lunes, marzo 4, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioActualidad sanitariaLas crisis en zonas rurales ponen en riesgo la seguridad alimentaria y...

Las crisis en zonas rurales ponen en riesgo la seguridad alimentaria y nutricional

Las áreas rurales continúan “en crisis” en muchas partes del mundo, lo que amenaza con frenar el progreso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los objetivos climáticos globales y la mejora de la seguridad alimentaria y nutricional, según el Informe Mundial sobre Políticas Alimentarias de 2019, publicado este miércoles por el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPI)

El informe indica que las áreas rurales están desatendidas en comparación con las urbanas y se enfrentan a una amplia gama de desafíos en todo el mundo, ya que luchan con la crisis ambiental en China, la grave crisis agraria en la India y la grave escasez de puestos de trabajo para las crecientes poblaciones de jóvenes en África.

 
Para superar estos desafíos, el informe solicita la revitalización rural con políticas, instituciones e inversiones que pueden transformar esas áreas en lugares vibrantes y saludables para vivir, trabajar y criar familias.
 
«La revitalización de las áreas rurales puede estimular el crecimiento económico y comenzar a abordar las crisis en los países en desarrollo, y también abordar los desafíos que frenan el logro de los ODS y los objetivos climáticos para el 2030», apuntó Shenggen Fan, director general de IFPRI, quien añadió: «La revitalización rural es oportuna, alcanzable y, lo más importante, fundamental para acabar con el hambre y la desnutrición en poco más de una década».
 
La mayoría de los pobres del mundo viven en áreas rurales. Las poblaciones rurales representan un 45,3% de la población total del mundo, pero el 70% de los extremadamente pobres del mundo. La tasa global de pobreza en las áreas rurales es actualmente del 17%, más del doble de la tasa de pobreza urbana, que es del 7%.
 
«La transformación rural requiere un enfoque económico holístico para conectar las economías rurales y urbanas. El fortalecimiento de estas conexiones puede estimular el crecimiento y la diversificación en los sectores agrícolas y no agrícolas, cerrando las brechas socioeconómicas y de calidad de vida entre las zonas urbanas y rurales», apunta Achim Steiner, administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y coautor del capítulo principal del informe.
 
El trabajo señala que las áreas rurales podrían convertirse en centros de innovación de primer nivel en poco menos de una década. Recomienda revitalizar las áreas rurales con un enfoque en cinco bloques de construcción: crear oportunidades de empleo rural y no agrícola, lograr la igualdad de género, abordar los desafíos ambientales, mejorar el acceso a la energía e invertir en buen gobierno.
 
La creación de empleos es fundamental para reducir la pobreza en las áreas rurales, especialmente en las áreas rurales al sur del Sáhara, donde la pobreza es alta y las poblaciones de jóvenes son grandes. Según el informe, las políticas que alientan las inversiones en redes de transporte rural, telecomunicaciones y capital humano en los países africanos pueden preparar a la juventud rural para nuevos empleos en áreas rurales y urbanas, y cerrar la brecha rural y urbana.
 
«La rápida urbanización en África está creando nuevas oportunidades para la transformación y revitalización rural, principalmente debido a la creciente demanda de alimentos en las zonas urbanas, y las inversiones en nuevas tecnologías de procesamiento de alimentos básicos, como se ve en el caso de Ghana, Mali, Tanzania y Senegal», dijo Ousmane Badiane, director para África del IFPRI y coautor del capítulo del informe sobre África.
 
También en Asia del sur hay un mayor énfasis en el crecimiento del empleo rural y la productividad agrícola mediante el fortalecimiento de la economía rural no agrícola basada en la agricultura, según Pramod Joshi, director para Asia del Sur del IFPRI y coautor del capítulo del informe sobre Asia del Sur.
 
«Con perseverancia, 2019 puede convertirse en el año en que la voluntad de eliminar el hambre y la malnutrición finalmente adquiera un impulso y forje un futuro brillante para las personas pobres de todo el mundo», concluyó Fan.
 
Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares