Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

Expertos recomiendan ingerir entre dos y tres litros de agua durante la lactancia

01/03/2011

Teniendo en cuenta que el 80 por ciento de la leche materna es agua, desde el Instituto de Investigación de Agua y Salud se recuerda la importancia de mantener una correcta ingesta de agua durante este período así como seguir las recomendaciones concretas de los especialistas

Madrid, 2 de marzo 2011 (medicosypacientes.com)

Beber agua durante el embarazo y la lactancia garantiza una hidratación saludable, según se asegura desde el Instituto de Investigación de Agua y Salud, que recuerda la importancia de mantener una correcta ingesta de agua durante estas etapas de la vida y seguir las recomendaciones concretas de los especialistas.

Desde dicha entidad se recuerda que durante el embarazo tienen lugar una serie de cambios fisiológicos que hacen que se incrementen los requerimientos de agua. "El aumento de peso de una mujer embarazada, se debe en parte a un incremento de su volumen plasmático. En el caso de la lactancia debe recordarse que gran parte de la leche (más del 80 por ciento) es agua", afirma.

En este sentido, los expertos subrayan la importancia de mantener una ingesta adecuada de agua, "si se quiere preservar la calidad y cantidad de leche, y con ello el estado nutricional del niño y de la madre".

"Una mujer embarazada necesita aumentar su ingestión de agua en al menos unos 300 mililitros al día, con el fin de disponer de la cantidad suficiente para atender la formación de líquido amniótico, el crecimiento del feto y la mayor ingesta de energía que tiene lugar durante el embarazo", señalan.

Además, en el caso de la madre lactante, se aconseja que se deben añadir 700 mililitros diarios de agua sobre la ingesta habitual "para garantizar la salud tanto del bebé como de la madre, así como la composición adecuada de la leche".

En caso de producirse un aumento de la actividad física o residir en zonas con ambientes calientes y secos estos requerimientos "tendrían que aumentar".

Así, la ingesta recomendada de agua durante el embarazo sería de 2 a 2,5 litros diarios, de los que 0,7 litros es agua procedente de los alimentos. Por su parte, durante la lactancia la ingesta adecuada sería de 2,5 a 3 litros diarios, de los que 0,7 litros procedería también de la alimentación.