martes, abril 23, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioActualidad sanitariaDra. Marian J, de Aldasoro: "La huella que no tiene cura"

Dra. Marian J, de Aldasoro: «La huella que no tiene cura»

La Dra. Marian J, de Aldasoro publicó en su blog «Desde la litera de arriba» un post, el pasado 21 de octubre, sobre el caso de Teresa Romero que, aunqe en ese momento la afectada por Ébola no había salido del peligro vital ni del aislamiento, se publica por el interés que suscitó en su momento en un número de lectores

 

Madrid, 3 de noviembre 2014 (medicosypacientes.com)

«La huella que no tiene cura»

Dra. Marian J, de Aldasora, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, experta en ética medica por la OMC& FOM, vocal de  la Comisión Deontologica del COM de Castellón, y adjunto en servicio de Urgencias de Hospital de La Plana y  Servicio de urgencias extrahospitalarias de Castellon( 112)

http://desdelaliteraderriba.blogspot.com/2014/10/la-huella-que-no-tiene-cura.html

«Teresa Romero, curada de Ebola…» así reza el titular del país del 21/11/2014. En el referido artículo se nos explica, más adelante, que «se cumplen los criterios de curación determinados por la Organización Mundial de la Salud», ha asegurado José Ramón Arribas, jefe de Enfermedades Infecciosas del complejo hospitalario. Romero lleva cuatro análisis (PCR se llama el método) negativos seguidos, lo que quiere decir que ya no hay presencia del virus en su sangre».

Todos nos alegramos de esta magnífica noticia. La naturaleza vence a la enfermedad.

Es un momento de alegría, de esperanza y de gratitud hacia un equipo que, jugándose su vida, consiguió devolver la de Teresa.

Sin embargo la batalla más dura la tendrá la paciente al salir del aislamiento en el que hasta ahora se halla.

El país entero conoce su nombre, su domicilio y lo que ocurrió con su  perro.

También sabemos( o así nos lo hicieron saber ) que fué a la peluquería y también a un gabinete de estética; lo que opinan sus vecinos o a la hora en la que se desinfectó su portal.

También se nos dijo -hasta la saciedad -que se contagió por tocarse la cara y que no avisó de su enfermedad del modo debido.

Nunca sabremos de todo esto qué cosas son ciertas y cuales no pero la huella  que dejarán en la vida Teresa no la podremos borrar

Yo me planteo: ¿era esto necesario?, ¿eran datos relevantes en su proceso de curar?.

Qué opinará, al leerlo, sobre cómo se trató su caso y dónde olvidamos la confidencialidad debida.

Los periodistas …y nosotros que seguimos dejando que ocurra con un compañero, con un paciente , con un semejante : llámenlo como quieran.

Quizá la carga viral desaparezca pero mucho más difícil es borrar la sombra de la duda;ésa que planeó sobre ella durante semanas y que nos ha hecho a todos especular sobre su capacidad.

Esta huella no se curará tan pronto y le hará sufrir de un modo innecesario.

A ella, al Dr. Parra – médico que le atendió en el primer momento- y a todos aquellos cuyos datos personales hemos conocido alegremente en un destape mediático sin precedentes ocurrido a cuenta de la llegada a España de esta enfermedad mortal.

Aunque, al fin y al cabo, ¿no es mortal- a la larga- cualquier enfermedad?

¿No debiéramos tener esto superado y entender que detrás de una enfermedad incurable hay una persona, que se debate entre la vida y la muerte, y cuyos datos y memoria debemos respetar?

Esto me lleva a meditar que si necesario es saber ponerse y quitarse un traje tanto o más es saber que la confidencialidad -a pesar de no tener cremallera -es casi tan difícil como ?ste de manejar.

Y para eso no sólo no se dan cursos sino que nadie los pide.

 


Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares