Campaña medicina rural

Miércoles, 17 Agosto 2022

"Lo importante es poder ofrecer un tratamiento neonatal lo antes posible"

16/10/2008

Las cardiopatías congénitas constituyen el conjunto de malformaciones graves más habituales, sin embargo la mayoría se puede tratar, para lo cual es esencial reconocerla cuanto antes y tener todos los medios preparados

Las Palmas de Gran Canaria, 17 octubre 2008 (Europa Press)

El 12 por ciento de los embarazos de mujeres europeas son interrumpidos por la detección de enfermedades o malformaciones cardíacas en el feto, según ha informado la jefa de sección y Obstetricia del Hospital Universitario Materno Infantil de Canarias, Leonor Valle, en una rueda de prensa para explicar los avances en la detección de enfermedades cardíacas y cardiopatías congénitas durante el embarazo.

Para conocer posibles patologías durante el periodo de gestación, el hospital grancanario ha conseguido detectar y diagnosticar enfermedades cardíacas en fetos desde la semana número 16 de los embarazos de riesgo para que cuando el bebé nazca estén todos los medios preparados para llevar a cabo el tratamiento y la operación adecuada a su patología.

"Lo importante es poder ofrecer un tratamiento neonatal lo antes posible", explicó el jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del centro, José Angel García, que recordó que normalmente se hacen los controles en la semana número 20.

Las cardiopatías congénitas constituyen el conjunto de malformaciones graves más habituales, ya que afectan a entre 5 y 10 pacientes de cada mil, conformando un total de 25 a 50 casos al año. Los responsables del hospital aclararon que "es esencial" reconocer la patología "cuanto antes" para informar a los padres acerca de la enfermedad. De lo contrario, "si no se hace un diagnóstico prenatal, aumentan las posibilidades de que el feto fallezca", apuntó el responsable de la Unidad de Diagnóstico Prenatal del Hospital Universitario Materno Infantil.

Además, esta detección de enfermedades cardíacas permite a los profesionales médicos llevar a cabo una actuación más "pausada" ya que ofrece la posibilidad de analizar los casos con antelación asegurando el éxito de la operación cuando se produzca el nacimiento ya que "casi ninguna cardiopatía es inoperable, la mayoría se pueden tratar", aclaró el doctor Barber.

En este sentido, el Hospital Universitario Materno Infantil de Canarias es uno de los centros punteros en la detección de enfermedades cardíacas ya que desde hace cuatro años ha conseguido hacerse con los mejores aparatos médicos, una formación exclusiva de sus profesionales, y cuenta con la colaboración de centros internacionales de gran prestigio como el Policlínico San Donato de Italia.

Por otro lado, con el objetivo de mejorar la detección precoz de este tipo de malformaciones, especialistas del Servicio de Ginecología y Obstetricia del hospital de Gran Canaria han organizado un curso básico de ecocardiografía que concluye hoy en este centro hospitalario.