Campaña medicina rural

Sábado, 20 Agosto 2022

Los Doctores Sonrisa nos visitan todos los jueves

Los "Doctores Sonrisa", risas y magia para los niños hospitalizados

“Los Doctores Sonrisa nos visitan todos los jueves. Son especiales y diferentes a los demás. Llevan unas batas de diferentes colores, las narices rojas, y una sonrisa de oreja a oreja. Al principio te dan un susto horroroso pero luego tenía ganas de reírme porque tienen un encanto y entusiasmo que despiertan en nosotros una sonrisa. Ojalá pudiesen visitarnos más días.” Javier, 13 años, ingresado en el Hospital Universitario La Paz de Madrid.

Madrid 29/12/2008 medicosypacientes.com
Madrid, 27 de diciembre de 2008 (medicosypacientes.com)
 
Jueves, 17.00 h: es la hora de la visita médica para los niños ingresados del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario La Paz (Madrid), pero hoy reciben a unos médicos muy especiales. Los “Doctores Sonrisa” con su gran nariz roja y sus batas de color chillón visitan habitación por habitación a los niños que allí se encuentran hospitalizados. Son artistas, profesionales y especialmente formados para este tipo de situaciones, que juegan con los niños e intenta involucrarlos para que por un tiempo olviden donde se encuentra y descubran un mundo de magia, propio de la infancia.
 
“Los pequeños pacientes suelen sentir que casi todo el personal que entra en su habitación va a hacerles pruebas incómodas. Por eso la presencia de los doctores sonrisa con sus batas blancas llenas de dibujos les ayuda a normalizar su estancia en el hospital, relajando el ambiente", explica la directora de la Fundación Theodora, Tamara Santamaría.
 
No se ha comprobado científicamente el efecto terapéutico de la risa, pero la visita de estos actores consiguen que el niño se olvide por un tiempo donde se encuentra, “aunque no haya datos definitivos, existen muchos estudios sobre los efectos de la risa en los que se demuestra la importancia del estado de ánimo en la evolución de la enfermedad”.
 
La llegada de los “Doctores Sonrisa” cambia el estado anímico no sólo de los niños sino también de los padres. “Será difícil que mi hija Laura olvide las tardes de los martes cuando la Dra. Sapofrita acudía a la habitación para hacerle olvidar, a través de sus alegrías y risas, que se encontraba en el hospital y que tenía una enfermedad importante”, explican los padres de una niña ingresada.
 
Desde 1994, la Fundación Theodora, fundada en Suiza, lleva alegría y sonrisas a niños hospitalizados de muchos países del mundo. Las visitas de los “doctores sonrisa” son ofrecidas gratuitamente y la fundación corre con los gastos, a través de la financiación de mecenas, patrocinadores y donaciones privadas.
 
En España, los doctores sonrisas ejercen su actividad en 20 hospitales, realizando más de 50.000 visitas a niños hospitalizados.
 
“La Fundación Theodora es muy bien recibida por parte del hospital porque nuestra actividad es para ellos un complemento voluntario. En ocasiones nos piden comenzar a trabajar en nuevos hospitales pero tenemos que posponerlo porque queremos garantizar una calidad y continuidad en el trabajo, y para ello hay que contar con los fondos y los profesionales adecuados”, señala Tamara Santamaría.
 
“El personal sanitario agradece mucho las visitas de los doctores sonrisa porque, además de facilitar su trabajo y apoyarles cuando los pequeños se encuentran más nerviosos, estos artistas también despiertan una sonrisa entre médicos, enfermeras y auxiliares. En general, se implican, facilitan y disfrutan de las visitas”, explica la directora de la Fundación Theodora.
 
Historia de la Fundación Theodora
 
Doctores Sonrisa por
Comunidades Autónomas
 
 
En 1993, los hermanos Jan y André Poulie crearon la Fundación en memoria de su madre, Theodora, para aliviar el sufrimiento de los niños hospitalizados a través de la risa. La Fundación Theodora nació en el Cantón de Vaud, Suiza, y actualmente está presente en varios países de Europa y Asia. En España se puso en marcha en el año 2000, y en estos 8 años, ha conseguido ser la mayor organización de payasos hospitalarios del sector sanitario español, además de ser la única que trabaja a nivel nacional. “La alta calificación y el compromiso personal de todas las personas que trabajan en la Fundación hacen que tenga una gran aceptación en el ámbito sanitario”, explica la directora de la Fundación.
 
Desde abril de 1994 la Fundación Theodora se enfocó en desarrollar sus actividades más allá del los límites territoriales de Suiza. El primer proyecto extranjero fue en Minsk (Bielorrusia) con la creación de un equipo de 4 “Doctores Sonrisa” que acudían a visitar niños enfermos como consecuencia de la catástrofe de Chernobyl. Durante este tiempo, se lanzó un programa en Gran Bretaña en el Hospital Great Ormond al que acudían dos Doctores Sonrisa dos veces a la semana. Con la intención de llegar al mayor número de niños en el mundo, la Fundación comenzó a trabajar posteriormente en Hong Kong, Italia, Turquía, Francia y España. Hoy en día, la Fundación Theodora ofrece la visita de sus “Doctores Sonrisa” a niños de más de 80 hospitales repartidos en 8 países del mundo.
 
Doctores sonrisa
 
Lunarcita
 
Los “Doctores Sonrisa” son artistas profesionales, magos, payasos, actores, actrices, malabaristas, con una habilidad artística, una sensibilidad comunicativa especial y una capacidad innata para la improvisación.
 
Son profesionales de la risa especialmente formados para desarrollar su labor en los hospitales, y siguen regularmente seminarios destinados a completar y actualizar su formación, en los cuales se les sensibiliza e imparten conocimientos de Psicopediatría.
 
“A los Doctores Sonrisa se les exige una higiene impecable, tanto en lo que concierne a su persona como a los materiales que utilizan en sus visitas. Así, antes de entrar a cada habitación, es obligación y costumbre desinfectar dichos objetos y sus manos. Aunque su función principal es hacer felices a los niños, las familias y el equipo sanitario del hospital también se benefician de su trabajo y alegría. La formación de los Doctores Sonrisa les permite complementar sin interferir el trabajo del equipo de médicos y enfermeras, intentando llevar distracción y felicidad allá donde se pueda”, explica la directora de la Fundación.
 
Una labor que impregna de felicidad también a las personas que realizan este trabajo. “Me pongo la nariz y ya vivo sólo para una cosa, hacer olvidar a los niños hospitalizados por unos instantes, que están allí, y si consigo una risa, una mirada cómplice, un algo, por pequeño que sea, me siento feliz.”, comenta uno de los “doctores sonrisa”.
 
Más información:
 
Hospital Universitario La Paz
Fundación Theodora