el SNS, configurando un mecanismo estructural de anticipación y respuesta a la formación de las listas de espera, con criterios de transparencia y evaluación de resultados, que actúe en los factores de demanda, oferta y gestión.

Con respecto a la situación de la Atención Primaria (AP), el CES advierte de que este sector atraviesa «una situación especialmente crítica» y asegura que es y debe ser «el verdadero eje del sistema».

«Actualmente un cuarto de la población que necesita una consulta la consigue en las primeras 24/48 horas. Ha habido un incremento sustancial en las consultas de AP, especialmente en el año 20/21, principalmente debido a la acumulación de patologías crónicas debido al envejecimiento, aumentando la frecuencia un 45 por ciento», explicó el presidente de la Comisión de Trabajo del CES, Félix Martín, durante la presentación del documento.

Además, en este aspecto hay también diferencias socioeconómicas y territoriales «con intervalos de tres a seis consultas por habitante y año» según su territorio. Por ello, el documento propone incrementar el número de profesionales mejorando las condiciones laborales, de estabilidad, de atracción de talento, y reducir la temporalidad.

«A pesar del aumento del volumen de personal en los últimos años no se ha llegado a recuperar el número que teníamos previo a la crisis de 2008, y el profesional contratado durante la pandemia no se ha mantenido en su totalidad. Las condiciones laborales son disuasiorias, hay dificultades de conciliación, temporalidad de contratos», incidió Félix Martín.

ÁREAS DE MEJORA EN EL SNS: PROPUESTAS DEL CES
Por otro lado, el informe también analiza las diferentes áreas de mejora dentro del Sistema Nacional de Salud, proponiendo medidas para llevar a cabo dicha mejora. Entre estas áreas se encuentra hacer realmente efectiva la universalidad del SNS, una medida que requiere optimizar sus recursos, la gobernanza y la cooperación en el conjunto del sistema sanitario, así como la calidad de la atención centrada en el paciente.

Para lograr dicha cobertura universal, el CES propone: desligar definitivamente el acceso al SNS de la condición de aseguramiento de la Seguridad Social; avanzar en la universalidad del sistema sanitario, extendiendo el derecho a la atención sanitaria a las personas cuya titularidad no había sido explícitamente reconocida; y aprobar el desarrollo reglamentario pendiente del Real Decreto-ley 7/2018, homogeneizando y simplificando los requisitos administrativos de acceso al derecho eliminando barreras que obstaculicen el acceso a la atención sanitaria.

Otro área de mejora en el SNS es la equidad en el acceso a los servicios de atención sanitaria ya que, a pesar de los esfuerzos realizados para asegurar la igualdad en el acceso, los datos muestran la persistencia de inequidades en distintos espacios de la acción del SNS.

Por ello, el CES propone: incrementar el esfuerzo en la detección, el análisis y la evaluación de las desigualdades en salud y en el acceso a las prestaciones del sistema sanitario; analizar el impacto en la equidad de los copagos y las exclusiones de prestaciones, medicamentos y productos sanitarios de la financiación; y mejorar la equidad en el SNS actuando con proporcionalidad, con respuestas progresivamente más intensas en función de las condiciones socioeconómicas, aplicando medidas selectivas para mejorar las circunstancias de las personas en situación de mayor vulnerabilidad.

Relacionados

Adjuntos

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares