Campaña medicina rural

Lunes, 15 Agosto 2022

Pediatras y nutricionistas destacan la importancia del rol de los padres con respecto al consumo de frutas y verduras de sus hijos

09/07/2008

Desde las Sociedades Científicas para el Estudio de la Obesidad y de Pediatría, se coincide en el alto grado de tolerabilidad de los padres ante el rechazo de los niños de ahora a este tipo de alimentos

Madrid, 10 de julio 2008 (Europa Press)

Expertos en Pediatría y Nutrición han lanzado nuevas recomendaciones sobre alimentación infantil, esta vez dirigidas principalmente a los padres. Así, la coordinadora de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría (AEP), la doctora Lucrecia Suárez ha hablado de la importancia de una educación saludable, por parte de los progenitores para que, cuando el niño empiece a rechazar y a aceptar determinados alimentos, ellos tengan el criterio suficiente para saber que su hijo no puede decidir la alimentación que le conviene y no puede comer sólo lo que le gusta", tal como subrayó esta experta.

Los padres tienen que ser "inflexibles" a la hora de incluir frutas y verduras en la dieta diaria de sus hijos si quieren que en el futuro "gocen de una buena salud", según afirmó.

En opinión de la AEP, todas las estrategias encaminadas a llamar la atención sobre el problema del sobrepeso, intentar modificar los "malos hábitos alimentarios" para prevenir el sobrepeso (y corregirlo cuando exista) son "positivas" para tratar un problema que afecta a más de 1.000 millones de personas en el mundo.

Sobre el consumo de estos alimentos por parte de la población más pequeña también ha opinado el secretario general de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), el doctor Manuel Gargallo. “El consumo de frutas y verduras es ‘muy importante’ porque todas las encuestas coinciden al decir que a los niños de ahora ‘no les gustan ni las frutas ni las verduras’, a lo que los padres responden escogiendo la "vía fácil", "si no les gustan, que no las coman", indicó este especialista.

"Hemos evolucionado hacia una alimentación con un fuerte protagonismo de la comida rápida y los alimentos hipercalóricos e hipergrasos, todo ello con una influencia claramente comercial que ha propiciado que la incidencia de la obesidad infantil se este disparando en los últimos años", aseguró este experto en nutrición.

"Regresar a los orígenes, volver a la dieta mediterránea, a las frutas, las verduras y el aceite de oliva, sería algo "realmente positivo para la juventud", en opinión de este experto. Sin embargo, por mucho que lo intenten las administraciones públicas, "será difícil cambiar los malos hábitos alimenticios de los jóvenes sin contar con una colaboración activa de los familiares", afirmó.

De tal forma que, el rol de los padres es "trascendental" si tenemos en cuenta que este tipo de medidas, si no consiguen convencer e involucrar a los padres para que las prolonguen en los hogares, están "condenadas al fracaso". Una buena opción sería sensibilizar a los progenitores a través de los hijos, "a modo de toque de atención". "Si los padres ven que en el colegio los niños comen fruta, se pueden animar a hacerlo también en casa", dijo.

Propuesta europea

Los representantes de estas Sociedades Científicas se han referido, igualmente, a la reciente propuesta de la Comisión Europea de destinar 90 millones de euros al año del presupuesto comunitario a cofinanciar, junto con los Estados miembros, planes de distribución gratuita de frutas y verduras en los colegios europeos, con el objetivo de crear hábitos saludables entre los escolares y combatir la obesidad infantil.

Mientras que la pediatra Suárez la califica de "’ideal’ siempre y cuando se acompañe de otras acciones y no se quede en un mero ‘gesto simbólico"’, el doctor Gallardo considera que "no se debe criticar esta medida de manera aislada". “Es una propuesta ‘positiva’ porque en los países occidentales la calidad de la alimentación infantil se ha ido deteriorando de manera progresiva", concluyó.