lunes, abril 15, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

No menu items!
InicioOMCDr. Martínez Hernández rescata del "olvido" al investigador español Dr. Juan Planelles,...

Dr. Martínez Hernández rescata del «olvido» al investigador español Dr. Juan Planelles, exiliado de la postguerra

 

«Juan Planelles fue un gigante de la investigación médica y precursor de la asistencia sanitaria gratuita que, solo por eso, debería ocupar un lugar privilegiado en la historia de la sanidad española». Así describe el Dr. Juan Martínez Hernández en el libro «El médico rojo» a esta figura científica que tuvo que exiliarse a Rusia tras la Guerra Civil


Madrid, 13 de junio de 2014 (medicosypacientes.com)

«Juan Planelles fue un gigante de la investigación médica y precursor de la asistencia sanitaria gratuita que, solo por eso, debería ocupar un lugar privilegiado en la historia de la sanidad española». Así describe el Dr. Juan Martínez Hernández en el libro «El médico rojo» a esta figura científica que tuvo que exiliarse a Rusia tras la Guerra Civil.

El Dr. Martínez Hernández, colaborador habitual de este periódico, presentó el miércoles este libro en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC), arropado en la presentación por el Dr. Juan José Rodriguez, presidente de la corporación; el Dr. José Manuel Ribera Casado, catedrático emérito de Geriatría de la Universidad Complutense de Madrid, y el propio editor del libro, Juan Hernández, además de numerosos amigos y compañeros de profesión. También asistió el vicepresidente de la OMC, Dr. Ricard Gutierrez.

El presidente de la OMC, encargado de abrir el acto, expresó su satisfacción por la presentación de este libro en «la casa de los médicos» y agradeció al Dr. Martínez Hernández, en «su afán investigador», su contribución para recuperar «un referente y pionero de la farmacología española del siglo XX» y un «maestro de la medicina preventiva».

Tras resaltar los logros científicos alcanzados por el Dr. Planelles en su larga trayectoria profesional en el campo de las enfermedades infecciosas, la síntesis de antibióticos y los efectos secundarios de los mismos, se centró, precisamente, en su aportación a la medicina preventiva. Dijo que «la medicina además de curativa, es una ciencia preventiva» y que,  «aunque no se mueve con las mismas prioridades ni con la misma lógica que la medicina clínica, si lo hace por los valores esenciales de la medicina».

Se refirió a esos principios y valores, a la ética y el compromiso de la profesión con el fin de «buscar la calidad y seguridad de los pacientes en condiciones de igualdad», de los cuales ?afirmó- «hizo gala el Dr. Planelles a la hora de hacer ciencia». Una ética, según el Dr. Rodriguez Sendín, que ayuda al médico a «tomar decisiones ante la realidad social que le rodea y que va más allá de cualquier otro compromiso».

Habló también de ciencia, de política «con mayúsculas» y de economía que, junto con la ética, son, según el presidente de la OMC, los  cuatro pilares en los que se sustenta la equidad porque «los recursos son finitos y hay que repartirlos entre todo aquel que lo necesite». «De todo ello, de esa vida dedicada a la ciencia y a paliar el sufrimiento -afirmó- es un exponente el Dr. Planelles».

El Dr. José Manuel Ribera Casado, miembro de la Real Academia Nacional de Medicina y catedrático emérito de Geriatría de la Universidad Complutense de Madrid, presentó al que fue su discípulo, el Dr. Martínez Hernández, del que destacó su «humanidad, voluntad, espíritu de trabajo y constancia», lo que le han ayudado, sin duda, -dijo- a «recuperar del silencio a un investigador de primer nivel del siglo pasado» y poner en valor la figura de un conciudadano nuestro «tan ilustre como poco conocido».

El relato «apasionado, pero veraz y objetivo» que el Dr. Martínez Hernández hace del  Dr. Planelles, un «compatriota que lucho por la medicina, por el progreso de su país y por la justicia en el sentido más amplio» es, según el profesor Ribera, un «homenaje a tantos y tantos españoles que, con la guerra, vieron truncadas sus carreras en aquellos años difíciles, pero siguieron adelante con mayor o menor fortuna». En este sentido, tuvo un recuerdo a los científicos españoles que fueron depurados en los años de la postguerra en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, más del 60% del total, según afirmó.

Para el profesor Ribera, el Dr. Planelles, a pesar de las dificultades a la que tuvo que enfrentarse en su exilio soviético, fue un «triunfador fuera de casa» porque «hizo en todo momento lo que quería y lo hizo bien», por lo que «fue y sigue siendo un referente para nosotros».

Juan Hernández, de Ediciones 2010, explicó que aunque este libro partió de un «original no solicitado», la editorial tuvo claro, desde el primer momento, la importancia que representaba «recuperar uno de los nombres más destacados del exilio científico» y quiso dejar claro que, a pesar del título y la militancia comunista del protagonista, la obra se centra en «su legado médico y científico».

Finalmente, intervino el autor, el Dr. Juan Martínez Hernández, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, autor de otros cinco libros y numerosas publicaciones científicas, quien expresó que «El médico rojo» no es una biografía convencional, sino «una necesidad de escribir para que otras personas lean y conozcan quien fue el Dr. Planelles», un «eslabón perdido de la medicina y de la historia de España».

Manifestó que conoció la existencia del Dr. Planelles de una manera casual, en 2005, en la feria del libro antiguo de Leganés, y eso le llevó a investigar; verificar «como hacen los periodistas», a buscar documentos y publicaciones del autor, del que dijo que solo hay dos libros suyos en España: uno en los sótanos de la Facultad de Medicina de la UCM y otro en la fábrica de tractores John Deere Ibérica de Getafe, donde CC.OO compró todas las obras de la editorial rusa MIR, en la que publicaba el Dr. Planelles.

Habló de las conversaciones que ha mantenido con Lola, nieta de Dolores Ibarruri, Pasionaria, cuya amistad con el Dr. Planelles se forjó a raíz de la asistencia que prestó a unos de los  hijos de la secretaria general del PCE cuando esta estaba en la clandestinidad. El Dr. Martínez Hernández recordó el video que visualizó de la familia de la Pasionaria, en el que se veía en movimiento  al Dr. Planelles dejando intuir su «personalidad juvenil, ingeniosa y creativa».

Los documentos autobiográficos y las conversaciones que ha mantenido con la familia y personas que le conocieron, a muchas de las cuales encontró a través de redes sociales, han hecho posible este relato del que el Dr. Martínez Hernández describió como «un gigante de la investigación médica, un innovador y un hombre implicado con la sociedad en la que vivió», que fue la Guerra Civil y el exilio en la Unión Soviética donde vivió la II Guerra Mundial y la Guerra Fría.

Recordó sus avatares personales, familiares y de su propia salud y, en especial, sus aportaciones en la investigación experimental de la aterosclerosis, de la psicología experimental, del diagnóstico del embarazo y de otras ramas de la fisiología y la farmacología, concretamente, de numerosos antibióticos, campo en el que realizó aportaciones alertando de que los antibióticos podían ser también perjudiciales.

Afirmó que «fue el primer médico que alertó sobre los peligros y los daños globales de la guerra nuclear» y destacó su aportación como responsable de la sanidad de Madrid en el año 1936, de su defensa de la universalidad y gratuidad de la atención sanitaria que por entonces era de pago. «Solo por eso ?dijo- debería ocupar un lugar privilegiado en la historia de la sanidad española».

El Dr. Martínez Hernández tuvo un recuerdo para los miles de titulados superiores y jóvenes investigadores que están yendo fuera de España por falta de trabajo o recursos económicos y que, «lejos de ser exiliados políticos como el Dr. Planelles, forman parte de un exilio de tipo económico». «Espero ?dijo- que él sea un referente de éxito para estos profesionales»  y que con este libro «permanezca para siempre la figura de un maestro al que la historia quiso borrar y nosotros se lo impedimos».

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares