sábado, julio 13, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioActualidad sanitariaEl cigarrillo electrónico, puerta a la adicción al tabaco

El cigarrillo electrónico, puerta a la adicción al tabaco

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que en este momento no se puede dar ninguna cifra específica con total credibilidad científica sobre cuánto “más seguro” es el uso de estos productos si se compara con el tabaquismo

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos que funcionan con baterías que calientan un líquido para producir un vapor que los usuarios inhalan, y han evolucionado como un grupo de productos desde su primera entrada en el mercado. Existen vapeadores de primera generación que se parecen a los cigarrillos, hasta dispositivos de segunda y tercera generación que permiten a los usuarios modificar características del dispositivo como voltaje. “Esta amplia variación en los productos y la capacidad de los usuarios para personalizar su experiencia”, explica el Dr. José Ignacio de Granda Orive, coordinador del Área de Tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), “hace que sea difícil evaluar la seguridad y la eficacia de los cigarrillos electrónicos como un grupo”.

Se cree que los cigarrillos electrónicos son probablemente menos dañinos que los cigarrillos de tabaco, porque exponen a los usuarios a menos productos químicos tóxicos. Sin embargo, no hay pruebas suficientes para cuantificar la reducción del riesgo cuando se utilizan. 

SEPAR reconoce la necesidad de una investigación de alta calidad en esta área. De hecho, su “Declaración oficial sobre la eficacia, seguridad y regulación de los cigarrillos electrónicos”, publicada en la revista Archivos de Bronconeumología en 2014, ya hacía una llamada a la comunidad científica nacional e internacional a poner en marcha estudios clínicos amplios y de calidad. 

Desde entonces, SEPAR ha tomado distintas iniciativas en este sentido. La siguiente será un simposio en el marco del 50º Congreso SEPAR dónde el próximo 3 de junio se tratarán los pros y los contras de los cigarrillos electrónicos. El simposio, dirigido a neumólogos, cirujanos torácicos, internistas, generalistas, enfermería y fisioterapeutas interesados en el tema, tiene como objetivo profundizar con cuatro expertos internacionales en la seguridad y posibilidades para ayudar a dejar de fumar de los cigarrillos electrónicos.

Actualmente no hay pruebas suficientes para demostrar que los cigarrillos electrónicos son eficaces para ayudar a las personas a dejar de fumar. “No deberíamos hablar de productos más o menos tóxicos para la salud, sino de productos tóxicos para la salud”, opina el Dr. de Granda. “Desde el ámbito sanitario no nos parece un producto adecuado para su uso, ya que perjudica la salud y produce enfermedades. No es inocuo, es algo tóxico. Aconsejamos a los fumadores que quieren dejar su adicción que pidan una visita con su médico porque es quién les puede aconsejar sobre cómo hacerlo”.

Si bien no existe un estudio concluyente sí hay resultados que se replican en una serie de estudios que nos hacen obtener una idea de sus daños potenciales. Los cigarrillos electrónicos no están libres de riesgo y pueden exponer a los usuarios a sustancias químicas y toxinas a niveles que puedan causar efectos en la salud. Estos incluyen disolventes que pueden formar compuestos tóxicos o cancerígenos cuando se vaporizan. “Aunque estos se encuentran en concentraciones más bajas que en los cigarrillos de tabaco”, dice el Dr. de Granda, “los estudios han encontrado que a las dosis en los que se encuentran en los cigarrillos electrónicos son perjudiciales para la salud y algunos son cancerígenos”. 

Los líquidos o vapores de cigarrillos electrónicos también pueden contener sustancias químicas potencialmente nocivas que no están presentes en el humo de los cigarrillos de tabaco.

Los estudios también muestran que los vapeadores exponen tanto a los usuarios como a quien está alrededor a partículas que pueden empeorar enfermedades existentes o aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares o respiratorias. Un estudio de 2016 encontró que los síntomas más comunes reportados por aquellos pasivamente expuestos a los CE incluían dificultades respiratorias, irritación ocular, dolor de cabeza, náuseas y dolor de garganta o irritación de la garganta. 

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares