domingo, abril 14, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

No menu items!
InicioOMCLa transformación digital en el ámbito sanitario requiere de un marco regulatorio,...

La transformación digital en el ámbito sanitario requiere de un marco regulatorio, formación, voluntad política y más evidencia científica

La periodista Nuria Ramírez de Castro, redactora jefa de Sociedad de ABC, ha sido la encargada de moderar la mesa ‘¿Qué esperamos de la trasformación digital en salud?’, que da comienzo a la sesión de tarde de la segunda jornada de la VII Convención de la Profesión Médica. Además, en esta mesa han participado Juan Fernando Muñoz, secretario general de Salud Digital, Información e Innovación del Sistema Nacional de Salud (SNS), la Dra. M.ª Isabel Moya García, vicepresidenta primera del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), Jaume Raventós Monjo, vicepresidente de la Asociación Salud Digital, Ignacio Alamillo Domingo, director general de Astrea La Infopista y director de Trasformación digital del CGCOM , y Julián Isla Gómez. Responsable de Recursos de Consultoría de Datos e Inteligencia Artificial (IA) de Microsoft España

Proyectos, avances y respuestas a nivel nacional

 
El secretario general de Salud Digital inició este espacio con una ponencia en la que afirmó que “las tecnologías digitales son unas de las palancas más potentes para conseguir los resultados y enfrentar los retos que encaran todos los sistemas sanitarios”. Para alcanzar dichos objetivos, el Dr. Muñoz aseguró que es necesaria una estrategia de salud de alcance nacional basada en cuatro objetivos: las personas, capacitarles e implicarles en el cuidado de su propia salud; los procesos de valor, para mejorar el desempeño en el sistema sanitario dotando de “instrumentos de apoyo” al trabajo de los profesionales y sus directivos; la innovación adecuada a las exigencias de la sociedad actual; y contar con una información de calidad interoperable, que derivará en la creación de un espacio nacional de datos de salud para la evaluación y la mejora de los servicios sanitarios, explicó. “Esta estrategia busca alinear la trasformación del SNS con otras del Gobierno como la estrategia nacional de inteligencia artificial o la de medicina personalizada”, indicó. 
 
Según Muñoz, la colaboración con las comunidades “ha permitido identificar las líneas necesarias de actuación en las que las necesidades son mayoritariamente compartidas”. Por ello, el secretario general de Salud Digital insistió en la estrategia de salud a nivel nacional para dar respuesta de forma conjunta a todo el territorio español, aunque luego se implementaran de forma diferente según las necesidades concretas de cada comunidad.
 
“Entre 2021 y 2022 se habrán destinado en torno a 400 millones de euros a la ejecución de los proyectos de la estrategia, y en 2023 está previsto invertir otros 400 millones de euros”, aseguró. 
 
La visión de los profesionales médicos
 
La vicepresidenta primera del CGCOM comenzó su intervención aludiendo a la necesidad de “aterrizar” las palabras y proyectos expuestos por el secretario general de Salud Digital: “Los médicos y médicas necesitamos palpar esa aplicación de la tecnología en la salud y que disminuya la brecha que existe entre la teoría y lo que realmente vivimos los profesionales y los ciudadanos en el día a día”. 
 
Por otra parte, la Dra. Moya indicó que hay una “débil evidencia sobre las distintas aplicaciones para poder asumirlas en la práctica diaria. Además, no existe en nuestro país un marco regulatorio y de certificación para asumirlas en el sistema de salud y que nosotros podamos prescribirlo de una forma similar a, por ejemplo, Alemania”.
 
La telemedicina es una de las aplicaciones más valoradas por los profesionales médicos, señaló la Dra. Moya en base a la encuesta realizada por la Fundación IDIS. Sin embargo, hay muy pocos profesionales haciendo telemedicina avanzada, es más, los facultativos han sufrido “un freno” respecto a la pandemia y están volviendo a hacer telemedicina, paradójicamente, al través del teléfono y no con tecnologías avanzadas, explicó.  “No creo que exista mucha voluntad política de destruir todas las barreras que existen en nuestra Sanidad. La siguiente noticia es un ejemplo: Sanidad y las CCAA pactan que los datos del paciente sean digitalizados en 2023, pero excluyen de este acuerdo a la sanidad privada. Esta no es la mejor manera para ser interoperable”. 
 
No obstante, la Dra. Moya quiso incidir en que las aplicaciones de la tecnología en salud ayudarán a los profesionales a hacer “mejor Medicina. Estas herramientas no van a orientar a hacer una Medicina de las seis P:  preventiva, predictiva, poblacional, precisa, personalizada y participativa”. 
 
Por último, la vicepresidenta del Consejo General de Médicos resaltó el lugar que ocupa la entidad médica en estos procesos de trasformación: “El CGCOM tiene un papel fundamental en el marco regulatorio, la formación de los profesionales y en servir de fuente de confianza sobre todos los servicios digitales que se puedan desplegar en beneficio de nuestros ciudadanos”, concluyó.
 
Garantías para los ciudadanos en el uso de nuevas tecnologías
 
El director general de Astrea La Infopista comenzó su ponencia poniendo en valor las diversas líneas de actuación digital, orientadas a los profesionales y a los colegios de médicos, que se han abordado desde el CGCOM en los últimos años: “La firma electrónica de los profesionales, la homologación de sistemas y repositorios de receta médica privada electrónica o la consulta pública de médicos colegiados son algunos de los servicios que se han llevado a cabo”, explicó. Sin embargo, hasta la pandemia de la COVID-19 no se ha producido un grado suficiente de adopción de estas técnicas, especialmente en el caso de los profesionales con ejercicio privado, aseguró.
 
En cuanto a la firma electrónica cualificada del CGCOM y la cartera de identidad digital a suministrar también por la entidad médica (y compatible con cualquier otra cartera de identidad digital europea) permitirán al profesional, según explicó Alamillo, identificarse y compartir sus acreditaciones y certificaciones con las plataformas electrónicas, Centros de trabajo públicos y privados, Colegios de Médicos y con los pacientes, “aportando garantías que hoy no existen”.
 
El riesgo “necesario” de la innovación
 
El vicepresidente de la Asociación Salud Digital remarcó en su intervención la necesidad de apostar por esta trasformación digital en salud por el beneficio para los profesionales y los pacientes: “La importancia de la Transformación Digital como elemento de innovación, como elemento de crear futuro, crear valor. Siempre existe riesgo en la transformación, pero sin riesgo no se innova”.
 
El objetivo de dicha trasformación, según Raventos, se basa en encontrar nuevas soluciones a nuevos problemas, o a los problemas de siempre; mejorar los resultados clínicos, y no clínicos (de gestión), incrementando la eficiencia y la productividad; mejorar la experiencia de los pacientes y sus familias; mejorar la experiencia de los profesionales al trabajar en una empresa innovadora y, desde el prisma del sector privado, captar más clientes.
 
Raventós explicó algunos de los pasos a seguir y condiciones a tener en cuenta para conseguir estas metas: “La implicación de los profesionales y de la dirección, la metodología, la creación de un ecosistema con socios tecnológicos, pacientes, nuevas profesiones, y la evaluación de los resultados son parte del cómo podemos lograr una adecuada trasformación digital”, explicó.
 
“El elefante en la habitación”
 
El responsable de recursos de consultoría de datos e inteligencia artificial (IA) de Microsoft España fue el encargado poner el broche final con una ponencia en la que mostró la falta de medición y seguimiento que existe en la medicina respecto a otra profesión como la ingeniería: “En Medicina apenas se miden cosas. Para apuntar las crisis epilépticas de mi hijo no tenemos nada, utilizo una aplicación estadounidense para realizar ese seguimiento y poder enviárselo después al médico. Y esto no ocurre solo con aquellos que padecen una enfermedad rara, mi suegro tiene diabetes y también lleva apuntado en una libreta los valores del glucómetro”, aseguró.
 
Según Isla, el motivo principal que conlleva esta necesidad de seguimiento por parte del paciente tiene que ver con el hermetismo de los hospitales y la profesión en cuanto a los datos: “El dato médico en Medicina pivota hacia el proveedor de salud. A vosotros os enseñaron que el dato del paciente hay que protegerlo. Esto hace que los hospitales sean fortalezas y el médico que lo intenta se tiene que chocar con el comité ético, el de protección de datos, el gerente, el director médico y probablemente los compañeros”. Sin embargo, Isla explicó que los médicos no son los causantes de dicho hermetismo: “Vosotros tenéis las manos atadas por todos los problemas que ha ido generando el sistema sanitario”.
 
“Una solución posible para que se implementen estos avances en nuestro sistema sanitario sería que las decisiones no fueran tomadas por políticos, que fijan sus intereses con una proyección de cuatro años, sino por gestores o técnicos como ha hecho Portugal con la creación de Agencia Nacional de Salud dirigida por no políticos, una decisión valiente”, concluyó.
Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares