Campaña medicina rural

Lunes, 15 Agosto 2022

Las empresas han de estar preparadas para proteger la salud de sus trabajadores ante una pandemia de gripe

24/09/2008

El uso de mascarillas, la distribución de botellas de desinfectante entre los empleados y medidas como la adquisición de antivirales son algunas de las pautas preventivas que los especialistas en Medicina del Trabajo consideran necesarias

Madrid, 25 de septiembre 2008 (Redacción)

El uso de mascarillas o la distribución de botellas de desinfectante entre los empleados y medidas como la adquisición de antivirales son algunas de las pautas que los especialistas en Medicina del Trabajo consideran necesarias para prevenir, tratar y proteger la salud de los trabajadores en el caso de una pandemia de gripe.

Según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, una pandemia de gripe podría afectar al 25 por ciento de la población aproximadamente, y que puede traducirse en una tasa de absentismo laboral en las distintas empresas cercana al 50 por ciento.

Por este motivo, la Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo (AEEMT) considera que las empresas han de emprender acciones encaminadas a minimizar el impacto negativo de una pandemia de gripe sobre su cuenta de resultados pero también a frenar el contagio y propagación del virus, a prevenir y a proteger a sus trabajadores y sus familias.

“El desarrollo de estas pautas de preparación pone de manifiesto el compromiso de las empresas con la sociedad y con sus propios empleados, su principal activo”, tal como se expone desde esta Organización.

En este sentido, y como apunta el profesor José Ramón Pin, director del Centro Internacional de Investigación de Organizaciones (IRCO) de IESE y experto en gestión de Recursos Humanos “las empresas deben ser conscientes de la necesidad de prever situaciones de este tipo”, al tiempo que incide en que se debe desarrollar una política de gestión de Recursos Humanos adecuada que permita seguir operando y que aquellos productos o servicios que son indispensables para la sociedad puedan seguir estando disponibles.

Además, la profilaxis y tratamiento con antivirales, las recomendaciones para evitar el contagio, las medidas higiénicas oportunas y la organización del trabajo en un escenario de alto absentismo laboral constituyen, sin lugar a dudas, elementos clave de un plan de pandemia que, cuando llegue el momento, permitirá afrontar y recuperarse con éxito de un escenario de esta envergadura.

Alto coste laboral

Según el doctor Xavier Badia, asesor y experto en el impacto económico de fenómenos sociosanitarios y director de Health Economics and Outcomes Research (HEOR) en IMS Health, y participante en la jornada “Preparación y respuesta ante una pandemia de gripe”, organizada por la AEEMT, “el coste que deben soportar las empresas y el sistema sanitario cada año debido a la gripe estacional se estima en más de mil millones de euros y el absentismo laboral puede llegar al 36 por ciento”. En el caso de una pandemia de gripe, donde se incrementa su duración y el absentismo laboral es mayor, el coste laboral puede llegar a multiplicarse.

Debido a los efectos socioeconómicos que una pandemia supondría para los países, es necesario que las empresas establezcan políticas que les permitan seguir operando a pesar de los cortes o retrasos de productos y servicios. “Las consecuencias de una pandemia de gripe pueden llegar a ser significativas e imprevisibles; de hecho, la reducción en el Producto Interior Bruto de un país podría ser hasta del 12,6 por ciento”, según cálculos del doctor Badia.

En este sentido, es necesario tener en cuenta que el absentismo laboral causado por un escenario pandémico no sólo afectaría a directivos y empleados de una empresa, sino también a sus proveedores y distribuidores, lo que limita aun más la capacidad de operación, de adquisición de recursos y de oportunidades de venta de cualquier compañía.