viernes, junio 21, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioOMCOrganizaciónAdministración y Sociedades Científicas elaboran conjuntamente nuevas directrices sobre transmisión del VIH...

Administración y Sociedades Científicas elaboran conjuntamente nuevas directrices sobre transmisión del VIH madre-hijo

La Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida del Ministerio de Sanidad, ginecólogos y expertos en enfermedades infecciosas han elaborado un nuevo consenso sobre transmisión vertical (madre-hijo) del VIH en el que recomiendan repetir la serología que detecta el virus durante el tercer trimestre del embarazo, para evitar que la infección se conozca en fases más avanzadas de la gestación o incluso durante el parto


Madrid, 20 de junio 2013 (medicosypacientes.com/E.P.)

La Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida del Ministerio de Sanidad, ginecólogos y expertos en enfermedades infecciosas han elaborado un nuevo consenso sobre transmisión vertical (madre-hijo) del VIH en el que recomiendan repetir la serología que detecta el virus durante el tercer trimestre del embarazo, para evitar que la infección se conozca en fases más avanzadas de la gestación o incluso durante el parto.

Así se acordó desde el Grupo de Estudios de Sida (Gesida) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiologia Clínica (SEIMC), la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) y la Sociedad Española de Infectología Pediátrica (SEIP), en colaboración con el ministerio, en la elaboración de una guía que actualiza las anteriores recomendaciones, que databan de 2007.

Según datos del Ministerio de Sanidad, en el año 2011 se notificaron 2.763 nuevas infecciones por VIH, de las que el 0,3 por ciento fueron hijos de madres afectadas que, en la mayoría de los casos, no estaban diagnosticadas o se habían detectado tarde.

Por ello, los expertos consideran que la repetición de esta prueba está justificada por la importancia del conocimiento de la infección, que consideran el aspecto crucial para prevenir la transmisión vertical a través del tratamiento antirretroviral.

«Este tratamiento es, hoy por hoy, el factor de mayor impacto en la prevención de la transmisión vertical del VIH y está indicado en todas las mujeres embarazadas infectadas», recuerda Gesida.

La importancia de esta terapia para evitar el contagio materno-infantil es tal, según estas organizaciones, que, si no se realiza ningún tratamiento preventivo, la tasa de transmisión vertical oscila entre el 12 y el 30 por ciento llegando hasta el 50 por ciento en los países sin recursos. Sin embargo, con el tratamiento antiretroviral y el manejo clínico adecuado las tasas de transmisión disminuyen hasta un 0,1 por ciento.

Por ello, el presidente de Gesida, Juan Berenguer, anima a cualquier profesional de la salud que atienda a una mujer en edad fértil a explicarle la trascendencia del conocimiento de su estado frente al VIH y ofrecerle la realización de la prueba antes de la concepción.

«En todas las gestantes en las que no se haya realizado con anterioridad, se debe ofrecer la realización de la serología frente al VIH lo antes posible. Y pensamos que es importante también repetir la prueba en el tercer trimestre para diagnosticar las nuevas infecciones que se puedan producirse durante el embarazo», señaló.

Recomendaciones frente 
a la reproducción asistida

El nuevo consenso sobre transmisión vertical de VIH también revisa los procedimientos aconsejados en reproducción asistida tanto en parejas con un solo miembro infectado como en las que lo están ambos.

Se estima que la tasa de transmisión del VIH es de 1 de cada 500 a 1.000 relaciones sexuales desprotegidas cuando solo un miembro de la pareja está infectado, aunque dependiendo de otros factores el riesgo puede ser mayor.

Cuando el hombre es el único miembro de la pareja infectado, la opción de reproducción más segura «aunque costosa» para evitar la infección a la pareja es la realización de lavado seminal (no se ha demostrado virus VIH en los espermatozoides) con técnica de reproducción asistida asociada. En cambio, si es la mujer la que está infectada, la autoinseminación supone un método sencillo y eficaz para obtener un embarazo.

Dada la dificultad de muchas parejas para acceder a las técnicas de reproducción asistida, la guía valora también no obstante la posibilidad de realizar la concepción de forma natural, esto es, manteniendo relaciones sexuales no protegidas en los periodos de mayor fertilidad, siempre que la infección esté controlada y exista supresión viral.

Asimismo, considera la utilización de profilaxis preexposición periconcepcional (PreEP) con determinados fármacos para disminuir el riesgo de transmisión, incluyendo el uso de medicamentos antirretrovirales (ARVs) para reducir el riesgo de infección de VIH vía relaciones sexuales.

El nuevo consenso también actualiza las recomendaciones y pautas de tratamiento antirretroviral dirigidos a preservar la salud de la madre y disminuir los riesgos del niño expuesto, insistiendo en que los beneficios de este tratamiento sobre la madre y el hijo superan los riesgos de su utilización durante el embarazo.

También incluye nuevos capítulos donde se abordan, entre otras cuestiones, las actuaciones que deben seguirse en el niño prematuro y cuál debe ser el manejo de situaciones especiales como la mujer gestante con VIH que además tiene otras infecciones (tuberculosis, hepatitis por virus C o por virus B).

Se adjunta documento consenso.

 


Relacionados

Adjuntos

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares