Campaña medicina rural

Martes, 16 Agosto 2022

Viajar en coche con un perro que se marea puede ocasionar accidentes

31/07/2008

La web “mareoviajeperros.es” ofrece recomendaciones para hacer más agradables estos desplazamientos, evitando los mareos y el consiguiente riesgo de accidente

Madrid, 1 agosto 2008 (Europa Press)

Viajar con un perro que se marea en el coche "puede llegar a desencadenar un problema de seguridad vial", según Pfizer Salud Animal, que ha cifrado en 200.000 el número de familias que se verán afectadas durante la operación salida de agosto por este tipo de problema. Según la compañía, el mareo es "un problema habitual" que afecta a uno de cada seis perros de todas las edades, aunque los más susceptibles a padecerlo son los cachorros y los perros más jóvenes. Los síntomas típicos son vómitos, náuseas, babeo, inquietud, ansiedad y temblor.

Según indican, "los perros que se marean al viajar muestran una combinación de movimiento, estrés y ansiedad incontrolados" que puede distraer al conductor y desencadenar un accidente. De hecho, "la falta o escasez de atención interviene en casi la tercera parte de los accidentes".

Dejar la ventana parcialmente abierta para que al animal le dé el aire durante el viaje, evitar los frenazos y los acelerones, hacer paradas para pasear al perro y darle de beber o acostumbrar a la mascota a utilizar el coche comenzando con viajes cortos y haciendo gradualmente viajes más largos, son algunos de los consejos para evitar el mareo.

Asimismo, en la página web (www.mareoviajeperros.es) se recomienda asociar el coche con una actividad agradable, como por ejemplo un paseo en el lugar de destino, mantener una temperatura óptima dentro del vehículo, y hacer que los primeros viajes sean lo más agradables posible y sin estrés para los cachorros.