Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

Los estudiantes de Medicina consideran que las medidas introducidas en el Decreto-Ley 16/2012 "cambian la esencia del SNS"

07/05/2012

El Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), tras un análisis exhaustivo del Real Decreto-ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones, considera que con las reformas que se han introducido “se está cambiando la esencia de nuestro sistema, llevando a cabo medidas no basadas en evidencia científico-económica, sino en la necesidad de ejecutar cambios rápidos mediante una gestión poco responsable”. Así lo exponen en un amplio documento que, a raíz de la nueva normativa, acaban de hacer público

Madrid, 7 de mayo 2012 (medicosypacientes.com)

El Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), tras un análisis exhaustivo del Real Decreto-ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones, considera que con las reformas que se han introducido “se está cambiando la esencia de nuestro sistema, llevando a cabo medidas no basadas en evidencia científico-económica, sino en la necesidad de ejecutar cambios rápidos mediante una gestión poco responsable”. Así lo exponen en un amplio documento que, a raíz de la nueva normativa, acaban de hacer público.

Los estudiantes de Medicina inciden, en su estudio, en 10 puntos, que a su juicio, son los más llamativos, entre ellos la introducción del concepto de asegurado dentro del Sistema, que lo desvirtúa, a su juicio, “y elimina la Universalidad que siempre le ha caracterizado”.

Como recuerda esta organización, el profesional sanitario ha de atenderse, además de a la propia regulación de la profesión y al derecho sanitario, a una serie de valores y actitudes propias de su profesión, marcadas por el Código Deontológico, y que implican un importante compromiso y responsabilidad sociales. “La profesión médica está al servicio del ser humano y de la sociedad. Respetar la vida humana, la dignidad de la persona y el cuidado de la salud del individuo y de la comunidad son los deberes primordiales del médico. El médico debe atender con la misma diligencia y solicitud a todos los pacientes, sin discriminación alguna” Artículo 5 del Código de Deontología.

En lo que respecta a la cartera de servicios, que pasa de ser una única a dividirse en servicios básicos, complementarios y accesorios, y al aumento de porcentaje de copago farmacéutico, desde el CEEM se percibe la necesidad de que “la Administración trabaje junto Reforma del Sistema Nacional de Salud con los profesionales con el fin de que todos los pacientes reciban la calidad asistencial que merecen, independientemente de la cronicidad o no de su patología y creemos que no ha de seguirse en la línea propuesta”. Es por ello que los estudiantes de Medicina reiteran su posicionamiento en contra del copago asistencial, “ya que no existen evidencias de sus beneficios pero sí evidencias de que disminuye la equidad y la calidad de la salud de la población, especialmente entre los sectores más desfavorecidos de la misma”, recalcan.

Asimismo, consideran necesario tener en cuenta unos principios cautos a la hora de prescribir, consideramos esenciales principios como concebir el tratamiento de una manera integral, evitar el cambio de medicamentos de forma injustificada, ser consciente y controlar los posibles efectos adversos, ser cautos y escépticos con respecto a medicamentos de reciente comercialización buscando información imparcial sobre los mismos o valorar los riesgos y las ventajas a largo plazo.

Defienden, por otra parte, la prescripción por principio activo, “al permitir reconocer los medicamentos por familias y por sus acciones farmacológicas, incluidos los efectos indeseados e interacciones, disminuye la influencia de la industria sobre la prescripción libre del profesional y ha permitido un importante ahorro, al obligar a dispensar la presentación más barata, disminuyendo el coste para el sistema y manteniendo la calidad del mismo, por ello nos posicionamos a favor de esta medida”.

Apuestan, asimismo, por las Área de Capacitación Específica, y a incrementarlas en base a la última propuesta realizada en el Borrador de Real Decreto de Troncalidad, “de modo que los profesionales puedan profundizar y perfeccionarse en un mayor número de áreas, así como permitir vislumbrar mejor el futuro mapa de competencias”.

Insisten en la necesidad de la creación de un registro de profesionales, una medida que desde el CEEM y el Foro de la Profesión Médica de España “llevamos años reclamando. Sin él, nuestro conocimiento de la realidad sanitaria, específicamente en materia de recursos humanos, es sesgado e impreciso y no podemos identificar las debilidades del sistema para incidir sobre ellas”. Es por ello que los estudiantes instan, de nuevo, al Ministerio de Sanidad “a que lo ponga en funcionamiento con la mayor celeridad posible”.

Proponen, además, la  realización de un estudio público, riguroso y dinámico que constate las necesidades reales de la población en sanidad a corto, medio y largo plazo, coordinado por el Ministerio de Sanidad, Servicos Sociales e Igualdad, en colaboración con las Comunidades Autónomas y las organizaciones médicas. Consideran que es la fórmula para “realizar una política de recursos humanos correcta dentro del SNS para asegurar la mayor eficiencia del mismo y evitar sobrecostes”.

También se muestran contrarios a la modificación unilateral del Estatuto Marco del personal estatutario de los Servicios de Salud, “sin una negociación previa con las Organizaciones Profesionales, ni una muestra de voluntad de diálogo o de búsqueda de consenso y más cuando se refiere a cambios en la categoría del personal o en la retribución del mismo. Hay que tener en cuenta la especial situación de los profesionales sanitarios, que sustentan el SNS con unas condiciones nada favorables, y en clara desventaja con países de la Unión Europea”.

Finalmente, consideran inaceptable la reducción de 7.000 millones de Euros en materia de Sanidad, “resultando ésta perjudicada en mayor proporción que otros servicios, siendo éste esencial y sinónimo de bienestar y salud social”.

El CEEM concluye su posicionamiento, ofreciendo su colaboración en la búsqueda activa de posibles soluciones que eviten medidas similares a ésta, al tiempo que, aseguran que  seguirán denunciando “cualquier reforma que ponga en peligro la calidad de nuestra formación, la equidad del Sistema, y el bienestar de la sociedad en general, así como tomar las medidas que consideremos oportunas para evitarlo”.

El informe íntegro del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina se puede consultar a pie de página