Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

Los pacientes con artrosis tienen mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

18/09/2009

La edad avanzada, la escasa movilidad, así como la obesidad o los tratamientos con antiinflamatorios son factores de riesgo importantes en personas con artrosis. Ejercicios simples como caminar -dentro de las posibilidades de cada paciente-, son la mejor terapia para mejorar los síntomas de la artrosis y también para prevenir otras dolencias asociadas

Madrid, 19 de septiembre 2009 (medicosypacientes.com)

El dolor que los pacientes con artrosis sufren a la hora de caminar y realizar determinados movimientos, hace que en un gran número de ocasiones sean ellos mismos los que se autolimitan e incrementen su sedentarismo, con el fin de padecer lo menos posible. De esta forma, al sentirse doloridos, pasean con menos frecuencia o disminuyen las distancias recorridas, además de reducir paulatinamente cada movimiento que hacen.

Los pacientes con artrosis tienen mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

Este hecho, unido a que los pacientes artrósicos suelen ser en su mayor medida personas con una edad avanzada, hace que se incremente el riesgo de sufrir también otras enfermedades como hipertensión arterial, diabetes u obesidad, así como que aumenten sus niveles de colesterol.

“Si bien los pacientes de mayor edad tienen riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares per se, en aquéllos que sufren artrosis este riesgo se ve incrementado tanto por su reducida movilidad como por la obesidad, especialmente frecuente en los pacientes con artrosis de rodilla” apunta el Dr. Cristóbal Orellana Garrido, del Servicio de Reumatología del Hospital Parc Taulí, en Sabadell (Barcelona). “Asimismo, el uso de tratamientos farmacológicos como los antiinflamatorios puede ser también un factor importante en el incremento, por ejemplo, de la hipertensión arterial”.

El Dr. Orellana, ha subrayado el importante papel que tiene el reumatólogo no sólo para tratar la artrosis, sino para determinar qué otras dolencias asociadas –como las cardiovasculares- puede tener el paciente. “Si reducimos los síntomas de la persona con artrosis y hacemos lo posible para mejorar su funcionalidad y movilidad, conseguiremos también que se reduzcan los niveles de colesterol o triglicéridos, o las cifras de presión arterial”.

Ejercicios para mejorar la movilidad

Sin duda alguna, el incremento de la movilidad de los pacientes resulta un factor sumamente importante para reducir las posibilidades de sufrir o mejorar el control de alguna de estas enfermedades cardiovasculares. Ejercicios simples como caminar –dentro de las posibilidades de cada paciente-, son la mejor terapia para mejorar los síntomas de la artrosis y también para prevenir otras dolencias asociadas. “Cosas tan simples y que pocas veces tenemos en cuenta como estos ejercicios, que el paciente puede hacer en casa, acompañados con una disminución del peso son importantes para intentar controlar estos riesgos”.

En este sentido, se hace necesaria una visión global del paciente por parte del reumatólogo, no sólo centrándose en su patología reumática sino haciendo hincapié en qué otras dolencias puede padecer el paciente y los tratamientos para su artrosis y sus otras enfermedades. “Muchas veces ignoramos la relación que puede haber con otras patologías o tratamientos”, continúa explicando el doctor Orellana. “En Atención Primaria sí que se llega a tener esta visión de conjunto, por lo que suelen ser prudentes a la hora de utilizar antiinflamatorios, pero no lo son tanto a la hora de prescribir ejercicio o incidir en las implicaciones negativas que tiene la obesidad”.