Campaña medicina rural

Sábado, 20 Agosto 2022

Investigadores norteamericanos identifican la hepatitis y la obesidad como factores de riesgo del cáncer de hígado

04/01/2012

Hasta ahora el aumento de los casos de cáncer de hígado mortales no había conseguido ser explicado, sin embargo, científicos de la Clínica Mayo de EE.UU. han identificado la hepatitis y la obesidad como nuevos factores de riesgo de dicha patología cancerígena

Madrid, 5 de enero 2012 (medicosypacientes.com/E.P.)

Estudios llevados a cabo por investigadores de la Clínica Mayo, en Norteamérica, han identificado la hepatitis y  la obesidad como nuevos factores de riesgo del cáncer de hígado. Un tumor cuya incidencia ha aumentado en los últimos años hasta triplicarse en las tres décadas pasadas. Sin embargo, las tasas de cáncer de hígado pueden aumentar drásticamente en el futuro debido a la epidemia de obesidad que hay en Estados Unidos", según alerta el principal autor de uno de los citados estudio y especialista en Gastroenterología y Hepatología, el doctor W. Ray Kim, quien dedujo que el 11 por ciento de los casos de cáncer está relacionado con la obesidad a consecuencia de la enfermedad de hígado graso.

Hasta ahora el aumento de los casos de cáncer de hígado mortales no había conseguido ser explicado. Sin embargo, la publicación de estos trabajos en la revista 'Mayo Clinic Proceedings' ha ofrecido "una visión más clara de la aparición de carcinoma hepatocelular o cáncer de hígado", según explicaron desde el conocido centro hospitalario. Para Kim, "es importante identificar a las personas con factores de riesgo en determinadas poblaciones, para así ayudar a detectar la enfermedad en sus primeras etapas y poder tratarlas".

Por otra parte, y como se desprende de otro de los estudios, se sabía que una de las causas por la que se producía el cáncer de hígado era la cirrosis. Sin embargo, en los últimos tiempos están aumentando los tumores hepáticos a causa de cicatrización del hígado tras sufrir hepatitis C, según indicaron sus autores.  "La cicatrización puede tardar de 20 a 30 años para convertirse en un cáncer", según indicaron. Esta circunstancia está haciendo que ahora estén apareciendo pacientes "de entre 50 y 60 años que contrajeron la hepatitis C hace 30 años y ni siquiera sabían que estaban infectadas".