Campaña medicina rural

Jueves, 8 Diciembre 2022

La responsable del Plan Nacional de Drogas alerta del consumo al alza de tranquilizantes y sedantes en mujeres

02/03/2011

Espí se ha comprometido a empezar a estudiar las causas de este incremento, ya que, como opina, "no se puede bajar la guardia en este asunto"

Valencia, 2 de marzo 2011 (medicosypacientes.com/E.P.)
Descripción de la imagen

La delegada del Gobierno para el Plan Nacional de Drogas (PND), Nuria Espí, ha mostrado su preocupación por el alza que está experimentando el consumo de tranquilizantes y sedantes en mujeres y ha afirmado que "hay que empezar a estudiar por qué está ocurriendo esto". "Estas son las razones -según sus palabras- por las que no se puede bajar la guardia en este asunto y es necesario reflexionar sobre el PND", aunque ha resaltado que "uno de los méritos de este Plan es que siempre es capaz de lograr consensos".

Espí hizo estas declaraciones momentos antes de la inauguración de las jornadas nacionales de 'Información sobre la prevención y el abordaje del VIH en personas usuarias de drogas outreach', celebradas el pasado lunes en la Escuela Valenciana de Estudios de la Salud (EVES), en Valencia, organizadas por el Comité Ciudadano Anti-SIDA de la Comunidad Valenciana.

La delegada del Gobierno para el Plan Nacional de Drogas (PND), inisistió en que, después de 25 años en vigor, el Plan Nacional de Drogas merece una "reflexión encaminada a priorizar dos políticas sociales, por un lado, la inclusión social para evitar situaciones de conflicto y exclusión y, por otro, prevenir el consumo de drogas ilegales y legales, como el alcohol, en menores.

Espí explicó, asimismo, que la situación, en cuanto al consumo de drogas, ha mejorado desde la década de los 80 en España y la percepción de riesgo es menor entre la población. No obstante, hizo hincapié en fomentar la prevención porque "se ha perdido el respeto y el miedo a este problema".

La responsable del PND señaló que las campañas de prevención tienen que abordar la prevención "desde edades tempranas" porque "en los botellones no son todos los participantes mayores de 18 años y los menores se han acostumbrado a un ocio vinculado al alcohol y a una forma diferente de consumo", que ha definido como "atracón" de alcohol. "La administración no puede dar la espalda a estos temas", según indicó.

Evolución del manejo del VIH

Por su parte, el secretario del Plan Nacional sobre el Sida del Ministerio de Sanidad, Tomás Hernández, recalcó la importancia de ver la epidemia de VIH como paradigma de problemas complejos de salud en los que interactúan distintas problemáticas sociales, como "vulnerabilidades, desigualdades económicas, de clase o de género", lo que en su opinión "crea unas fracturas en la sociedad que son, a través de las cuales, el VIH es capaz de introducirse y afectarnos tanto".

"En los 80 era un epidemia de transmisión por vía de intercambio de material de inyección intravenoso, actualmente es una epidemia de transmisión sexual. Los nuevos diagnósticos de VIH han disminuido considerablemente", señaló Hernández, quien apeló, además, a "trabajar con las personas que consumen drogas", así como entre administraciones públicas y sociedad civil "para hacer frente a este problema".