miércoles, abril 24, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioActualidad sanitariaLa depresión representa la principal causa de discapacidad en el mundo

La depresión representa la principal causa de discapacidad en el mundo

 

Líderes políticos, responsables gubernamentales, profesionales y académicos han instado a los países de todo el mundo a hacer un mayor esfuerzo para ayudar a los 350 millones de personas que sufren depresión. Así lo han puesto de manifiesto en la cumbre celebrada en Londres «La crisis global de la depresión: la baja del siglo XXI?»

 

Madrid, 27 de noviembre 2014 (medicosypacientes.com)

Líderes mundiales, responsables políticos, profesionales y académicos han instado a los países de todo el mundo a hacer un mayor esfuerzo para ayudar a los 350 millones de personas que sufren depresión. Los participantes en la cumbre «La crisis global de la depresión: la baja del siglo XXI?», entre los que se encontraba Kofi Annan, anterior secretario general de la ONU, Nick Hækkerup, ministro de Sanidad de Dinamarca y Beatrice Lorenzin, ministra de Sanidad de Italia, coincidieron en destacar la necesidad de que los sistemas sanitarios, empresas y opinión pública aúnen esfuerzos para luchar contra la depresión.

Kofi Annan expuso que la «depresión tiene muchos impactos y dimensiones. El peligro es que esto puede hacer que sea más difícil dar forma a una respuesta coherente y eficaz. Tenemos que construir las alianzas más amplias posibles y utilizar los recursos eficaces para superar estos desafíos. No subestimo la magnitud del reto, pero he visto cómo el progreso es posible en la mayoría de las circunstancias. Tenemos el conocimiento para hacer frente a la depresión, ahora tenemos que encontrar la voluntad y los recursos para utilizar este conocimiento para transformar las vidas de cientos de millones de personas».

«Mantengo la esperanza de que esta reunión haya ayudado a comprender mejor el importante impacto de la depresión y sus efectos sobre la sociedad y la economía. Hemos examinado las medidas que están tomando los gobiernos y las empresas para abordar el impacto de la depresión y cuales son las mejores vías para tratar este problema», señaló el profesor David Haslam, director del Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Asistencial. «Sin embargo, queda mucho por hacer. Es el momento de contemplar un futuro que mejore la calidad de vida de los pacientes que sufren depresión y minimice el impacto económico de esta enfermedad.»

En la actualidad, la depresión es la principal causa de discapacidad en todo el mundo. En Europa, representa más del 7% de la mortalidad prematura3 y supone unos costes anuales para los gobiernos europeos de más de 92.000 millones de EUR.4

Se estima que más de una cuarta parte de los ciudadanos en edad laboral han padecido alguna enfermedad mental, incluida la depresión,5 lo que pone una enorme presión sobre la productividad económica y el bienestar de la sociedad. Los costes personales y sociales también son significativos e incluyen mayores costes de atención sanitaria para las personas y las empresas, mayor carga para los cuidadores familiares y graves complicaciones para los propios pacientes.4, 6

«La depresión puede ser una enfermedad devastadora y estoy decidido a asegurar que cualquier persona afectada reciba el apoyo que necesita. Estamos progresando. Inglaterra es un líder mundial en la mejora del acceso a terapias de conversación, tenemos un innovador plan para transformar el cuidado de la salud mental y he desafiado a cada compañía del FTSE 100 para luchar contra la discriminación mediante la firma de Hora de Cambiar», indicó Norman Lamb MP, ministro de Asuntos Sociales del Reino Unido. «Pero todavía hay trabajo que hacer para el gobierno y muchos otros. El servicio de salud; investigadores; escuelas; y, no menos importante, los empleadores, que tienen un papel vital en asegurarse de que cualquier persona con depresión consiga el apoyo que se merece».

Alastair Campbell, comunicador, escritor y estratega, y embajador de la campaña Time to Change, expuso públicamente de su propia experiencia con la depresión y señaló que «todo el mundo conoce a alguien que padece depresión y, sin embargo, la depresión sigue representando un estigma y un tabú, y en muchas partes todavía hay reticencias incluso a considerarla una enfermedad. Es una de las peores enfermedades que existen y los gobiernos deben dar a la salud mental la misma prioridad que dan a la salud física. Dado que afecta a la población trabajadora, colaborar en la resolución de este asunto es en interés del gobierno y de las empresas. Agradezco el hecho de que The Economist le preste esta atención prioritaria y espero que otros le imiten».

La OCDE ha indicado que las enfermedades mentales, como la depresión, cuestan a los países miembros hasta un 4% del PIB, que pueden doblar o triplicar la probabilidad de desempleo, incrementar las tasas de abandono escolar e impedir el tratamiento de problemas de salud física. «Es necesario tomar medidas para implementar tratamientos e intervenciones eficaces», apuntó Francesca Colombo, Directora de la División de Salud de la OCDE. «A pesar de la importancia del reconocimiento de la depresión por parte de tantos sectores interesados, los debates actuales muestran lo mucho que aún queda por hacer. Es imperativo que las partes interesadas trabajen conjuntamente para elevar la importancia de la gestión y el tratamiento de la depresión como un grave problema de salud pública y para asegurar el compromiso de todas ellas con el fin de garantizar la mejora de los resultados globales».

El discurso de Kofi Annan se puede leer en español aquí

 

 

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares