Campaña medicina rural

Lunes, 15 Agosto 2022

Recuperar el humanismo, el gran reto de la Medicina

16/09/2009

“El médico no siempre presta la suficientemente atención a los pacientes terminales, en parte, porque en la universidad no se nos ha enseñado nada en absoluto sobre lo que tenemos que hacer con un enfermo incurable”, señaló el Dr. Marcos Gómez Sancho, presidente de la Comisión Central de Deontología de la Organización Médica Colegial

Madrid, 13 de mayo 2009 (medicosypacientes.com)

Dr. Marcos Gómez Sancho

Dr. Marcos Gómez Sancho, durante
su intervención en el FIEM

La importancia del papel del médico en los cuidados paliativos fue otro de los temas que se abordaron el 2º edición Foro Iberoamericano de Entidades Médicas (FIEM). “El médico no siempre presta la suficientemente atención a los enfermos terminales en parte, porque en la universidad no se nos ha enseñado nada en absoluto sobre lo que tenemos que hacer con un enfermo incurable. Por esta razón, en muchas ocasiones no se puede echar la culpa a los médicos, ya que carecen de recursos para hacer frente a las muchísimas demandas de atención que va a formular el paciente”, señaló el Dr. Marcos Gómez Sancho, presidente de la Comisión Central de Deontología de la Organización Médica Colegial.

Los profesionales sanitarios son cada día más hábiles en el manejo de aparatos y en la utilización de técnicas complejas, pero a menudo se sienten desprovistos y desarmados de cara a la angustia y la soledad del moribundo. “Desgraciadamente, el hecho de no saber manejar la situación, puede dar lugar a una conducta defensiva por parte del médico y que contribuirá en gran medida a empeorar las cosas”, matizó el Dr. Gómez Sancho.

Esta carencia se puede deber, según explicó el Dr. Marcos Gómez Sancho, a que en la universidad se enseña sólo a salvar vidas y por ello, aunque sea inconscientemente, la muerte del enfermo se puede interpretar como un fracaso profesional. “La muerte siempre estuvo excluida del saber médico (salvo en medicina legal)”, puntualiza el experto..

La obstetricia del alma

Cada vez hay más pacientes que se quejan de la falta de cercanía de los médicos y ésto cobra una mayor importancia cuando hablamos de enfermos terminales. Para el Dr. Marcos Gómez Sancho, la obstetricia del alma es una de las mejores medicinas, aunque el médico suele otorgar sólo el poder al fármaco y se olvida de otros instrumentos como el apoyo, la comunicación o la caridad. “El humanismo es un arte de palabras, sentimientos y actitudes. El médico lo expresa con empatía y afecto, lo que a su vez evoca en el paciente y a sus familiares confianza, seguridad y esperanza”, resaltó el presidente de la Comisión Deontológica.

En algunas ocasiones, aliviar y consolar es lo único que se puede hacer para ayudar al paciente. “El hecho de que al enfermo no se le considere muerto antes de morir, que no se considere abandonado por su médico, que le visita, le escucha, le acompaña, le tranquiliza y conforta, le da la mano y es capaz de transmitirle esperanza y confianza, es de una importancia tremenda para el paciente, aparte de una de las misiones más grandiosas de la profesión médica. Ningún médico está autorizado a abandonar a su enfermo por el mero hecho de padecer una enfermedad incurable”, recalcó el presidente de la Comisión Central de Deontología de la OMC.

“Nadie duda de que hay algo fundamental que falla en la Medicina de hoy. Fría, cara e incluso cruel, la asistencia sanitaria plantea un desafío a los médicos a la hora de armonizar la efectividad de la ciencia con el humanismo de la empatía. El camino será arduo pero el reto es necesario”, concluyó el Dr. Gómez Sancho.

Enlaces relacionados: