lunes, mayo 27, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

No menu items!
InicioOMCPresidente de la OMC: "Los precios abusivos y codiciosos de los medicamentos...

Presidente de la OMC: «Los precios abusivos y codiciosos de los medicamentos para la Hepatitis C abren una senda que de no corregirse puede colapsar el SNS»

 

 

El presidente de la OMC defendió el derecho a la salud por encima de cualquier patente en su comparecencia, ayer lunes, ante los medios de comunicación para presentar el posicionamiento de la corporación ante los nuevos medicamentos de la Hepatitis C cuyos precios «abusivos y codiciosos», según expresó el Dr. Rodríguez Sendín, «abren una senda que de no corregirse puede colapsar el SNS»

 

 

Madrid, 20 de enero 2015 (medicosypacientes.com/S.P.)

La situación creada en torno a las dificultades generadas en relación al acceso a los medicamentos innovadores para la Hepatitis C, es la base de un comunicado por parte de la OMC, hecho público ayer en rueda de prensa por su presidente el Dr. Juan José Rodríguez Sendín, quien puso de manifiesto la necesidad de un fondo de financiación específico y finalista para el abordaje de esta enfermedad crónica grave de larga evolución y que en España podría afectar a unas 500.000 personas.

Acompañaron al presidente de la OMC en su comparecencia ante los medios de comunicación, el vicepresidente, el Dr. Serafín Romero; el secretario general, Dr. Juan Manuel Garrote; el presidente del Colegio de Médicos de Badajoz y coordinador del Observatorio de la Prescripción de la OMC, el Dr. Pedro Hidalgo;  y el director de la Fundación para la Formación (FFOMC), el Dr. Juan Martínez.

Como recordó el Dr. Rodríguez Sendín, en los últimos años ha surgido una serie de tratamientos muy eficaces y seguros para hacer frente a esta patología, mucho más eficaces que los anteriores aunque con la salvedad de que los fabricantes han sometido estos fármacos a un estricto criterio de mercado donde parece ser que el beneficio y el ánimo de lucro es lo único que impera. Así se observa al comprobar su precio que fluctúa entre los 750 euros en India y Egipto hasta los 69.000 por tratamiento en EE.UU., cuando su coste real de producción puede oscilar entre los 50 y 100 euros por paciente según estudios publicados. «Un decalaje ?a juicio del Dr. Rodríguez Sendín- irracional, ya que el beneficio industrial que de él se desprende debería ser proporcional a los costes de producción e investigación, estableciéndose un precio justo y negociado».

En su intervención, el presidente de la OMC advirtió de la «incapacidad de la Unión Europea para unificar y negociar de una manera transparente, un mejor y más justo precio para todos los ciudadanos europeos».

En opinión del Dr. Rodríguez Sendín, la política de precios agresiva de estos tratamientos «abre una senda para todos los medicamentos innovadores y relevantes que pudieran surgir en el futuro» que de no evitarse pondría en riesgo al SNS al provocarle un «colapso financiero», con la consiguiente imposibilidad de responder en condiciones de igualdad a todas las necesidades sanitarias de los ciudadanos. Anularía, a su juicio, «la posibilidad de invertir no sólo en otros servicios sanitarios sino que obligaría a reducir los mismos, devaluando aún más las rentas salariales de los profesionales así como la reducción de las plantillas por incapacidad para poder mantenerlos». Todo ello, además, desemboca, según indicó, «en una asistencia dual una para quienes pudieran afrontar sus costos y otra de beneficencia para las rentas más débiles.

La consecuencia de la situación se resume, en un retraso o imposibilidad de rápido acceso de los pacientes a un tratamiento eficaz que precisan; por otro la necesidad de que poderes públicos y responsables políticos mediten sobre las reformas necesarias y busquen las fórmulas alternativas y adaptadas a las necesidades reales de la población; y que los derechos constitucionales, en situaciones que afectan a la salud pública, deben estar siempre por delante de los intereses de los mercados.

Es por ello, como hizo hincapié, que «aceptar precios excesivos impuestos por la industria farmacéutica ante la urgencia sanitaria y la presión legítima de las demandas sociales puede comprometer la calidad de otras prestaciones sanitarias, desequilibrar la oferta de otros servicios esenciales, reducir los gastos de inversión en infraestructuras y tecnologías apropiadas y seguir devaluando las rentas salariales de los profesionales sanitarios».

Ante la situación generada ofreció una serie de propuestas, plasmadas en el comunicado hecho público por la corporación entre las que cabe destacar la necesidad de proporcionar de forma homogénea en todas las CC.AA. el acceso a los medicamentos de probada eficacia para la hepatitis C; definir criterios medicos de gravedad y pronóstico para priorizar las indicaciones de tratamiento con valores explícitos de equidad; que en la incorporación de fármacos innovadores de eficacia y seguridad demostrada deben primar criterios de Salud Pública y el interés de atención sanitaria a los pacientes;  la reforma en profundidad de el modelo de relaciones de la industria farmacéutica con el SNS, al considerarse agotado. Esta reforma, en cuyo diseño se ofrece a participar la OMC es planteada ante el dilema ético de los médicos al no poder prescribir un medicamento que consideran útil para los pacientes por la restricción presupuestaria y el precio excesivo del mismo.

Entre estas propuestas también se incluye la demanda de un fondo de financiación específico y con carácter finalista que dé cobertura a las necesidades definidas por el Comité de Expertos del Plan Estratégico de abordaje de la Hepatitis C; además de insistirse en la creación de una Agencia Nacional de Evaluación e Investigación de Tecnología y Servicios del SNS, así como en la necesidad del tan demandado Pacto de Estado por la Sanidad suscrito por todos los grupos políticos con el fin de abordar las reformas estructurales pendientes en aras de la sostenibilidad del SNS.

Respuestas a las cuestiones
planteadas por los medios

Entre las respuestas ofrecidas por el presidente de la OMC a las preguntas planteadas por los medios de comunicación asistentes a la rueda de prensa, el Dr. Rodríguez Sendín hizo hincapié en que la situación generada por este asunto de la Hepatitis C «obligará a los Gobiernos y Estados a tomar decisiones límite pero ello no justifica que se puedan sacrificar otros servicios a costa de pagar estos precios que no se ajustan a la realidad». Y es que, como remarcó, «la patente no puede estar nunca por encima del interés de la salud».

La clave, desde su punto de vista,  «está en el precio en relación a la gente que tiene que ser atendida». «El resultado -añadió- es «absolutamente desproporcionado sin antecedentes de esta categoría, y que ha desbarajustado la situación y la capacidad de reclamación de cada país». Remarcó, al respecto, que lo que cuesta el tratamiento farmacológico en España equivale al coste total año de un médico, «aunque, si suprimimos médicos tampoco vamos a ninguna parte». Criticó que «se esté sacando una rentabilidad de una desgracia ante lo que es un abuso del poder económico. Corremos el riesgo de que se genere una insuficiencia escandalosa en el propio SNS».

Hubo interés por parte de los periodistas sobre el papel de la Unión Europea  en torno a este asunto, a lo que el presidente de la OMC respondió que «no es que no haya negociado mal es que simplemente no ha negociado». A su juicio, la UE «ha sido incapaz, en un problema tan grave como éste y que afecta a tanta gente, de dar una respuesta ajustada y transparente a la demanda o ante las pretensiones de los mercados y la codicia del ánimo de lucro». Desde su punto de vista, además, «la UE no ha cubierto sus obligaciones de defender los intereses de salud de los ciudadanos europeos, de acuerdo a lo que firmaron en su momento en los acuerdos de Maastricht, del que se desprenden unas obligaciones para la Unión Europea que van más allá de la «Europa de los Mercados», dirigidas al sector salud, y que están siendo claramente incumplidas por la UE».

Rodríguez Sendín incidió, asimismo, en la situación que se les genera a los propios profesionales «a nosotros los médicos nos somete a una tensión ética seria porque hay que tratar en primer lugar a los pacientes que más lo necesitan». Esto, a su juicio, es algo que tiene que establecer la autoridad sanitaria, en este caso el Comité de Expertos que se ha creado para tal fin, que esperamos nos diga  pronto que es lo más adecuado en cada caso. Los médicos estamos esperando a que nos definan prioridades y se garanticen efectivamente los recursos necesarios».

El presidente de la OMC insistió una vez más sobre el necesario Pacto de Estado que, incluso, para esta cuestión «debería ser inmediato, porque la cuestión de la Hepatitis C se trata de un problema grave que puede determinar otro superior para el SNS  y  por ello hay que darle prioridad». «Alinearse en torno al referido Pacto facilitaría, entre otras cosas, una salida negociada con la Industria bastante más potente que si  cada uno actúa por separado y esperando los errores e insuficiencia del que gobierna».

En otro momento de su intervención ante los medios de comunicación ahondó sobre el Fondo específico y finalista para atender a los enfermos en todos los territorios «con los criterios de priorización que determine la Comisión de Expertos, de lo contrario no seremos justos. Incluso, podría plantearse una compra centralizada, aunque, en realidad nosotros los médicos no entramos en cómo ha de hacerse.  En definitiva, lo que reclamamos es una salida para que los enfermos dispongan del medicamento que precisan».

Qué no conozcamos todavía los que van a precisar de ese fármaco no impide que sepamos que tenemos enfermos que ya lo necesitan, por tanto, lo lógico es que todas las CC.AA. tengan garantizados estos tratamientos en función de las necesidades de su población.

Desde la OMC se instó a que se revise «la relación caduca», entre la Industria Farmacéutica y el Sistema Nacional de Salud a favor de una reforma en profundidad que renueve la relación y sus condiciones. En definitiva, se trata de «recomponer dicha relación que consideramos no es la adecuada», según expresó.

Por otra parte, rechazó ser competencia de esta corporación «pedir responsabilidades patrimoniales o penales, ya que es algo que depende de los afectados, sino lo que podemos hacer es denunciar la situación y ofrecer argumentos». Lo que sí tenemos claro ?prosiguió- es que no se puede abusar de la vida de la gente por razones económicas».

Ante la pregunta de «¿se está atentando contra la libertad de prescripción de los médicos?, respondió que «aquel que permita que así ocurra lo hace mal». «Los profesionales -añadió- deben establecer claramente qué tratamiento es el más adecuado para cada paciente y no dudo de que así lo están haciendo».

Rodríguez Sendín aprovechó, además, para  dar alguna recomendación  a los médicos en relación a este tema y es que, como indicó, «bajo ningún concepto deben intervenir para disimular necesidades de los pacientes, ya que estamos para prevenir, diagnosticar, prescribir un tratamiento y evitar en su caso mayores daños, pero en ningún momento para atemperar necesidades que en cada situación la evidencia nos aconseja. Otra cuestión es que ante el tratamiento final alguien decida, en este caso el SNS, que no lo puede financiar».

Para acceder a las declaraciones del Pte. OMC en TVE pinchar aquí

Alonso comparte preocupación con OMC
por precios abusivos de medicamentos

En declaraciones recogidas por Europa Press, el ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, aseguró ayer que el Gobierno comparte la preocupación mostrada por la Organización Médica Colegial (OMC) respecto a un posible colapso financiero del Sistema Nacional de Salud derivado de los precios «abusivos» de los laboratorios farmacéuticos que generan medicamentos de última generación para la hepatitis C.

En declaraciones a los medios al término de la visita al centro especial de empleo Ilunion Customer Services y de reunirse con el comité ejecutivo del CERMI, el titular de Sanidad explicó que ha podido trasladar esta posición personalmente al presidente de la entidad, Juan José Rodríguez Sendín, quien «hace tiempo que viene mostrando su preocupación».

 

Así, Alonso aclaró que la voluntad del Ejecutivo es que «los laboratorios sean aliados del sistema», ejerciendo su labor de «investigar y presentar innovaciones». «Eso ha de ser financiado, y a partir de ahí vamos a negociar para encontrar un punto de equilibrio», según manifestó.

 

 

 

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares