Campaña medicina rural

Lunes, 15 Agosto 2022

La ministra de Sanidad propone para corregir los desequilibrios del sistema sanitario "eliminar lo superfluo, asegurar lo fundamental y fomentar la eficacia"

13/04/2012

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad aseguró ayer en el Congreso de los Diputados que “ningún español va a quedar desasistido o desatendido por culpa de esta crisis". En respuesta de una interpelación urgente por parte de los socialistas, Mato anunció un importante esfuerzo racionalizador, al tiempo que propuso para corregir los desequilibrios del sistema sanitario detectados, "eliminar lo superfluo, asegurar lo fundamental y fomentar la eficacia"

Madrid, 12 de abril 2012 (medicosypacientes.com/E.P.)

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, aseguró ayer en el Congreso de los Diputados que “ningún español va a quedar desasistido o desatendido por culpa de esta crisis. Mato se expresó así en el debate de una interpelación urgente en el Congreso a una interpelación sobre el modelo de bienestar social, a la vista de los Presupuestos Generales del Estado para 2012.

En respuesta al diputado socialista Eduardo Madina en su interpelación urgente sobre el Estado del Bienestar, la ministra señaló que “con este Gobierno, el Estado del Bienestar no sólo no va a retroceder, sino que se va a consolidar”.  "Es más, redoblaremos nuestro esfuerzo para que, con menos recursos, podamos llegar a más gente”, indicó.

En este sentido, anunció un “importante esfuerzo racionalizador”, y abogó por “aumentar la eficiencia en la gestión y la eficacia en la atención recibida”.

Este esfuerzo para mantener el sistema de bienestar empezará por la Sanidad según la ministra, para quien “tiene una magnífica calidad, con excelentes profesionales, pero se ha vuelto completamente insostenible”. Entre los problemas más graves del sistema sanitario, la ministra ha citado los más de 16.000 millones de deuda, la falta de equidad, pues “no todos los ciudadanos tienen acceso a los mismos servicios sanitarios”. Asimismo, ha hablado del turismo sanitario” y de la falta de criterios de calidad, eficacia y eficiencia, así como de un gasto farmacéutico “disparado”.

Para corregir estos desequilibrios, la ministra ha propuesto “eliminar lo superfluo, asegurar lo fundamental y hacer más eficaz el sistema”. Todas las reformas, ha señalado, se harán “en beneficio de los ciudadanos y en diálogo y plena colaboración con las Comunidades Autónomas”. Asimismo, instó a acabar con duplicidades “que sólo generan coste económico e ineficiencia en la atención” y poner en valor todos los recursos del Sistema Nacional de Salud.

Mato recordó que ha propuesto un Pacto de Estado por la Sanidad y los Servicios Sociales, a través del cual garantizar una sanidad pública, universal, gratuita, de calidad y sostenible, y unos servicios sociales a la altura de lo que demanda la sociedad.

Estas medidas, según Mato, formarán parte del Pacto, en cuyas líneas de actuación se avanzará en la próxima reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, la semana que viene, según se ha venido informando. Para la ministra, todas estas propuestas demuestran que “en tres meses hemos hecho más por la sanidad y por el bienestar de los españoles que el anterior Gobierno en casi ocho años”.

En otro momento de su intervención invitó a proteger a la sociedad de los "malos gobernantes", a la vez que insistió en que el Estado de Bienestar es "obra de todas las sociedades" y se va a recuperar a España de la "bancarrota" a la que le han llevado los socialistas.

"Ataque al sistema de bienestar"

Por su parte, el secretario general del Grupo Parlamentario Socialista, Eduardo Madina, ha alertado de que España se encuentra ante el "mayor ataque directo" que nunca ha vivido el sistema de bienestar social, tras la reducción en políticas sociales en los Presupuestos Generales del Estado para 2012 y el anuncio del Gobierno de rebajar en otros 10.000 millones de euros las partidas para educación y sanidad públicas.

Para Madina, es "evidente" que el Gobierno considera que los sistemas de protección social "no sólo no son necesarios" sino que son lo primero "que sobra" para la reducción del déficit en las cuentas publicas".Madina calificó de "brutal" los últimos recortes y el impacto que tendrá en el modelo social, a la vez que ha puesto como ejemplo la reducción en 1.500 millones en políticas activas de empleo, del cinco por ciento en prestaciones por desempleo, del 21 por ciento en educación, del 14 por ciento en sanidad pública y del 21 por ciento en lucha contra la violencia machista, así como la desaparición del sistema de dependencia.