Campaña medicina rural

Miércoles, 17 Agosto 2022

Reciclar medicamentos: Salud para la naturaleza

14/07/2008

En la actualidad, sólo se recicla el 30% de los medicamentos que no se utilizan. En esta labor de concienciación, la iniciativa ecológica SIGRE, empresa pionera en España, quiere evitar que tanto los medicamentos como sus envases se mezclen con otros residuos domésticos y acaben en la basura, sin poder recibir un tratamiento medioambiental adecuado.

Madrid, 12 de julio de 2008.

SIGRE

En las oficinas de farmacia se ubican
los denominados Puntos SIGRE

Cada vez más, los ciudadanos son consientes de la importancia del reciclaje y, por tanto, de separar la materia orgánica, el papel, el vidrio o el plástico. Muchas veces se acumulan en nuestras casas medicamentos que no vamos a tomar más, bien porque están caducados o porque el tratamiento ha finalizado. Lo que mucha gente desconoce es que los medicamentos son una materia que requiere un reciclaje especial. Hace 5 años se puso en marcha en España los puntos SIGRE, ubicados en las farmacias de toda España donde el consumidor puede depositar los envases de los medicamentos que ya no utilicen.

Los puntos SIGRE, el único lugar adecuado para depositar los medicamentos, se encuentran en más de 20.000 oficinas de farmacia, alrededor de todo el país.

SIGRE es una entidad sin ánimo de lucro y única en su forma de reciclar en Europa. La empresa nació, por iniciativa de los laboratorios farmacéuticos con el refrendo de todos los agentes que operan en el sector, distribución y oficinas de farmacia, para la recogida y gestión de envases de medicamentos vacíos y con restos, así como de medicamentos no utilizables o caducados, junto con sus cajas y prospectos. En definitiva, SIGRE está formado por Farmaindustria, en representación de 260 laboratorios adheridos; FEDIFAR que agrupa las empresas de distribución farmacéutica, y el Consejo General de Colegios Oficiales de farmacéuticos.

Bajo el lema “Por la Salud de la Naturaleza”, SIGRE, quiere evitar que tanto los envases como los restos de medicamentos que éstos puedan contener se mezclen con otros residuos domésticos y acaben en la basura sin poder recibir un tratamiento medioambiental adecuado, y por otro lado, impulsar medidas preventivas que permitan reducir la cantidad de residuos de los envases generados por la industria.

“El objetivo de SIGRE tiene dos vertientes: por un lado, el valor mediombiental, evitando que los envases y restos de medicamentos se tiren a la basura y contamine ríos, acuíferos y el medio ambiente. Y por otro lado, una labor sanitaria con la retirada en los hogares de tratamientos ya finalizados o caducados y así evitar accidentes”, explica Juan Carlos Mampaso, director general de SIGRE.

La ley de envases

El Parlamento Español aprobó la Ley 11/97 de Envases y Residuos de Envases, que implica a los distintos agentes que operan en el mercado para que gestionen la recogida y tratamiento de todos los envases que se comercialicen. Esta normativa es de aplicación a todos los sectores, el farmacéutico entre ellos. Así, este sector ha de responsabilizarse de la recogida y gestión de sus envases.

La industria farmacéutica quiso llegar más lejos y responsabilizarse no sólo de los envases, como exigía la Ley, sino también de los restos de medicamentos que éstos puedan contener, y creó su propio Sistema Integrado de Gestión para el sector farmacéutico. Así nació SIGRE.

Recientemente se ha publicado el Real Decreto 1345/2007 que desarrolla la Ley de Garantías y Uso Racional del Medicamento y Productos Sanitarios. Esta nueva normativa obliga, por primera vez, al laboratorio titular de la autorización a participar en sistemas que garanticen la recogida de los residuos de medicamentos que se generen en los domicilios, actividad que desde hace años el sector farmacéutico lleva realizando en nuestro país a través de SIGRE.

Toneladas de medicamentos

En España se estima que, cada año, los laboratorios farmacéuticos ponen en el mercado alrededor de 1.400 millones de envases de productos farmacéuticos. Todos estos envases llevan impreso el logotipo de SIGRE.

SIGRE

Una vez clasificados y seleccionados son puestos
a disposición de las plantas especializadas
para su reciclado.

En la actualidad, sólo se recicla el 30% de los medicamentos que no se utilizan, es decir, alrededor de 2.625 toneladas anuales. Esta cifra es equivalente a lo que se recoge de basura sólo en un día por lo que se necesita una mayor concienciación social. En muchos hogares hay botiquines con medicamentos caducados o de tratamientos que ya se han finalizado. Coleccionar medicamentos no sirve de nada y sólo puede originar accidentes derivados de la automedicación o el uso de fármacos caducados. “El ciudadano debe acostumbrarse a llevar a la farmacia el medicamento una vez acabado o con restos de medicación así como aquellos que ya hayan caducado”, señala Juan Carlos Mampaso.

El medicamento debe ser reciclado de forma diferente a otros residuos por lo que no se debe tirar a los contenedores amarillos. En la planta de SIGRE, situada en Cerceda (La Coruña), llegan los medicamentos de toda España. En 2007 se recogieron 1.315 millones de unidades a través de las oficinas de farmacia de toda España.

En la planta gallega se clasifica, valora y separan aquellos medicamentos de gran toxicidad, como los fármacos anticancerígenos, así como los envases de cartón, radiografías, vidrio, jeringuillas, etc. Una vez hecha la selección los medicamentos son llevados a una incineradora donde se transforman en energía eléctrica. El medicamento tiene un gran poder calorífico aunque no tanto eléctrico. A pesar de ello, “nosotros estimamos que con la energía conseguida a través de la incineración de los medicamentos logramos iluminar durante un año a 500 colegios”, apunta el director general de SIGRE.

Desde que en 2001 comenzaron el funcionamiento de los puntos SIGRE en toda España la recogida de medicamentos se ha duplicado. “El ciudadano debe comprender que el uso racional del medicamento pasa no sólo por no automedicarse sino por cerrar el ciclo del fármaco correctamente, depositándolo en los contendores, los puntos SIGRE, en las farmacias”, apunta Mampaso.

Planta de reciclaje de la planta SIGRE

Una vez que los residuos, procedentes de los puntos SIGRE ubicados en todas las Comunidades Autónomas, han llegado a las instalaciones de la Planta de Selección y Clasificación de SIGRE, ubicada en Cerceda (La Coruña), se pone en marcha el siguiente proceso de separación:

-Por el tipo de material de envase (papel, cartón, vidrio, plásticos, etc.). Una vez clasificados y seleccionados son puestos a disposición de las plantas especializadas para su reciclado.

-Los restos de medicamentos, una vez clasificados, son destinados a valorización con producción de energía, salvo una mínima fracción que, por su especial tipología, es objeto de eliminación controlada. Así, a través de este sistema de selección y clasificación, se posibilita la reutilización de materiales (papel, cartón, plástico, vidrio, etc.) y se realiza un aprovechamiento energético, lo que contribuye a un ahorro en la utilización de combustibles fósiles para la generación de energía.

La Planta de Selección y Clasificación de SIGRE es la primera instalación específica existente en España para este tipo de residuos, ha sido diseñada en exclusiva para SIGRE e incorpora innovaciones tecnológicas destinadas a optimizar el reciclado de los envases de medicamentos y a facilitar el correcto tratamiento de los residuos que pudieran contener.

En otros países una vez recogidos los medicamentos se incineran. La fábrica de SIGRE en Cerceda, es la única en Europa que realiza este procedimiento de reciclaje de los medicamentos y está sirviendo de modelo. Por ejemplo, Francia o Portugal han visitado esta planta de Cerceda para implementarlo en sus países.

Cómo reciclar:

-Al acabar un medicamento, no deposite el envase vacío en los contadores amarillos o de vidrio.

-Los medicamentos sólo se pueden depositar en los puntos SIGRE, situados en más de 20.000 farmacias de toda España.

-Al finalizar un tratamiento deposítelo vacío o con restos de medicación.

-Al revisar el botiquín, recicle los medicamentos que no se necesiten y los caducados.

-Deposite los medicamentos todos con su caja y prospecto.

-Cualquier duda de cómo reciclar los fármacos consulte a su farmacéutico o médico.

-En los puntos SIGRE, situados en las farmacias, no deposite radiografías, pañales, jeringuillas, ni otros productos que no sean medicamentos.