Campaña medicina rural

Lunes, 15 Agosto 2022

Economistas de la Salud apuestan por una reforma integral del SNS para aumentar su coste-efectividad

25/01/2012

Expertos en economía de la salud apuestan por una reforma integral del Sistema Nacional de Salud, con el objetivo de aumentar el grado del coste-efectividad de la sanidad española, según pusieron ayer de manifiesto durante la celebración, en Bilbao, de la Jornada “La Salud ante la crisis”. En la misma se debatió un documento bajo el título “La Sanidad pública ante la crisis: recomendaciones para una actuación púbica sensata y responsable” con 17 medidas para  "enfrentarse con éxito a la crisis", según sus autores

Bilbao, 25 de enero 2012 (medicosypacientes.com)

Expertos en economía de la salud apuestan por una reforma integral del Sistema Nacional de Salud, con el objetivo de aumentar el grado del coste-efectividad de la sanidad española, según pusieron ayer martes de manifiesto durante la celebración, en Bilbao, de la Jornada “La Salud ante la crisis”, organizada por la Asociación de Economía de la Salud (AES) junto al Instituto Vasco de Innovación Sanitaria (o+berri) y el Área de Gestión Sanitaria de Deusto Business School.

En la misma se debatió un documento elaborado por miembros de la Asociación de Economía de la Salud (AES) sobre la manera que el Sistema Sanitario debería abordar la crisis económica. El trabajo, que ofrece “Medicos y Pacientes”, bajo el título “La Sanidad pública ante la crisis: recomendaciones para una actuación púbica sensata y responsable” incide en la necesidad de la sanidad pública de “apretarse el cinturón” y propone la aprobación de un plan plurianual de refinanciación que comprometa tanto al estado como a las autonomías para hacer frente a las deudas ya contraídas.

El trabajo consta de un listado de 17 medidas a modo de “guía de actuación pública” que, a juicio de sus autores, deberían adoptarse para enfrentarse con éxito a la crisis. Inicialmente, se apuesta por una financiación selectiva de las prestaciones médicas, los medicamentos y las tecnologías utilizadas en los centros públicos, primando el criterio de efectividad clínica tanto en intervenciones preventivas como diagnósticas y terapéuticas.

De la misma forma, el documento aboga por la desinversión, es decir, por “dejar de financiar parcial o completamente medicamentos, dispositivos, aparatos, procedimientos o servicios con escaso valor clínico.

Sus autores, asimismo, recomiendan la creación en España de una Agencia Evaluadora de ámbito estatal, con autonomía y distanciada de los gobiernos central y autonómicos, cuyo objetivo sería “informar las decisiones sobre financiación, desinversión y reinversión, definiendo las indicaciones médicas sobre criterios de eficacia, seguridad y coste-efectividad”.

Nuevo sistema de retribuciones

Para los profesionales sanitarios, la AES propone una retribución según resultados y esfuerzos, vinculando la forma y fórmula de pago a los mismos con los objetivos de salud del sistema, así como evitando el pago por acto. De la misma manera, el documento señala que el pago por resultados también debería aplicarse a la financiación de los centros. “Pagar más por tener a los pacientes sanos que no por tener más descompensaciones de pacientes crónicos con escasa adherencia al tratamiento farmacológico”, indica literalmente.

Los expertos identifican, además, como ineludible, la transparencia en la gestión de listas de espera y la reforma del “inequitativo y obsoleto” sistema de copagos, modificando el diseño del copago farmacéutico eliminando la “arbitraria” distinción entre activos y pensionistas e implementando mecanismos de protección de los más débiles económicamente y los más enfermos.

Por otra parte, destacan la importancia de enfocar la Sanidad hacia los pacientes crónicos, frágiles y terminales, la permeabilización de las especialidades médicas para colaborar entre ellas, afrontar el problema de la “deficiente institucionalización” del Sistema Nacional de Salud y la “debilidad” del Ministerio para gobernarlo y el desarrollo proactivo y colaborativo de una Ley General de Salud Pública, “reforzando sus estructuras, revisando profundamente sus programas y activando su papel de intervención en políticas de salud, no sólo en sanidad, sino en todos los sectores”.

La jornada contó con la participación del consejero de Sanidad del Gobierno vasco, el doctor Rafael Bengoa, quien sostuvo que la sostenibilidad del SNS “vendrá en gran medida por la reorganización del modelo asistencial y no sólo de cambios en la financiación”. Consecuentemente –añadió- “la apuesta estratégica en Euskadi se basa en la reorganización del modelo asistencial en el ámbito de la prestación”, En este sentido, aludió a la “Estrategia de Cronicidad” diseñada en su Comunidad Autónoma, y, que según Bengoa, “ya está tomando forma en varias comarcas”. “Hasta la fecha –señaló- los responsables del sector no han organizado un sistema de salud en el ámbito local en el que se puedan integrar las funciones de medicina asistencial con las funciones de salud pública. Eso está cambiando por el enfoque seguido en los 14 proyectos de la Estrategia de la Cronicidad y que toma forma normativa en la propuesta de Ley de Salud Pública actualmente en trámite en el Parlamento Vasco”.  

El consejero Vasco se refirió, en otro momento de su intervención a la “triple meta” “sustentada en superar la fragmentación de funciones que supone el actual modelo, y consolidar un nuevo sistema en el que Eficiencia, Medicina y Salud Poblacional no sean elementos aislados, sino un todo integrado. Dicho de otro modo, se trata de transitar desde un modelo asistencial que gestiona estructuras sueltas a gestionar “sistemas” a nivel local.

El documento íntegro: "La Sanidad pública ante la crisis: recomendaciones para una actuación pública sensata y responsable" se publica a pie de página, además de los ejes de la intervención del consejero de Sanidad del País Vasco.