Campaña medicina rural

Miércoles, 17 Agosto 2022

El trastorno bipolar

07/04/2009

Se trata de un trastorno psiquiátrico que produce cambios inusuales en el humor, la energía y la capacidad funcional de una persona. A través del presente reportaje, “Médicos y Pacientes” les ofrece una visión general de carácter divulgativo sobre esta enfermedad

Madrid, 11 de abril 2009 (medicosypacientes.com)

”Médicos y Pacientes” ofrece en el presente reportaje un repaso general, de carácter divulgativo, sobre el trastorno bipolar

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es un trastorno psiquiátrico que produce cambios inusuales en el humor, la energía y la capacidad funcional de una persona. A diferencia de los altibajos normales que cualquiera puede experimentar, los síntomas del trastorno bipolar son graves.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno bipolar?

El trastorno bipolar causa cambios drásticos en el humor: desde exaltaciones del humor y/o irritabilidad (manía) hasta tristeza y desesperanza (depresión) y repetición del ciclo, frecuentemente con períodos de humor normal entre ambas fases. Los cambios de humor van asociados a cambios extremos en el comportamiento y la energía.

Tipos de trastorno bipolar

Signos y síntomas del trastorno bipolar

Signos y síntomas de la manía:
(o de un episodio maníaco)

  • Aumento de energía, actividad e inquietud
  • Humor exaltado, demasiado bueno, eufórico
  • Irritabilidad extrema
  • Facilidad de distracción – incapacidad para concentrarse
  • Creencias irreales sobre las propias habilidades y capacidades
  • Comportamiento provocativo, intrusivo o agresivo
  • Velocidad de pensamiento y habla
  • Negación de la existencia de un problema

Signos y síntomas de la depresión
(o de un episodio depresivo)

  • Tristeza prolongada, ansiedad o sensación de vacío
  • Sentimientos de desesperanza, pesimismo, culpabilidad, baja autoestima o indefensión
  • Pérdida de interés o placer en las actividades con las que antes disfrutaba, entre ellas, el sexo
  • Falta de energía, sensación de cansancio o lentitud en los movimientos
  • Dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones
  • Dormir demasiado o dificultad en conciliar el sueño
  • Cambio en el apetito y/o aumento o pérdida de peso no intencionados
  • Pensamientos de muerte o suicidio o intentos de suicidio

Entre episodios, la mayoría de las personas con trastorno bipolar no tienen ningún síntoma, pero hasta un tercio de ellas padecen algunos síntomas residuales.

Causas del trastorno bipolar

Se desconoce la causa del trastorno bipolar. Se cree que los síntomas del trastorno bipolar son debidos a un desequilibrio entre los neurotransmisores cerebrales dopamina y serotonina, los cuales juegan un papel crucial en la salud emocional.

¿A quién afecta el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar afecta a 2,4 millones de personas en Europa. Las tasas de trastorno bipolar son similares entre hombres y mujeres. Sin embargo, las mujeres tienen más probabilidades de requerir hospitalización durante los episodios maníacos y de tener síntomas principalmente depresivos.

La edad de aparición más frecuente del trastorno bipolar se produce entre los 15 y los 19 años y existe como término medio un lapso de ocho años, desde que se documenta un primer episodio de alteración del humor hasta que se diagnostica el trastorno bipolar.

Vivir con el trastorno bipolar

El trastorno bipolar puede ser una enfermedad debilitante con unos efectos de gran alcance para los afectados, sus familias y para la sociedad. Afecta a las relaciones de estas personas e impide que lleven una vida personal plena y una vida laboral productiva. Las investigaciones realizadas han mostrado que el grado en que el trastorno bipolar puede afectar a la calidad de vida relacionada con la salud es comparable al de la esclerosis múltiple y superior al de los pacientes con artritis reumatoide y nefropatía terminal, incluso cuando los pacientes están en un estado afectivo normal (fase eutímica).

El trastorno bipolar puede tener un gran impacto en la familia y en los cuidadores del paciente. Las parejas y las familias pueden tener problemas serios en sus relaciones con las personas que tienen trastorno bipolar y estas dificultades afectan al propio trabajo de los cuidadores, a aspectos legales y económicos y a las relaciones sociales.

Si una persona es diagnosticada de trastorno bipolar en la veintena y no recibe tratamiento, se estima que podría perder unos 12 años de buena salud, 14 años de actividad laboral y su esperanza de vida podría reducirse aproximadamente 9 años. Sin embargo, si el trastorno bipolar se trata de forma eficaz, las personas que tienen esta enfermedad pueden llevar una vida sana y productiva.

Riesgo de trastornos comórbidos

Los datos muestran que los pacientes con enfermedad mental grave pueden morir hasta tres décadas antes que la población general. La principal causa de muerte en estos pacientes puede ser atribuida a una cardiopatía, siendo uno de los principales factores de riesgo el aumento de peso. Los pacientes con trastorno bipolar tienen de dos a cuatro veces más probabilidades de padecer enfermedades cardiovasculares y cinco veces más probabilidades de tener diabetes que la población general.

Tratamiento del trastorno bipolar I

Las directrices de la Federación Mundial de Sociedades de Psiquiatría Biológica (WFSBP) recomiendan antidepresivos, estabilizadores del ánimo y antipsicóticos atípicos como las principales clases farmacológicas para el tratamiento del trastorno bipolar I. Sin embargo, la elección de tratamientos individuales y combinaciones de tratamiento será decisión del médico en cada caso particular teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  • Predominio de los episodios de manía o hipomaníacos (episodio maníaco leve) frente a los episodios depresivos durante el transcurso de la enfermedad
  • Gravedad de los episodios
  • Síntomas psicóticos asociados y el número de episodios en los que se produjeron
  • Si los episodios previos estaban o no relacionados con el tratamiento concomitante con antidepresivos, o con el uso o abuso de psicoestimulantes
  • Tolerabilidad a largo plazo de la medicación considerada
  • Preferencias del paciente