Campaña medicina rural

Martes, 9 Agosto 2022

El optimismo se hereda

05/06/2009

El optimismo es verdaderamente útil, porque las personas optimistas son más realistas y tienden a superar mucho mejor las adversidades; actúan en lugar de quedarse paralizadas

Madrid, 6 de junio 2009 (medicosypacientes.com)

Los espectaculares avances de las ciencias neuro-psicológicas y la medicina han permitido a investigadores, que hasta hace poco se dedicaban únicamente a estudiar enfermedades, explorar los rasgos del carácter que ayudan a las personas a sentirse dichosas y saludables. Como resultado, cada día sabemos más sobre las cualidades que fortifican la capacidad de los seres humanos para adaptarse a los cambios, superar los desafíos y, en definitiva, extraerle a la vida lo mejor que ofrece.

El Dr. Luis Rojas Marcos, ha explicado recientemente en Madrid, en el II Foro Novartis de Excelencia, los ingredientes genéticos, caracterológicos y culturales de la dimensión optimista-pesimista del temperamento de las personas, y sus efectos en el estilo de interpretar los hechos pasados, los sucesos que les afectan en el presente y la perspectiva del futuro. "Existen estudios sobre gemelos que demuestran que ciertas características temperamentales tienen un factor genético, siendo el optimismo una de ellas. Por lo tanto, podría decirse que el optimismo se hereda. Pero, además, nuestra personalidad tiene mucho que ver en la configuración del optimismo, ya que muchos niños son capaces de superar todo tipo de adversidades con resiliencia, es decir, con una capacidad admirable para encajar los golpes y volver a su estado natural".

El Dr. Rojas ofrece una definición sobre la persona optimista en relación a los momentos vitales temporales:

Hechos futuros

Una persona optimista, según el Dr. Rojas, es aquélla que ve el futuro con esperanza. "La esperanza es pensar que todo lo que deseamos va a ocurrir. Todos tenemos algún tipo de esperanza porque, si no, sería imposible vivir. De hecho, casi el 70% de lo que hablamos tiene que ver con el futuro, por lo que es vital pensar que nos van a suceder cosas positivas".

Hechos pasados

Una persona optimista se acuerda de las cosas buenas cuando mira hacia atrás en el tiempo. "De hecho, la mayoría de las personas nos acordamos más de lo positivo que de lo negativo, y una persona optimista no se lamenta de su pasado", afirma Rojas.

Vivencias presentes

"El optimismo presente tiene que ver con nuestro estilo explicativo, nuestra forma de ver las cosas a medida que nos van sucediendo". El optimista siempre busca una explicación positiva de los hechos y no se carga con juicios negativos preconcebidos.

Asimismo, el Dr. Rojas describe estrategias de probada eficacia para fomentar una disposición optimista y examina la influencia del optimismo en las relaciones con otras personas, en la salud y el trabajo. Y finaliza con un análisis de la cualidad más valiosa de nuestro optimismo: su enorme y probada utilidad a la hora de hacer frente a la adversidad de la vida. "El optimismo es verdaderamente útil, porque las personas optimistas son más realistas, ya que examinan tanto el lado positivo como el negativo de las cosas, y además estas personas piensan que tienen el control de las situaciones en sí misma, por lo que tienden a superar mucho mejor las adversidades porque actúan en lugar de quedarse paralizadas", añade.

En 1992, Luis Rojas Marcos fue nombrado jefe de los Servicios de Salud Mental, Alcoholismo y Drogodependencia de Nueva York. Desde 1995 hasta febrero de 2002, ostentó el cargo de Presidente Ejecutivo del Sistema de Sanidad y Hospitales Públicos de esta ciudad. Con un presupuesto anual de $4.600 millones y una plantilla de 43.000 empleados, este sistema incluye 15 hospitales y la extensa red de servicios ambulatorios de Nueva York. En la actualidad, Rojas Marcos es profesor de Psiquiatría de la New York University y miembro de la Academia de Medicina de Nueva York.

Enlaces relacionados: