domingo, febrero 25, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioOMCPresidente OMC en Acta Sanitaria:"Se ha perdido la cultura de la negociación...

Presidente OMC en Acta Sanitaria:»Se ha perdido la cultura de la negociación y el pacto»

Recortes salariales, modificaciones de jornadas o disminución de plantillas, movilizaciones,… protagonizan en estos momentos el panorama sanitario. El presidente de la OMC, el doctor Juan José Rodríguez Sendín, analiza la situación en esta entrevista concedida, recientemente,  a «Acta Sanitaria», en la que se muestra convencido de que  «se ha perdido la cultura de la negociación y el pacto»

 

 

Madrid, 11 de diciembre 2012 (medicosypacientes.com)


Recortes salariales, modificaciones de jornadas o disminución de plantillas, movilizaciones,…protagonizan en estos momentos el panorama sanitario. El presidente de la OMC, el doctor Juan José Rodríguez Sendín, analiza la situación en esta entrevista concedida, recientemente,  a «Acta Sanitaria», en la que asegura, convencido, que  «se ha perdido la cultura de la negociación y el pacto».

-¿Cómo describiría el panorama?

-Hay Comunidades Autónomas que han sabido dosificar mejor decisiones que, probablemente, están obligadas a tomar. Han advertido que tienen efectos importantes y que pueden a afectar a la calidad de la asistencia. Y ha habido otras que, en función de los calendarios y las oportunidades electorales, han aplicado los criterios de una manera más drástica, o sin explicaciones suficientes. Una de ellas es Madrid y otra Andalucía, donde también se ha creado un buen problema con los residentes, como consecuencia de una serie de decisiones que les afectan muchísimo.

-Lo de Madrid es paradigmático. Las reformas han puesto de acuerdo a sectores que nunca antes se habían unido para movilizarse

-Lo de Madrid es un caso peculiar por haber puesto en marcha cosas tan dispares en el mismo paquete, empezando por el euro por receta, que es difícil de aceptar, porque supone un triple pago. Yo creo que [el gobierno regional] no es competente para ello y que además es injusto, porque no hay ninguna razón para que un madrileño pague más que un extremeño o un manchego. Se penaliza expresamente al que lo necesita. Y si encima coincide con que es un parado o que tiene pocos recursos, ya estamos llegando al disparate. Por otro lado, la decisión sobre un hospital de renombre como es La Princesa, de referencia nacional e internacional…. Y eso unido a lo que es privatizar la gestión de seis hospitales, todo eso conforma un clima. Probablemente podrían haberse medido antes las consecuencias. Todos los afectados coinciden en que se pone en peligro el Sistema Nacional de Salud.

-¿Cuáles son las justificaciones de estas grandes protestas?

-Pues muy sencillo: llevamos años, años y años con datos que demuestran que tenemos un sistema nacional de excelencia, a un precio muy razonable. Lo único que ha ocurrido es que la situación en que está España, como consecuencia del déficit, hace que tengamos dificultades para sostener el nivel del Estado de Bienestar: la sanidad y otras cosas como los F-18 del ejército o 17 comunidades autónomas, que también son parte de esa bonanza. El déficit de financiación como consecuencia de la falta de ingresos se está centrando especialmente en aquello que los españoles más aprecian. Y no sólo ponemos patas arriba el sistema con recortes indiscriminados, sino que, en lugar de mejorar la gestión pública a la que estamos acostumbrados, se entrega a un cuarto en discordia, a un ente privado, con toda su legitimidad, que yo no discuto. Llamarlo gestión privada, no se hasta qué punto vale. En este caso no tiene nada que ver con quien presta la asistencia, ni con quien la financia, ni con quien la recibe. La única diferencia entre la gestión pública y la privada es que todas aquellas mejoras en la primera van a ir siempre a mejorar las prestaciones y, lógicamente, la mejor gestión de la privada buscará el beneficio de aquellos que invierten dinero en ello.

-Recuerdo a altos cargos y a alguna ministra que se quedaban hasta la madrugada intentando desbloquear un conflicto. ¿Qué les pasa ahora a los políticos?

-Yo creo que se ha perdido la cultura de la negociación y del pacto. A mí me sorprende muchísimo que, con la que está cayendo, no sientan la necesidad, si realmente les mueve algo distinto que el interés…., de ponerse de acuerdo para sacarnos de este problema que tenemos, e intentar colocar al sistema donde se merece, porque no deben olvidar que es uno de los nexos de unión entre españoles más potente. En este momento, hay españoles que no tienen para comer; hay españoles que no tienen casa, pero todos los españoles tienen asistencia sanitaria. Si todo el mundo está en contra, alguien debería pensar que posiblemente se está equivocando. En todo caso, no entiendo cómo esa falta de cultura de pacto necesario no les mueve. No mueve ni a las izquierdas, ni a las derechas. ¿Qué se creen cuando no consideran su obligación recibir a los agentes sociales para dialogar con ellos?

-Organizaciones profesionales y sindicales reclaman su participación en la toma de decisiones en este caso y en otros. ¿Qué quieren aportar?

-Tenemos una España con 17 estados y cada uno campa por sus fueros. La negociación sería ver ¿qué podemos hacer?, ¿qué sería asumible? ¿qué alternativas puede haber? ¿qué pretende usted alcanzar?. A lo mejor, podemos encontrar otras soluciones que nos den menos miedo, porque hasta tenemos derecho a tener miedo de que las cosas vayan mal. Y pongo un ejemplo: cuando decíamos que eran muchos los hospitales que se estaban construyendo en Madrid y en otras comunidades autónomas, nos argumentaban que no teníamos razón. Pues bien, cinco años después, aquellos que planificaron así están diciendo que no saben qué hacer con ellos. Luego, si ahora mismo les asisten las mismas razones de entonces, deberían, al menos escuchar a otros. Ya no es un problema de tener o no la razón, sino de ganarse la razón y no se consigue imponiendo desde esas mayorías absolutas decisiones dudosas, aunque sea con buena voluntad. Tienen que entender que, como lo han hecho, no solo no tranquilizan, sino que inquietan.

La huelga seguirá esta semana en Madrid. ¿Algún consejo?

No hay situaciones imposibles, sino situaciones difíciles que tienen que madurar. Yo sabía que al ritmo que íbamos, esto iba a suceder. Esta huelga, que en los tiempos actuales ya no se hacen para ganar, es una llamada de atención que deben de considerar en Madrid y en otros sitios, porque está el después, el día a día de después. Si no hay una respuesta suficiente y no se busca una interlocución que permita recuperar la confianza, y no se busca a alguien que diga que hay que seguir trabajando por hacer las cosas lo mejor posible, es imprevisible lo que pueda ocurrir. El conflicto no ha hecho más que empezar. Si se cierra en falso con la Administración sanitaria, va a sufrir, sobre todo, el sistema sanitario.

 

 

 

 

 

 

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares