Campaña medicina rural

Martes, 16 Agosto 2022

Los diputados gallegos descartan regular medidas aunque haya bajas masivas

21/09/2009

Argumentan que reglamentar circunstancias extraordinarias puede originar absentismo o inseguridad jurídica del voto parlamentario

Santiago de Compostela, 22 de septiembre 2009 (Europa Press)

Los diputados de la Cámara gallega descartan regular o tener que recurrir a las normas parlamentarias para salvaguardar la actividad en el caso de que se produzcan bajas masivas derivadas del contagio por el virus A/H1N1 y, de hecho, los tres grupos con representación en el hemiciclo garantizan que el "sentido común" presidirá las votaciones para respetar la expresión popular de las urnas.

"Normalidad" y "tranquilidad" son las palabras que los representantes del PPdeG, PSdeG y BNG aseguraron que imperan en sus respectivas formaciones políticas, cuyos integrantes seguirán las recomendaciones de las autoridades sanitarias como "cualquier otro ciudadano". En este sentido, descartaron reclamar a las instancias pertinentes incluir a los diputados en el grupo de riesgo para ser vacunados.

"No me atrevo a poner al Parlamento por encima de la comunidad educativa", afirmó el portavoz del Grupo Parlamentario del PPdeG, Manuel Ruiz Rivas, quien aseveró que, además, los diputados "tienen cierta labor ejemplarizante". "No me parece que debamos sugerir lo contrario", resolvió. En esta línea se pronunció también el responsable de Sanidade del grupo socialista, Modesto Pose Mesura, quien sentenció que, "para nada", los parlamentarios deben formar parte del grupo de riesgo. "Somos ciudadanos normales y, si estamos mal, pues no se puede ir a trabajar", precisó.

Carlos Aymerich, portavoz del Grupo Parlamentario del BNG, minimizó también las consecuencias de un posible brote en el hemiciclo y apostó por quitar "alarmismo" y, por tanto, rechazó que los "diputados tengan que presionar" para recibir la vacuna anti gripal para este nuevo virus. Por ello, avisó de que los diputados, como representantes de la ciudadanía, tienen que dar "un buen ejemplo para la sociedad" y "no colapsar los servicios sanitarios. A este respecto, reflexionó acerca de que el alarmismo sólo serviría para "hacerle un gran favor a ciertas empresas farmacéuticas" que --insinuó-- pretendan sacar partida de la pandemia.

Con todo, un brote de gripe A en los diputados podría variar la distribución de votos en la Cámara, puesto que pende del apoyo de un diputado la mayoría absoluta que ostenta el PP. "El riesgo afectará por igual a unas fuerzas que otras, por lo que no tiene por qué verse afectada", señaló Aymerich en referencia a la suma de los 12 diputados nacionalistas más los 25 socialistas.

Los últimos plenos en la Cámara han demostrado, para Ruiz Rivas, que aunque haya un riesgo de contagio, el "fair play de los grupos parece que está garantizado". De hecho, la baja derivada de una intervención quirúrgica de la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, demostró que los grupos respetan la "cortesía" a la hora de respetar la voluntad popular.

Por este motivo, los parlamentarios acogen con prudencia la posibilidad de reglamentar este tipo de circunstancias, puesto que abriría la puerta a "inseguridades jurídicas" e incluso el absentismo. "Un día no vas porque estás enfermo, otras porque la cosa está muy complicada", ilustraron, para advertir que ello alteraría el significado del voto de cada diputado. "Salvo que se entienda que esto es un paripé y que los resultados de las votaciones son precocinados", apuntó Aymerich, quien subrayó que la "esencia del Parlamento es la capacidad de decidir después de un contraste de pareceres que se llevan a cabo en el debate".

De hecho, los tres representantes de los grupos coincidieron en que reglamentar circunstancias extraordinarias como ésta abriría un abanico muy amplio y, tal y como matizó Modesto Pose, se generaría la problemática de "dónde poner el límite". No obstante, separaron este asunto de los casos de mujeres embarazadas o lactantes -para lo que ya había un acuerdo entre los grupos en las conversaciones para la reforma del Reglamento del Parlamento-. Precisamente, esta cuestión forma parte de una propuesta que Pilar Rojo tiene previsto proponer para que este colectivo pueda delegar su voto. Las normas parlamentarias recogen que el voto de los diputados "es personal e indelegable".