sábado, mayo 25, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioOMCColegios y consejos autonómicosReconocimiento del Colegio de Médicos de Salamanca a la labor “esencial” de...

Reconocimiento del Colegio de Médicos de Salamanca a la labor “esencial” de las Fuerzas de Seguridad en un acto de homenaje a médicos jubilados

El Colegio de Médicos de Salamanca ha celebrado tres actos de homenaje previstos a 130 facultativos jubilados en los que ha hecho un reconocimiento a la labor “esencial” de las Fuerzas de Seguridad. En el último ha acto ha estado presente el Dr. José María Rodríguez Vicente, secretario general del Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM)

El Colegio de Médicos de Salamanca ha culminado los tres días de homenaje a los casi 130 facultativos que se han jubilado entre julio de 2019 y junio de 2022, jornadas en las que también se han entregado las Medallas de Oro de la institución a la exministra de Sanidad, Ana Pastor, y a las Fuerzas de Seguridad de la provincia.

Esta última sesión festiva celebrada el 1 de julio empezó, al igual que las anteriores, con una misa en la iglesia de San Marcos en honor a la patrona de los médicos, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Posteriormente, ya en el salón de actos del Colegio, el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, recogía la distinción a la Policía Local por su implicación y su ímprobo trabajo durante la pandemia por covid-19, no “solo para hacer cumplir la normativa, sino también en pro de la salud y la vida de los ciudadanos”, como resaltó el presidente del Colegio, el Dr. Santiago Santa Cruz.

En su discurso de agradecimiento, el alcalde mostró su orgullo por los profesionales sanitarios y la sanidad salmantina, porque “se han dejado la piel” durante la covid-19, pero también porque, con su trabajo, han situado a Salamanca como una de las mejores provincias en asistencia sanitaria de todo el país. Alabó también el trabajo de los todos los empleados púbicos durante la pandemia, y en concreto el de la Policía Local, reconocida con la Medalla de Oro del Colegio, por una implicación “innegable” en acciones en las que han tenido un especial protagonismo, como la vacunación masiva, el control de las personas confinadas durante las primeras olas pandémicas o ayudando a los colectivos más vulnerables. A los jubilados les animó a disfrutar de su merecido descanso y les dio las gracias, porque, como dijo, “la vida, debido a su trabajo, es hoy más larga”.

Posteriormente, recibieron la insignia y el diploma como colegiados honoríficos los médicos que han alcanzado la edad de jubilación presentes en el salón de actos, a quienes el vocal de Jubilados, el Dr. Victoriano Guinaldo Sanz, les mostró el “agradecimiento infinitivo” por su entrega a lo largo de estos más de 40 años, de forma especial durante la pandemia, a la que tuvieron que hacer frente incluso “sin protección” en los primeros meses. Hizo, además, un repaso por la revolución tecnológica de la medicina en estas décadas, para resaltar, sin embargo, que la base debe estar siempre en la relación médico-paciente, nominada para ser Patrimonio de la Humanidad, y que en la actualidad está especialmente amenaza por la falta de inversión en recursos humanos.

Sobre este cambio exponencial en la forma de ejercer la profesión indagó también el Dr. Juan Jesús Cruz, quien, en nombre de los honoríficos, dio “gracias a Dios” por haberle permitido ejercer “algo más que una profesión, una forma de vida hasta el final de nuestros días”. Aunque los métodos diagnósticos, los tratamientos y las nuevas tecnologías han supuesto un cambio total de paradigma en la forma de hacer Medicina, el doctor apostó por seguir contando con médicos que, por supuesto, “estén formados” en estos métodos de vanguardia, “en el saber”, pero que también mantengan “las virtudes morales que les permitan saber actuar y proteger la relación médico-paciente”.

Para terminar, el presidente del Colegio de Médicos, el Dr. Santiago Santa Cruz, quiso rendir un emotivo homenaje a todos los profesionales que se han dejado la piel, y algunos la vida, durante la pandemia con la proyección del vídeo creado por la institución colegial con la colaboración de la Escuela DaCapo, la voz de la pediatra y soprano Amparo Mateos y las fotografías de Vicente Sierra Puparelli. Además, ante el alcalde, pidió que la ciudad de Salamanca cuente con un monumento que “sirva de memoria histórica” para que nadie olvide el trabajo y la implicación de los médicos en esta crisis sanitaria, como ya han hecho otras ciudades como Madrid, León, La Rioja o Córdoba.

Concluido el acto, la fiesta se trasladó al Casino de Salamanca para celebrar la tradicional comida de homenaje y confraternidad.

En la segunda sesión se nombraron Colegiados de Honor con Medalla de Oro a la Guardia Civil y a la Policía Nacional de Salamanca, por su labor “esencial” y porque “salvan vidas”, siempre en permanente colaboración con los sanitarios, como ha indicado el presidente del Colegio, el Dr. Santiago Santa Cruz.
 
Tras la celebración de la misa en la Iglesia de San Marcos en honor a la patrona de los médicos, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, el salón de actos de la institución colegial ha acogido, en primer lugar, la entrega de distinción y diploma a los nuevos Colegiados de Honor, que han recogido el teniente coronel, jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca, Pedro Merino Castro, y el jefe de la Comisaría Provincial de Salamanca, Claudio Javier Díaz Serrano.
 
Tras agradecer esta distinción, Pedro Merino quiso compartir con los asistentes “el espíritu benemérito” que guía a la Guardia Civil desde su constitución en 1846, que es “prestar auxilio a todos con todas las medidas a nuestro alcance, estemos o no de servicio”, una labor que comparten, de forma muy especial durante la pandemia por covid-19, con los profesionales sanitarios, “verdaderos héroes que han echado el resto para salvar vidas incluso arriesgando la suya propia”.
 
En la misma línea, Claudio Javier Díaz Serrano destacó “el binomio” perfecto que hacen la Policía y los médicos, de los que “seguimos aprendiendo cada día”; así como el valor de la “confianza” que hay que seguir manteniendo entre los ciudadanos y pacientes.
 
Tras la lectura del acta de nombramiento como Colegiados Honoríficos por parte del secretario general del Colegio, el vocal de Médicos Jubilados, el Dr. Victoriano Guinaldo Sanz, les pidió que busquen “esas pequeñas cosas” que les apasionan para mantenerse activos en su nueva vida, al tiempo que lamentó el devenir de una profesión que ha pasado del “reverencial respeto a la falta de reconocimiento”, en parte por el lastre que supone la cada vez más acuciante falta de médicos.
 
Según las estimaciones, ha destacado el vocal de Jubilados, en 2027 habrá un déficit de 9.000 facultativos en España, que serán 18.000 en 2035, si no hay una verdadera apuesta por la inversión en recursos humanos por parte de una clase política con “escasos estadistas que se preocupen de las próximas generaciones”.
 
Una vez impuestas las insignias a los médicos jubilados presentes en el acto, la Dra. Esther del Barrio Gómez, en representación de los nuevos Honoríficos, mostró “el orgullo” de todos por el deber cumplido, además en una época de esplendor que situó a la Medicina española en los primeros puestos mundiales. Una posición de privilegio ahora amenazada por la “deficiente planificación”, y que se sufre de forma preocupante en Salamanca y el conjunto de Castilla y León, donde se están perdiendo profesionales con “una formación excelente y una experiencia acreditada” debido a los mejores contratos que les ofrecen en otras comunidades autónoma, e incluso en el extranjero.
 
Para terminar, el presidente del Colegio de Médicos, el Dr. Santiago Santa Cruz, volvió a reconocer el enorme trabajo y sacrificio que han desempeñado los sanitarios durante la pandemia, también los gestores, y anunció su intención de volver a pedir al Ayuntamiento que dedique una estatua o una calle para que no se olvide la labor de los médicos frente a la covid-19, un símbolo necesario que se uniría a la Glorieta de los Sanitarios que ya alberga  la ciudad de Salamanca.
 
Concluido el acto, la fiesta se trasladó al Hotel Hospes Palacio de San Esteban para celebrar la tradicional comida de homenaje y confraternidad.
Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares