Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

No es tiempo propicio para los mitos

13/03/2009

La ciencia prescinde de los mitos en tanto en cuanto ha de ser objetiva y verificable. Hoy día sólo los mitos del progreso y del genio son los que predominan en la sociedad actual

Madrid, 14 de marzo 2009 (medicosypacientes.com)

En su sentido propio, los mitos son “relatos tradicionales sobre figuras y acciones extraordinarias y memorables que se desenvuelven en un tiempo prestigioso y lejano”, explica el profesor Carlos García Gual, catedrático de Filología Griega en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), en relación con el eje central de la mesa redonda que se celebrará en Madrid el lunes, 16 de marzo, a las 19:30 horas (calle Pinar, 21), en el contexto del Ciclo “En tierra de nadie: conversaciones sobre ciencias y letras”, organizado por la Fundación de Ciencias de la Salud y la Residencia de Estudiantes.

“Los grandes mitos de nuestra cultura vienen, en su mayoría, de Grecia e intentan dar un sentido humano al mundo natural”, señala el experto. Pretenden dar respuesta a los grandes enigmas de la humanidad: de dónde venimos, a dónde vamos, qué hay más allá de la muerte, cuál es el sentido de la vida, etcétera. “La ciencia prescinde de los mitos en tanto en cuanto ha de ser objetiva y verificable”, añade. No obstante, tales relatos pueden servir para ilustrar temas y aspectos específicos del alguna disciplina como el psicoanálisis.

“Nuestro tiempo –desmemoriado, tecnológico y comercial- no es propicio a la mitología”, apunta el profesor García Gual, quien ha realizado numerosos estudios de lingüística y literatura griega, literatura comparada, historia de la filosofía antigua y mitología. En su lugar, y en un sentido muy trivial, destaca la creación de mitos populares, como los que representan Superman y algunas figuras del cine, que “no son más que mera calderilla frente a los antiguos relatos míticos”, añade. No obstante, “las grandes religiones y la literatura más culta conservan algunos mitos esenciales”.

Desde el punto de vista de la Ciencia -entendida como Conocimiento-, Antonio Lafuente, del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) defenderá el argumento de que “los mitos han sido grandes generadores de conocimiento y viceversa”. De esta manera, "los mitos experimentales son aquellos que han entrado poco a poco en el laboratorio y tratan de hacer inteligibles las grandes tensiones que hay en nuestro mundo -entre lo natural y lo artificial, la naturaleza y la cultura, el hombre y la mujer, la materia y el espíritu-. Estas narraciones “vienen siendo grandes generadoras de conocimiento, y viceversa”.

El investigador hará un repaso por los mitos experimentales más relevantes de la historia, como el mito del origen, del diluvio (que ha provocado importantísimos desarrollos en el ámbito de la geología) o los mitos del orden (la sociedad debe ser un reflejo del orden cósmico) y del artista (defiende que la creatividad es individual, mental, solitaria y genial, y no una colectiva, anónima, social o distribuida).

Pero si todos estos mitos “siguen teniendo una clara vigencia”, son otros, según el profesor Lafuente, como los del progreso y del genio los que predominan en la sociedad actual. Así, mientras el progreso nos lleva a dar sentido a nuestras desgracias en favor de un mejor porvenir, el segundo hace referencia a la necesidad de confiar en los genios, pues “ellos nos traerán la solución a nuestros problemas”. En la actualidad, “todo el mundo maneja estos dos mitos en su vida cotidiana”, concluye el experto, que trata éstas y otras cuestiones en el blog “tecnocidanos”, inaugurado en 2005.

Más información: