Campaña medicina rural

Viernes, 19 Agosto 2022

La Medicina del Deporte como especialidad

22/12/2008

Actualmente la ley posibilita la protección y cuidado de la salud del deportista, tanto del de élite como del aficionado, y además considera el ejercicio físico como fuente de salud para la población

Madrid, 20 diciembre 2008 (medicosypacientes.com)

Este fin de semana se ha celebrado en la sede de la Organización Médica Colegial en Madrid, una rueda de prensa para defender el mantenimiento de la Medicina del Deporte como especialidad, y lograr un mayor desarrollo de la misma a fin de lograr la excelencia en la formación de estos especialistas, reconociendo que los beneficios de la misma deben estar al alcance de todos los ciudadanos que hacen ejercicio físico y deporte, y no sólo de los deportistas de élite. Además, debe ser el Sistema público quien vigile y garantice el juego limpio y las mejores prácticas deportivas en todas las disciplinas.

Actualmente la ley posibilita la protección y cuidado de la salud del deportista, tanto del de élite como del aficionado, y además considera el ejercicio físico como fuente de salud para la población. Por este motivo lo que se precisa a partir de ahora es desarrollar la misma.

Por todo ello es necesario trabajar para lograr y contemplar:

1.- Máximo rigor en la aplicación de medidas preventivas en el diagnostico y tratamiento en el deporte.

2.- Máxima cobertura poblacional y recomendación de una actividad tan beneficiosa para nuestra población como el deporte, o ejercicio físico en su caso, pero ajustado a cada persona y minimizando sus riesgos.

3.- Ser críticos con lo que no tiene base científica, o con lo que puede ser perjudicial para los pacientes.

4.- Denunciar la mala praxis.

5.- Explicar hasta la extenuación las consecuencias de prácticas deportivas y dar mensajes claros de lo que es posible y lo que no lo es.

6.- Ser conscientes de los límites del trabajo del médico y saber explicarlo.

7.- Inexcusable necesidad de la obligatoriedad de reconocimientos médico-deportivos verdaderamente protocolizados, realizados por profesionales adecuados.

8.- Necesidad de control sanitario periódico del deportista.

9.- Máxima atención al estado de las muertes súbitas de los deportistas.

10.- Racionalidad en los sistemas de competición de algunos deportes, etc.

11.- Mejor respuesta al deportista en función de la especialidad que practique y de sus características personales.